Archivo mensual: diciembre 2012

¿Quién engañó a Roger Rabbit?

Siempre he aseverado tajantemente hasta el punto de hacerlo bandera Operadaspropia, esa máxima de la filosofía hindú que dice que la moda no incomoda, y soy consciente de que hay determinadas cuestiones que, al mínimo descuido, se nos pueden ir de las manos con una facilidad que, de pasmosa, da miedo, y como yo (lo reconozco abiertamente y eso es algo que me honra), tengo mas miedo que vergüenza, hay ciertas cosas que no comprendo muy bien pero no por ello voy a dejar de respetarlas, o si… ¡eso ya se verá!

Los que me conocen saben que siempre he defendido a capa y espada, incluso con mi vida y mi hacienda si fuera preciso, la naturalidad en las formas femeninas, esto es, que eso de operarse los cocos o el ijar si no es por motivos de salud, no lo veo con buenos ojos. Que significa esto… ¿Que no me gustan las mujeres con tetas operadas? ¿Estamos locos? ¡Pues claro que me gustan!, lo que pasa es que puestos a elegir, donde estén unos globos naturales, que se quiten el fútbol… ¡y los toros!

Pero puestos a hablar de operaciones de estética y aun siendo un hombre cuya mundología abruma, el otro día me quedé pasmado al tener conocimiento de la siguiente noticia: “”Una anciana se opera para parecerse a Jessica Rabbit”.

Así que me dije a mi mismo en voz bajita… vamos a ver, porque una cosaJessica Rabbit es agrandarse los cocos, que lo peor que te puede pasar es que te dejen uno mirando a Logroño y el otro a Aguilar de Campó, pero que si partimos de la base de que el estrabismo se corrige llevando lentes o anteojos el hecho de estar bizca de las tetas seguro que con lentillas o unas gafas de ver de cerca también se soluciona; y otra cosa muy distinta es operarse para parecerse a un dibujo animao mas comúnmente denominado monigote. ¿Qué a mí me gustaría parecerme a Bob Esponja y no precisamente por el hecho de que cuando llega el finde me bebo los cubatas doblaos? ¡Pues claro que si! Pero porque el hijo de puta vive en una piña en el fondo del mar y, que yo sepa, nunca se queja de las humedades, de lo que se deduce que no debe vivirse mal por esos parajes.

Parecerse a muñequetes, queridas ancianas, no es la solución, operarse para rejuvenecer puede estar bien como en el famoso caso de aquella vieja bruja empapada en perfume que rondaba los 75 años y que exigió que la hicieran en el quirófano los retoques y ajustes necesarios para parecerse a La Dolores porque le hacía mucha ilusión salir en la jota de “Si vas a Calatayud”; o sea que como veis, aun quedan señoronas con buen criterio y actitud netamente pragmática, que es lo que estaba de moda en los locos años 20.

Bob EsponjaY puesto que yo personalmente he hecho una filosofía de vida de cantar esa bella tonada que dice yoooooo me enamoreeeeeee de una viejaaaaaaaaa, en la playaaaaaaaa de aRbaSeteeeeeeee, si alguna vez vais caminado por el Paseo las Acacias y, de soslayo, posáis vuestra inmaculada mirada a la izquierda y me veis apollao en un farol y dándome un buen filetazo con una mujer de espectaculares curvas, no os asombréis ni penséis que he vuelto a mi etapa de trajinarme Top Models a diestro y siniestro, es solo que me he decantado mas por las viejas tuneadas que, al fin y al cabo, también son de Dios y que coño… ¡mas feo es un chepa!

Tetas Fuera

Los impecables ordenamientos jurídicos de España, Portugal, Almendralejo (tierra de lúbricos choricillos cuyas 3 primeras rodajas son la envidia de toda la modernidad), la meseta de Torrelodones, el noroeste del Delta de Salamanca y la cuenca de mis cojones, son los responsables de ser garante y salvaguarda de las cosas de salvaguardar. Tanto la Ley de Vagos, Maleantes, Hijos de Puta y Sus Tetas 1Muertos, que fue aprobada exactamente el ventipico de febrero de mil chorrocientos ochenta y algo, y el Texto Refundido del Estatuto de los Deshollinadores junto con la Ley de las Rotondas que encarnan el espíritu constitucional que los padres fundadores de nuestra democracia imprimieron a nuestra Carta Magna, se encargan de que todos los derechos fundamentales sean respetados y defendidos a capa y espada, engrandeciendo, limpiando, fijando y dando esplendor al estado del bienestar, que es el estado en el que se queda uno después de que le claven en el pecho una jeringuilla de heroína mezclada con nitroglicerina y pastillas Juanola.

