Archivo mensual: junio 2013

¡No a la Tala! (Tercera Parte)

– Podadora 1.– ¡Uy que bravura! Así es como me gustan a mi los hombresArbol 3¡bragados y sandungueros! ¡Manoli, ven! ¡Que tenemos aquí un mozo garrido!
– Podadora 2.- Cuéntame Paqui… ¿Cuales son tus cuitas? ¿Qué males son aquestos que te afligen que tan azorada y lisonjera te veo?
– Kaskete.- Sus cuitas son que he llegado yo… ¡un hombre honrao!, y no me iré de aquí sin que se me proporcione una satisfacción que repare el agravio cometido hacia la persona de mi madre que, si bien no me llevó durante 9 meses en sus entrañas como mi amado padre, si es cierto que ha cargado con el mochuelo de forma abnegada y mas que encomiable durante 30 y pico años que, a la pobre criatura, se le han debido hacer una eternidad… ¡y por ello tiene el cielo ganao!
– Podadora 2.- Con que exiges una satisfacción… ¿eh bandido?, pues has venido al lugar idóneo, porque si por algo nos caracterizamos las podadoras del Ayuntamiento es porque podemos proporcionar todo tipo satisfacciones de una forma discreta a la par que económica. Venga, vete bajando los pantalones que voy a hacerte un trabajo fino.
– Kaskete.- ¡oyoyoyoyoyoyoyoy!
– Podadora 1.- ¡Anda! Que gutural a la par que ruidístico.
– Kaskete.- Mujer, es que como no estoy acostumbrado a este tipo de lances, fluye este ruido tan característico en mi, escapando por los poros de mi ser; bueno, eso y que además yo siempre he sido mucho de recurrir a la onomatopeya como recurso estilístico y argumento existencial que ayude a Discreta y economicaproporcionar solución a todos los males que aquejan al universo, mas allá del Corredor de Barbastro, sito allá donde se vislumbra, acechante, el Abismo de Cabanillas del Campo.
– Podadora 2.- Que piquito de oro gastas, rey moro… ¡me tienes encandilada!, vengan aquí esos pechos, acérquense a mi esos fornidos brazos, aproxímese a mi ser ese torso musculado y esos perniles que son acero para los barcos… ¡que te voy a hacer un hijo!
– Kaskete.- ¡Vade retro, Satanás! Retroceded impías podadoras o utilizaré mi neptunesco tridente para, con cada una de sus tres afiladas puntas, pincharos vuestras estupendas nalgas a todas y cada una de vosotras al mismo tiempo.
– Podadora 2.- Pero no salen las cuentas, sobra una punta, porque tu tienes un tridente y nosotras somos solo dos.
– Kaskete.- ¡Pues entonces utilizaré un vidente!
– Podadora 1.- Eso ya es otra cosa, ahí sí estamos ante un argumento de todo punto irrebatible, está claro que solo era cuestión de ponerse a hacer números. Entonces dime… ¿Como vamos a solucionar esto? ¿Acaso estas despreciando nuestros lúbricos y funcionariales servicios femeninos?
– Kaskete.- Coño , es que dicho así parece uno malo, copón. No es que os esté Tridentehaciendo un desplante, pero es que yo no soy de pagar por según que servicios por muy satisfactorios que estos puedan resultar; además, si estamos hablando de reparar un agravio cometido para con una madre… ¡que es una bendita! ¿En qué ayudaría que yo procediera a haceros, con ardoroso ímpetu y fragor telúrico, lo que los jóvenes denominan “la metidita”?
– Podadora 2.- Bueno, si te va a contentar mas, podríamos pagarte a ti por ello.
– Kaskete.- Ese ya es otro cantar pero, y dicho sea esto sin ánimo de ofender, yo tampoco soy de yacer con una cualquiera, antes tendréis que responderme ambas dos a una compleja pregunta…

(Continuará… )

¡No a la Tala! (Segunda Parte)

Ocurrió que, al llegar al punto donde se hallaban los funcionarios, me encontré Arbol 2con que todas eran mujeres y que, al hecho de que poseyeran sensacionales curvas e inmarcesibles rostros, se unía el concepto de que, para mi asombro, estaban realizando su faena de poda arborífera desnudas de cintura para arriba.

