Archivo mensual: abril 2013

Por el Camino Verde (Tercera Parte)

– La Autostopista.- Anda, no seas mangurrián y déja que te haga un alivio manual, que me lo vas a agradecer ad aeternum.
– Kaskete.- ¿Aquí con mi anciana madre de cuerpo presente? ¡Hasta ahí podíamos llegar! Por favor, haga usted el favor de cesar en sus toqueteos lúbricos o me veré en la obligación de poner el asunto en conocimiento de la Guardia Civil de Aduanas y Fronterismos.
– La Mari.- Y digo yo, señorita… ¿Por qué no se ha cogido usté un táSiS, en Socorristavez de ir de coche en coches ajenos montando numeritos?
– Kaskete.- Está eso precioso, madre… ¿En vez de sacar la cara por su hijo… ¡que está siendo ultrajado!, le pregunta a este espíritu errante que por qué no se coge un táSiS? ¡Inaceptable!
– Yerry.- Tú mejor cállate, que cuando paramos hace media hora a Nuria Roca, bien que la practicaste el boca a coño.
– Kaskete.- ¡Porque se estaba ahogando! El único interés que me movía, carente por completo de animosidad libidinosa, era el de insuflarle energía vital en aras a salvarle la vida, porque tengo alma de socorrista.
– La Mari.- Disculpa la supina ignorancia que alberga esta persona de avanzada edad, pero… ¿Para salvar a una persona de un ahogamiento inminente no se practica el boca a boca?
– Kaskete.- Eso era cuando usté era joven, madre. La técnica ha evolucionado muchísimo. Además, no se a que viene tanto reproche porque bien contenta que se ha ido la muchacha, que le hacían los ojos chiribitas, por no hablar de otras partes mas marcadamente pudendas.
– La Mari.- Si, pero que conteste por qué demonios no se ha cogido un táSiS en vez de ir haciendo dedo, dicho sea esto sin afán rijoso alguno.
– Kaskete.- Lo que vosotros queráis, pero que alguien la diga que deje de hacerse la ahogada y se ponga a hablar, porque de ninguna de las maneras pienso bajar de nuevo al pilón en semejantes circunstancias o en otras de carácter análogo.
– La Autostopista.- Lo que pasa es que me desprecias porque soy tan fea Autostopque cuando nací multaron a mi madre por echar escombros a la calle.
– Kaskete.- ¡Eso es una infamia! Yo única y exclusivamente me fijo en la belleza que hay en el interior… ¡lo aprendí del cuñao de Walt Disney!
– Yerry.- Si, pero lo cierto es que a esta no te la amagas porque es mas fea que un chino inflando un globo, que con todas las que yaces amorosamente son mujeres de rompe y rasga.
– Kaskete.- Por cosas que tienen que pasar, pero vamos, que a toda la que se la meto tiene una vida interior digna de glosar por lo mas florido y granao del Mester de Juglaría.
– La Mari.- Dejar a la pobre criaturita en paz, que solo porque la semana pasada la atropellara un autobús de “La Sepulvedana” y la dejara mejor que estaba, no es motivo para pitorrearse de ella.
– La Autostopista.- Vale ya… ¿no? ¡Que me vais a hundir en la miseria entre unos y otros! Pues no cojo táSiS, porque los llamas y deben venir del último confín de la galaxia, porque cuando montas llegan ya con 10 euros de carrera.
– Kaskete.- Pero 10 euros hoy en día no es dinero.
– La Autostopista.- Ya, pero para acabar desapareciendo 3 curvas mas tarde después de dar señales de nerviosismo y soltar un grito espeluznante, a mi no me compensa llamar a Tele-TaSiS.
– Kaskete.- Si dejas de meterme mano impúdicamente te doy 20 euros y aquí paz y después gloria.
– La Autostopista.- ¡Oh, mi gallardo caballero de reluciente armadura! ¡Mi distinguido hidalgo de dadivoso corazón ! ¿Que haría yo sin tus desvelos? ¿Como he podido vivir hasta el día de hoy sin tus atenciones y tus quereres? ¿Sin tus requiebros y lisonjerías? ¿Como he sido capaz de respirar sin tus halagos y Taxitus atenciones? ¡A mis brazos! ¡Hazme tuya!
– Kaskete.- Que conste que te lo advertí, bájate ahora mismo del coche que tengo muchas novias que atender y no quiero cargar con otro mochuelo mas, y menos aun tener que dar una serie de comprometidas explicaciones por zascandilear con un espectro fantasmagórico en la parte trasera de un coche.
– La Mari.- ¡Ese es mi niño! Que orgullosa estoy de ti.
– Kaskete.- Gracias madre, pero dele zapatilla que esta lo mismo nos alcanza corriendo…