Así que recompuse el gesto, me abroché el batín, recargué mi pipa con tabaco de primera calidad y, veloz cual saeta, encandilado por el movimiento hipnótico de las voluptuosidades que se me venían encima (a las que los poetas neoclásicos denominaban con gracioso lirismo mandrungas), desplegué mis marchitas alas y, con gesto galante, me dirigí a una de ellas que en ese momento encaraba su labor, garbosa, cantando una fresca melodía de canción ligera:

– Podadora 1.- De que fuiiiiiiiiiii a cruzá laaaaaaaaaaaa fronteraaaaaaaaaa y eeeeeel aduaaaaaaneeeeeeeeroooooooo meeeeeeeeee preguuuuuuuuuuuuuuuuntó… 
– Kaskete.- Espero no importunarla, señorita… 
– Podadora 1.- ¡¡Donde está su pasaporte!! Y de estaaaaaaaa maneraaaaaaaa el le conteeeeeeeeestó. 
– Kaskete.- Disculpe joven… 
– Podadora 1.- ¡Uy! Perdona, segoviano de mi vida, es que cuando me meto Cantandoen la harina tamizada de mis melodiosas labores, no hay mas mundo para mi… ¿En que puedo ayudarte? 
– Kaskete.- Pues usted verá, es que vivo aquí al lado y tengo una madre impedida… 
– Podadora 1.- Tu cara se me hace conocida… ¿Tu no eres Kaskete, el de la roja nariz? 
– Kaskete.- No, ese es Rudolph; cierto es, no negaré la evidencia, que a mi la nariz también se me pone colorada cuando me tomo una copita de Sidra “El Pelotari”, pero vamos, como le pasa a los legionarios de los tebeos de Asterix y no por ello se define su todo global por una parte tan exigua. A mi se me conoce en los círculos literarios como El Travolta de Legazpi, El Tenorio de Las Vistillas, el Rodolfo Valentino de Fuencarral… ¡e incluso El Zumbador del Henares!, pero de nariz roja nada, guapita. 
– Podadora 1.- ¿Y serías tan amable de firmarme un autógrafo aquí en la teta derecha, porfaplís? 
– Kaskete.- ¡Dígamelo con flores, señorita! ¿Que pensarían de mi en el Club de Caballeros si actuara con tal temeridad? Yo soy un joven ponderado, tranquilo, un hombre impasible a las tentaciones de la carne pero aun así… ¡inasequible al desaliento! 
– Podadora 1.- Pues a tenor de lo que vislumbro, me temo que tu boca debería dejar de firmar cheques que las enhiestas vergüenzas que se escapan juguetonas de tu batín no puedan pagar
– Kaskete.- ¡Que apuro! Usted disculpe, es que estoy recién levantado, y ya sabe que como dice el cuplé: Todaaaaaaaas las mañaaaaaaanaaaaaaaas, cuandooooooo me levaaaaaaantoooooo tengooooooooo laaaaaaaaaa su autografo aquipiruuuuuuulaaaaaaaa mas duraaaaaaaaa que uuuuuuun caaaaaantooooo
– Podadora 1.- Por lo que he podido reconocer la melodía es de Vivaldi… ¿pero de quien es la letra? 
– Kaskete.- La escribieron Byron y Shelley al alimón… ¡pero a lo que vengo, vengo! En mi humilde morada de 850 metros cúbicos se ha cometido un atropello despertando a una madre con esta escandalera y vengo a hacer justicia en un duelo de oratoria a muerte… ¡On garde mademoiselle

(Continuará…)

¡No a la Tala! (Primera Parte)

Así que estaba yo soñando con angelitos rechonchos, en una especie de Arbol 1duermevela cuando empecé a escuchar como se acababa el mundo. Me incorporé con los ojos medio entornados, haciendo alarde de oniricidad y vi a mi pobre madre… ¡que es una santa!, en mitad del pasillo, de la misma guisa que yo, legañosa, desorientada y aturdida, y la pregunté desalentado: “Madre… ¿ha llegado ya el fin de los días?”, a lo que ella sin dudarlo un instante me respondió: “No, pero cuando acabe con los funcionarios del Ayuntamiento que están podando los árboles desde las 7 de la mañana, te aseguro que desearán haberse topado con los 4 Jinetes del Apocalipsis en vez de conmigo”.

Porque malos son los curas que meten mano a las monjas, o los dueños de animales que capan a sus mascotas; aunque la verdad, peor sería que los curas caparan a las monjas y les metieran mano a las mascotas; pero a lo que voy, voy, hay algo aun peor, y es el hecho de que un funcionario (cuyo leit motiv en esta vida es no dar un palo al agua), para una vez que trabaja, le de por pegarse el madrugón padre para acudir a la puerta de mi domicilio hogareño… ¡que es mi templo!, y despertar a una madre…¡que es todo santidad!, y buena prueba de ello es que durante el pasado conclave en el que se eligió al nuevo Papa argentino, la llamaron a ella para que aceptara el puesto, y dijo que lo rechazaba porque no la salía del higo estar todos los días yendo y viniendo de Roma para currar, y dejando a sus pobres y diminutos hijos desatendidos y al borde de la inanición.