Y así, pián pianito, llegamos a Guadalajara, ya no a maitines, porque el cura párroco había terminado de oficiar, pero recalamos justo en el momento en que aterrizaba la nave nodriza de los Marcianos de V que, disparando fuego por su boca y rayos láser por sus ojos, nos reclamaban, a voz en grito, una serie de impagos de no se qué naturaleza que al parecer les habíamos dejado a deber tiempo ha. Pero esa, es otra historia.

 

 

Por el Camino Verde (Segunda Parte)

– Kaskete.- Coño, es que dicho así cualquiera pensaría que apedrear a una monja es malo, cuando es vox populi que 9 de cada 10 nigromantes lo recomiendan, y corrígeme si me equivoco, pero no me negarás que esa gente sabe lo que vale un peine… ¿no?
– Yerry.- Esos son todos unos pamplinas… ¡si hasta escuchan Intereconomía en sus ratos de asueto!Conduccion
– Kaskete.- Pues como todo hijo de vecino, porque en las cadenas generalistas los mensajes subliminales se han puesto a precio de oro, con Intereconomía no tienes ese problema, puedes decir a voz en grito la subnormalidad mas grande que se te ocurra, y lo mejor es el precio… ¡a pedo puta!
– La Mari.- Hacer el favor de moderar ese lenguaje, que soy vuestra madre y lejos de estar impedida como va diciendo por ahí mi hijo pequeño, tengo la mano muy larga y no consentiré que en mientras que ejerzo la conducción este coche se digan improperios, se profieran lamentos injuriosos, o se eleven juramentos al cielo, rodilla en tierra, porque como en una ocasión dijo Erasmo de Rotterdam, y cito textualmente…
– Kaskete.- Madre…
– La Mari.- Haz el favor de no interrumpir a tu madre cuando cita a célebres humanistas… ¡porque te pico!
– Kaskete.- Pero es que…
– La Mari.- ¡Ni es que ni es ca! Como escuche una palabra mas, y no tiene que ser necesariamente altisonante, te castigo sin jugar al jurgolín en casa de tus primos.
– Yerry.- Para que luego digan que no hay madres que dirigen los designios de sus vástagos chiquititos con férreo puño y voluntad inquebrantable.
– Kaskete.- Vale, me callo, solo quería poner de manifiesto que se está usted acercando mucho a la cuneta y va a atropellar a la Autostopista Fantasma de laAutostopistaCurva del El Escorial que, por lo que tengo entendido, con esto de la crisis va cual señora de la limpieza enluciendo descansillos de portal en portal y abrillantando tazas de váter en váter, aprovechando que la cambian de curva cada dos por tres, por motivos contractuales, y al parecer esta semana le toca aquí.
– La Mari.- ¿Y que? Si me la llevo por delante tampoco pasa nada, si total, ya esta muerta…
– Kaskete.- Como yo… ¡muerto en vida de escuchar los desmanes de mi anciana madre!; venga Señá María, sea una buena samaritana y paremos a recoger la muchacha, que se le va a tostar la chepa de estar al sol.
– La Mari.- Que no se diga que soy una madre sin corazón, que suba la criatura al coche… ¡y al que le de le he dao!
– La Autostopista.- Gracias por parar a recogerme, no se crean ustedes que está fácil esto de que la paren a una en medio la carretera, se conoce que como tengo pinta de zombi y voy con una túnica blanca deslucía, me confunden con Charo Reina y en vez de parar a recogerme pisan el acelerador a fondo, aun a riesgo de que les metan un cuerno en forma de multa.
– Kaskete.- Chica, te veo mu desmejorá, en el álbum de cromos de “Monstruos” salías bastante mejor… ¿demasiado trabajo?
– La Autostopista.- Ahórrate los eufemismos, no es que este desmejorá, es queBelleza Clasica soy fea, ni los camioneros me confunden con una prostituta yonki; fíjate si seré fea, que anoche estuve acampando aquí al lao en el bosque… ¡y los lobos hicieron una fogata para que no me acercara!
– Kaskete.- E cierto modo tienes una belleza clásica y decadente, incluso cubista por decirlo de un modo elegante.
– La Autostopista.- Es usted todo un galán de noche, un caballero de adarga antigua… ¡un adonis apolíneo que ha venido a rescatarme de las garras de esta miseria exacerbada que me atenaza, para brindarme un futuro rutilante, retirándome de la inmundicia y la subyugación del trabajo esclavista! ¿Verdad?
– Kaskete.- Todo lo que tu quieras… ¡pero las manos quietas! ¡que van al pan! No toquetees…