Pero madre no hay mas que ocho… ¡y a vosotros os encontré en la calle!, y por Madrugonello, en un arrebato de gallardía, pundonor, galantería y, sobre todo… ¡españolidad sin límites!, le dije a la mía mamma: “Señá María, no se manche usté las manos y deje que yo me encargue de este asunto, que con el tema de lo que vienen siendo los funcionarios me manejo como pez en pecera. Ahora mismo salgo a la calle a hacer justicia… ¡me van a oír!”.

Ni que decir tiene que mi amada progenitora, con lágrimas en los ojos y pensando única y exclusivamente en mi bienestar, me comentó preocupada y con el caparazón en un puño: “Hijo mío, si vas a salir a la calle a patearle sus putos culos blancos a esos funcionarios decadentes y degenerados, por favor te lo pido, llévate una rebequita… ¡o aunque sea un echarpe!, que es tempranero y refresca”, con que encaminándome hacia mi destino, con una tostada de mermelada de ciruela bajo el brazo (bien sabe dios que, por motivos mas que evidentes, prefiero la de zarigüeya o la de higo, pero no había), y entonando con orgullo y aire muy marcial esa emocionante melodía que diceLlevaaaaaaaaaaaaan colgandoooooooooooo los hombreeeeeeeeeees, un cilindrín uuuuuuuuuun cilindriiiiiiiiiiiiin, que diceeeeeeeeen que es para daaaaaaaaaar, gustirrinín gustiiiiiiiiirriniiiiiiiiiiiiin, unoooooooooos presumeeeeeeeen de un palmoooooo, es la mediaaaaaaaa nacionaaaaaaaaaal, Culos blancospero que no deeeeeeeen la tallaaaaaaaaa es lo maaaaaaaaaas habituaaaaaaaaaal… ¡radiolé!, dirigí mis pizpiretos pasos hacia una suerte cruel e implacable, y al toparme de cara con el funcionarizado, esto fue lo que ocurrió…

(Continuará… )

Fantasmas

Franz Kafka en su célebre obra “Conversación con el Suplicante” dijo: “El amor es un ciclón que hace volar a la gente, si te atrapa el corazón… ¡agárrate fuerte!“.

Caballo desbocadoRíos de tinta han sido los que han corrido intentando dar explicación a una metáfora de tan compleja y armoniosa factura como esta, y la mayor parte de los eruditos que han hecho de tal obra su libro de cabecera, coinciden en asegurar que lo que Kafka quería decir en este dechado de lirismo a flor de piel, es que, el capitalismo es un caballo desbocado del que, no solo no nos podemos bajar, sino que cada vez se descontrola mas inexorablemente y que, desde cayó el telón de acero, las cosas en occidente se nos han ido un poco de las manos.

Los comerciantes, fenicios de corazón, ya no se conforman con el entrañable y clásico puesto de bragas, o con la venta ambulante de ajos de Las Pedroñeras recién robaos; el melonar a pie de cuneta de carretera de tercera les sabe a poco y el tráfico de órganos en el mercado negro ya no tiene aliciente para nadie. Es cierto que aun quedan algunos nobles orfebres que se niegan a renunciar a la venta al por menor de preservativos remendaos a ganchillo, pero por lo demás, el mundo del comerciante va fluctuando entre la venta de productos novedosos y el negocio de la prostitución, olvidando la entrañabilidad intrínseca que reporta la artesanía de toda la vida.

Esto es lo que pensé recientemente cuando leí, sin salir de mi asombro, la siguiente noticia: “Detienen a una ex enfermera sospechosa de vender Fantasmas de niños”.

Un titular de esta altura, así a bote pronto, hace que uno se plantee una serie de cuestiones, por ejemplo, la primera duda que me asalta es la siguiente… Enfermera¿Cuál es la naturaleza de los fantasmas de los que estamos hablando? ¿De los que son como Casper (The Friendly Ghost), de cadena a rastras y sábana al viento o fantasmas de esos que se van tirando el folio fardando sobre todas las mozas a las que le han metido la puntita? Porque si son estos últimos entiendo que haya saltado la liebre, pero si son fantasmas de los que suelen aparecer en horario de Drácula… ¿Cómo puede uno levantar sospecha vendiéndolos? Se me ocurre que si uno hace contrabando de alpiste o se dedica a trapichear con peras en almíbar pasadas de fecha, tarde o temprano le cazan, pero vendiendo fantasmas de los de truco o trato… ¿Como pueden engancharle a uno? ¿Quizá porque la sábana se encontraba en mal estado y con múltiples bujeros? ¿Acaso porque las cadenas no estaban bien engrasadas? ¿Puede que porque los espíritus tenían la ITV ectoplasmática sin pasar? Quien sabe.