(Continuará… )

Por el Camino Verde (Primera Parte)

Como bien he indicado e innumerables ocasiones, por el camino verde, Santa Quiteriacamino verde, que va a la Ermita, las flores se han secado, tu puta madre… ¡ya esta marchita! Pero por esa cetrina travesía por la que parece ser que es unánime la opinión de que la putísima madre de alguien ha perdido su frescura y donaire, es por el que, con una total carencia de sinuosidad y serpenteo ondulante, discurre el trayecto por carretera entre las localidades de Alcalá de Henares y Guadalajara capital.

Por ese trayecto que, de idílico y locusaménico que es, ha inspirado innumerables operetas y más de un cuplé, es por el que, dios mediante, suelo ir yo algunos domingos a visitar a mis tíos y primos para, después de haber acudido a maitines y habernos dado la paz en la Ermita de San Ataulfo Mártir (de la que he hablado unas líneas mas arriba), dirigirnos alegremente a un postinero restaurante local, para ponernos hasta los cojones de cochinillo al pilpil, besugo a la naranja, angulas empanadas, y chuletas de brontosaurio en salsa vizcaína.

Soy consciente de que si algún gran gourmet está leyendo estas sinceras líneas, seguro que es consciente de que este menú adolece de uno de los manjares mas típicos de la manchega localidad; pero como siempre hay alguien que tiene que decir la última palabra y cachondearse de las vivencias ocurridas a un niñito como yo, he preferido no mencionarlo, sobre todo porque como no es lo mismo huevos con besamel, que bésame los huevos… ¿Qué necesidad hay de que nadie se lleve a confusiones innecesarias con platos artesanales si puede evitarse tal disyuntiva?

DescomunalesPero del mismo modo que siempre que me enrollo con una Top model de descomunales pechos y medidas extratosféricamente perfectas, viene un amigo y me dice que ya esta bien eso de venir a comer delante los pobres, no seguiré hablando de exquisitos manjares, pues no quiero ser responsable de que empecéis a salivar encima de los teclados, que luego lo ponéis todo lleno mierda, y lo ultimo que quisiera yo es que os dijeran que sois mas guarros que la Pituti, que tiró las bragas al vatér y salieron las ratas pidiendo bicarbonato.

Así que centrémonos en el relato de hoy que no se desarrolla en mi Alcalá de Henares natal, ni tampoco en mi Guadalajara del alma y, por mas que a mi corazón calagurritano le pese, lo que hoy os narraré tampoco sucede en mi amada Chinchilla de Monte-Aragon que es la tierra que no me vio nacer, crecer, ni enamorarme, pero que si las circunstancias no fueran unívocas, quien sabe lo que hubiera ocurrido.