El caso es que, después de que desapareciera misteriosamente Chechu de Medico de Familia y se le viera por las inmediaciones del Palacio de Linares buscando amigos, saltaron todas las alarmas, y las autoridades empezaron a sospechar que esta enfermera estaba aprovechando la mala situación profesional de algunas celebridades de los 90 caídas en desgracia, para dedicarse a la venta de muertos en vida que, de un modo u otro, no dejan de ser fantasmas, puede que de carne y hueso, si… ¡pero lamentablemente Fantasmaerrantes al fin y al cabo!

En cualesquiera de los casos, me parece fatal que se comercie con fantasmas pudiendo trapichear con mierda de la fina, porque al fin y al cabo según dice la Organización Mundial de la Salud, la droga NO mata, pero ojito con los fantasmas, porque si te descuidas te pegan un susto… ¡que se te cae el nabo al suelo!

Chic, Cool y Trendy

A quien no le ha pasado alguna vez que se ha liao, se ha liao, y al final, sin saber como ni por qué se ha despertado al día siguiente desnudo en la cama, Mujeres de rompe y rasgarodeado de botellas vacías de Moët Chandom y acompañado de 3 mujeres (a veces 4) de rompe y rasga, todo esto, ni que decir tiene, que no solo sin pagar un solo duro por ello, sino mas bien al contrario, cobrando un simbólico estipendio de 3.000 euros por los servicios prestados. Pues con las rebajas pasa lo mismo. Que no había ido nunca pero no hace mucho acabé de tiendas, ni que decir tiene que con erótico resultado.

Para el que no conoce la idiosincrasia y la dinámica de las compras el primer día de rebajas he de decir, y que San Rodolfo me perdone por ello, que es un espectáculo atroz, y esto lo dice alguien que en una ocasión vio a los Village People en directo… ¡pues incluso a ese lamentable espectáculo lo supera!

Cuando uno entra en las tiendas y hordas de chavalas con la mirada perdida en el infinito, echando espumarajos por la boca y negociando precios en lenguas muertas (principalmente griego koiné que era el idioma internacional de los negocios hace mas de 20 siglos), se abren camino a empellones como si Mefistófeles las persiguiera reclamando lo que es suyo, se da cuenta, quizá demasiado tarde, de que corre un grave peligro.

Pero no os fiéis de las apariencias, en realidad lo que cuento es peor de lo queLucha encarnizada parece; yo que fui uno de los personajes en los que se inspiró Victor Hugo para escribir Los Miserables, que soy mutilao de guerra y que he asistido impertérrito a miles de batallas y luchas encarnizadas, yo que he vivido la desdicha y la sordidez en mis prietas y lúbricas carnes, puedo decir sin miedo a equivocarme que las trincheras de Vietnam estaban bastante mejor organizadas que las estanterías de esos establecimientos; puedo asegurar, sin exageración ni aspaviento, que he salido mas despejado de interrogatorios de esos de lámpara en cara y clavija prieta que lleva a cabo la CIA que de una de estas jornadas en las rebajas, y a fe mía que mucho menos marcado, hasta el punto de que se a ciencia cierta que si hubiera corrido la maratón de San Francisco, me habría cansado menos, habría concluido la jornada mas fresquito y seguro que me habría cundido bastante mas la cosa, aunque hubiera tenido que llegar a la carrera remando en patera.

Jamás hubiera pensado que el continuo espacio-tiempo se replegara tanto sobre si mismo hasta el punto de que, aun habiéndome parecido que había andado miles de kilómetros, tras una hora de compreteo, tan solo había avanzado 50 metros desde el punto inicial de partida, y se que si los espíritus del mas allá pueden contemplarnos desde su universo paralelo, el Mariscal Petain, adalid del avance implacable en campaña, a estas horas aun debe estar revolviéndose en su tumba.

Pero claro, uno se ve arrastrado por la catarsis consumista, y piensa: “Si no De comprascompro algo, no formo parte del cosmos” y, como no deja de ser uno un insignificante punto en el macro éter del universo, pasa a un probador a ver como le queda una camiseta de monigotes, le dicen que va mucho, no solo con su atornasolado y escultural cuerpo sino con su arrebatadora personalidad, y acaba por pagar la cuenta de la referida camiseta (no entraré en cifras por no asustar a mis queridos lectores) con tarjeta de crédito… ¿Que por qué? Porque… ¿qué es eso de ir por ahí saldando deudas con vil metal en efectivo? Hay que tirar de tarjeta… ¡que la miseria na mas que trae miseria!