La historia de hoy transcurre en el trayecto en coche que hacemos mi familia y yo desde Alcalá a Guadalajara, así que lo que veréis aquí es lo mas parecido que existe a una Road Movie, algo así como un remake de “El Abuelo tiene un Plan.” Abrid bien los ojos, que viene la historia, y esconded bien la mano… ¡que viene la vieja!:

– La Mari.- Ya vamos mal de hora, por culpa de este niño no llegamos a maitines, ya veremos si no nos castiga el Dios del Antiguo Testamento con que el cochinillo esté revenido por haber faltado a tan trascendental oficio.Camino 1
– Kaskete.- Madre, discúlpeme usted, por favor se lo pido, pero tenía que ir a comprar el periódico, que hoy con El País empezaban a dar el relicario de Santa Quiteria por fascículos, y dejar pasar la ocasión de hacer una colección de esa naturaleza, sería pecado mortal de necesidad.
– Yerry.- Dejar de decir gilipolleces, que en esta casa somos todos marxistas y ateos, y vosotros lo mas cerca que habéis estado de ser piadosos y beatos fue una vez que apedreasteis a una monja y fuisteis a dar parte al Zoo de Barcelona porque pensabais que habíais descalabrao a un pingüino…

(Continuará… )

Nouvelle Cuisine

Eso de que el camino hacia el infierno esta plagado de buenas intenciones no es del todo cierto; es mas, me atrevería a asegurar que es bastante incorrecto.
El camino hacia el infierno esta repleto de Puticlús de medio pelo, de Tiendas A boligrafode Movistar mas destartaladas que un hospital robao, de Señoras de la Limpieza que van metiendo la mierda que barren debajo de las esterillas que hay en todo descansillo de entreplanta que se precie de serlo y, sobre todo, de equivocaciones y errores que, no por involuntarios, dejan de ser menos graves.

Pero amigos, hasta el mejor escriba echa un clavel, y por eso los bolígrafos traen en el polo opuesto al de escritura una gomilla de borrar que engorrina toda la hoja cuando lo usas y que inventaron los de la NASA junto con el rotulador de escribir en estado de ingravidez que es bastante mas útil que el lápiz que usaban los rusos (en los tiempos de la Carrera Espacial), y que llenaba to la nave de mierda cuando había que sacarle punta.

Por eso cuando recientemente tuve conocimiento de la siguiente noticia, no hice ademán de reproche; y es que el ser humano es por naturaleza imperfecto, y es lógico que yerre en sus interpretaciones.

La noticia es la siguiente: “Un hombre pasa dos días en la cárcel porque la policía confundió sopa con drogas”.

Vaya por delante una cosa y es que el que esté libre de pecado… ¡San Pedro se la bendiga!, todos somos susceptibles de cometer un pequeño desliz sin Carcelimportancia y que de ello se derive, sin afán de maldad, la encarcelación de un cocinero. Porque decidme… ¿Quién no ha confundido alguna vez un pimentero de madera con una jeringuilla? ¿Cuál de vosotros no ha ido a echar mano de una manga pastelera y por error ha acabado cogiendo un turulo? ¿Es que alguno de los aquí presentes puede afirmar de forma inequívoca que nunca ha ido al cajón de los cubiertos a coger una varilla para poner claras a punto de nieve y sin querer ha acabado cogiendo un porro de marihuana?

Confundir una sopa con cualquier tipo de droga es mas común de lo que en principio puede parecer, y buena prueba de ello es que Karlos Arguiñano lleva décadas confundiendo el agua con el vino, y de ahí que salga a plató con esas cogorzas descomunales; y si un profesional como la copa de un postre, como es el célebre cocinero euskaldún, que ha hecho bandera y filosofía de esa noble máxima que dice que la buena cocinera… ¡guisa de cualquier manera!, se confunde tan a menudo… ¿Cómo no va a hacerlo la policía que en lo tocante a cultura gastronómica y culinaria están mas verdes que mis cojones?

Dicho esto y, sin ánimo de sacar la cara y justificar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, he de reconocer que, en este caso, el infausto error pudo acabar en tragedia, puesto que fuentes muy cercanas a la Agencia Efe han asegurado que, en un arrebato de desesperación y, al saberse el pobre Cocineracocinero acorralado viendo peligrar su integridad libertosa, se hizo fuerte detrás de un tenderete de venta de altramuces y comenzó a proferir amenazas del tipo: “Tengo una barra de pan de picos muy metida en harina y no dudaré en usarla si es preciso”, algo de todo punto reprochable.

Por eso recomiendo mesura, ponderación y, sobre todo, que os fijéis bien en todo lo que os rodea, porque esto es como ese del chiste cuando le preguntan: “¿Sabes en que se diferencian un rabo y una silla?” Y al contestar el chaval que no, le dicen: “¡Pues ten cuidao con donde te sientas, rey!”

Girls

La Real Academia de la Lengua de España, Portugal, Greenwich Village, los Hamptons y las playas de Nueva Caledonia, define el término “Sexo” como: “Todo ese conjunto de metiditas con posteriores sacamientos en forma de patrón reiterativo englobado dentro de una rítmicidad constante, tras el cual uno se echa el denominado por el Ordenamiento Jurídico y la Jurisprudencia de Girls 1los Tribunales, cigarrito de después, paga lo que debe, si es que se debe algo… ¡y a volar!”.

Y que conste que no soy nada partidario de tirar de academicismo en el desarrollo de mis críticas de series pero, puesto que este mes el tema de “Antonia Magazine” será el del sexo en todas y cada una de sus manifestaciones, que menos que clarificar a la concurrencia en qué consiste el asunto, poniendo luz y taquígrafos sobre tan jugoso e interesante tema.

Por eso la elección de este mes no ha sido ni mucho menos aleatoria, he escogido “Girls” porque siendo la publicación de marzo (que es un mes en el que todo el mundo va refocilándose por las esquinas y tapando los agujeros que se le permiten tapar, el de la cerradura del portón de entrada a casa inclusive), y teniendo en cuenta que en “Girls” se ve mucha teta (aunque casi todas candongas), bastante culo (algunos mas firmes que otros) y el mete-saca está mas que presente en prácticamente todos los episodios de la misma… era escribir sobre esta serie o hacerlo sobre “Los Misterios de Laura”, serie en la que el sexo está, si cabe, muchísimo mas presente que en “Girls”, en la medida en que te pasas cada capítulo pensando: “Por Dios, que no se desnude la protagonista o tendré que arrancarme los ojos de cuajo”.

Pero vayamos al mondongo de la cuestión. “Girls” está bien, pero desde mi Girls 2punto de vista tiene un problema serio y es el hecho de que, tanto en la idea como en el desarrollo de la misma, sobrevuele constantemente un pestilente tufillo a “Sexo en Nueva York” completamente prescindible.

Hay diferencias entre ambas series, eso es innegable, por ejemplo“Sexo en Nueva York” tiene mas Nueva York que sexo, mientras que en “Girls” es al contrario. Por otro lado, las similitudes son reseñables, ambas series se componen por 4 protagonistas femeninas, en “Girls” son Hannah, Marnie, Jessa y Shoshanna, mientras que en “Sexo en Nueva York”, y cito textualmente a Chris Griffin de “Padre de Familia” son: “Carrie, Miranda, Samantha y Scrappy Doo”.

Citas de marcada erudición al margen, lo mas notable de “Girls” son sus diálogos, siempre impecables. La idea de la serie en sí no es nada novedosa, unas jovencitas de ventipocos y sus cuitas y desvelos cotidianos en la Gran Manzana: fracasos laborales, fracasos emocionales, contagios venéreos, fiestas muy modernas, alcohol, sexo y atracones a la nevera de madrugada.

Es una serie enfocada a un público femenino pero, a diferencia de otras del mismo estilo, un hombre de pelo en huevo podría aficionarse a ella sin que en ningún momento pudiera ponerse en entredicho su virilidad (al menos por este motivo).

Girls 3¿Mi recomendación? Pues que queréis que os diga, ya que la serie está entretenida, se le ha dado tanto bombo y ha recibido tantos premios de incuestionable prestigio, que menos que verla… ¿no?

Además, que en el peor de los casos siempre podréis aprender algo sobre las parafilias sexuales que más triunfan entre los jóvenes de Manhattan, jamás cometáis el error de pensar que, en cuestiones sexuales, ya lo sabéis todo, porque en ese aspecto, los únicos que tienen un conocimiento absoluto del mismo son los muchachos de la Policía, que fijaos si son listos, que ven condones usados y dicen: “¡Coño! ¡Aquí han follao!“.

http://www.antoniamag.com/series/girls