Si Solchaga levantara la cabeza…

 

 

La Diplomacia de los Delfines

No os lo vayáis a perder, pero en pleno siglo XXI y en los albores de colonizar Albacete, todavía hay científicos que realizan un estudio presumiblemente serio… ¡y se creen que han descubierto la Pepsicola! Y os juro Cientificaporque se muera ahora mismo Mariano Rajoy que me duele mas a mi que a nadie tener que sacarle los colores a la gente, pero hombre, un poquito de rigor, que una cosa es que los Cronistas de lo Cotidiano, por indolencia, traten de cualquier manera noticias de chichinabo en sus columnatas, y otra muy distinta que la comunidad científica… ¡no se entere ni del NODO!

Y conste que la diatriba de hoy es bastante ligerita porque unos temas me encienden mas que otros, pero aunque el rapapolvo vaya a ser menos literario, no por ello deja de ser mas certero e hiriente, y es que hay que ser hijo de puta para concluir en un estudio que se pretende de rigor, lo siguiente: “Según un reciente estudio que publica la Editorial Nova Science Publishers, los delfines dialogan entre ellos usando la diplomacia.

Y alguno dirá… ¿A qué cojones viene la indignación del bueno de Kaskete, un hombre honrado, limpio, de musculatura hercúlea y, por qué no decirlo, de atributos masculinos extraordinariamente grandes y bien geoestratégicamente posicionados? Pues bien, como diría Johann Wolfgang Von Goethe “El Destripaterrones”, vayamos por partes; Primero agradecer que os hayáis fijado en las dimensiones de mi virilidad y segundo decir que si me hubieran dado una Corona Checa cada vez que he detectado un Estudio Científico Marino obsoleto, pues si, me habría quedado con ellas; y vale, puede que ahoraDelfines mismo no fuera millonario porque al cambio la Corona Checa no vale un cagao, pero a mi darme dinero del que sea, que ya iré invirtiéndolo a poquitos, porque ahorro como una hormiguita, canto como una cigarra y mi contoneo es mas sinuoso y sensual que el de la Carmen de España… ¡cigarrera de Sevilla!

Pero a lo que vengo, vengo, así que vayamos a la indignación intrínsecamente dicha… ¿Que los delfines en su día se comunicaban entre ellos a través de la diplomacia? Pues claro… ¿si no como demonios iba a haber llegao Flipper a ser el Rey del Mar? Pero señores, de eso hace ya muchos siglos, y la diplomacia entre mamíferos submarinos se erradicó bastante antes de que las Corredurías de Seguros y Reaseguros dominaran la tierra.

¿Esto es bueno o es malo? Pues depende, yo en ese sentido no me voy a mojar, valga la delfinancia, pero si diré sin ánimo de ser chivato, confite, o soplón, que para bien o para mal, la diplomacia se abandonó cuando (como Rasputín hizo en su día en la corte de los Romanov) empezó a ejercer una influencia de carácter nefasto sobre los delfines el Clip de Windows, un muchacho cuya baza es que no le ves venir, porque si, parece muy buena gente pero esta versado en mil intrigas palaciegas, con deciros que fue él quien provocó el Motín de Aranjuez a principios del siglo XIX para favorecer a Fernando VII en detrimento de Godoy… ¡os lo estoy diciendo todo!

Diplomacia delfinicaNo, señores científicos, ustedes no tienen ni puta idea de nada, la diplomacia pasó a mejor vida, los buenos modos ya no están presentes en las Instituciones Delfinescas, el talante y la buena disposición ya no están en boga.

En las profundidades marinas se ha impuesto la tachuela y la muñequera de pinchos, el cuerazo y la camiseta agujereada de calaveras. Cualquiera que se tire a oso bomba con la nariz tapá en mitad del océano, podrá ver que los delfines ya no se comunican a base de grititos agudos, ahora va cada uno a lo suyo con la litrona en la mano y el radiocasete de pila de petaca a todo trapo mientras cantan… Se oye comentaaaaaar a las gentes del lugaaaaaar, los rockerooooos no son buenooooos, si no te portas bieeen te echarás pronto a perdeeeeeeer, y caerás en el infiernooooooo, si has de vivir en el valle de Rooooock, te alcanzará la maldición, nunca tendrás reputaciooooon, ¿Qué más daaaaaaaa?… ¡¡Mi rollo es el Rock!!

Como cambian los tiempos…