Esta sentida introducción obedece a una noticia de la que tuve conocimiento hace poco y que decía lo siguiente: “Despiden a una empleada de Condé Nast por enseñar los pechos a sus compañeras”.

El que piense que el bueno de Kaskete va a hacer a continuación una defensa a ultranza de la protagonista del titular, es que esta muy perdido en la vida, porque frente a los que practican la Tetas 2intransigencia y la intolerancia, como es el caso de esa pérfida mujer, la única forma en que se debe actuar es de manera implacable… ¡y con mano dura!

O sea, que está la chavala en la oficina, se pone en tetas… ¿y sólo le enseña los cocos a las compañeras? ¿Y los compañeros que? ¿Acaso son negros como yo? ¿Es que por ventura son chinos como yo lo soy? Y si alguno coincide del mismo modo en que yo lo hago en pertenecer al mismo tiempo a estas dos célebres etnias… ¿hay derecho a que se le esté discriminando de esta miserable forma por motivos raciales? ¿Qué pasa con esos pobres muchachos? ¿Acaso no tienen, ya no solo derecho a ver esos turgentes pechos, sino a rechupetearlos alegremente si fuera menester? ¡Que atropello! ¡Cuanta ignominia! ¡Inadmisiblemente vergonzoso!

Pero voy a ir mas lejos porque la indignación me corroe por dentro y este tipo de despreciables conductas me encienden sobremanera. Dejemos de lado el intolerable hecho de que a los abnegados hombres de esa oficina se les haya vilipendiado de forma infame; pero ¿y las propias compañeras? ¿Esta chica las enseña las berzas y no las enseña el coño? ¡Pero donde vamos a ir a parar por el amor de Dios! ¡Que descaro es este! ¿Por qué tanta indolencia? ¿A qué se debe tamaña desidia? ¿Es que acaso el coño no es también de Dios? ¿Y qué me decís del ojal? ¿Es que no es una noble zona de erogeneidad constatada cercana al caparazón tan digna de enseñar como cualquier otra?

Tetas 3En resumidas cuentas, que aplaudo y celebro con vítores la tan acertada decisión empresarial, y puede dar gracias esta muchacha a que aun me queden 4 o 5 meses para dominar completamente el mundo porque si me hubiera pillado ya en pleno reinado, ahora mismo esa chavala estaría entre rejas, y por un delito que sí ha cometido, el de acabar con la ilusión, la esperanza y los anhelos de toda la raza humana… ¡Hombre ya!

¡Con Harry Potter Hemos Topado!

Puede que yo sea un sentimental, el último romántico, un niño educado en las rancias y arcaicas tradiciones ancestrales que han sido el firme timón que endereza nuestro rumbo por este mar de aguas tempestuosas que es la existencia y en el que, por lo general, navegamos Iglesiaentre tinieblas todos los humanoides; pero las cosas como son, quizá ahora no por la sobresaturación que supone el advenimiento del Niño-Dios que ha nacido en el portal pero, redentores a parte, se agradece que a lo largo del año uno vaya topándose con la iglesia ya que es incuestionable que siglos de sabiduría contemplan a la jerarquía eclesiástica y, quieras que no, a veces tienen razón en según que cosas.

Fue San Agustín de Hipona en su obra “Disciplinarium Libri” el que dijo: “A la mujer bigotuda… ¡de lejos se la saluda!”, y precisamente es este tipo de filosofía de alcance y con recao, la que ha hecho que el cristianismo sea respetado por propios y ajenos hasta en el más diminuto rincón del universo nororiental.

Por eso da alegría que, de cuando en cuando, el ilustrado clero nos ilumine con alguna de sus certeras máximas y sabrosos cánones. Tal es el caso de un titular del que tuve conocimiento recientemente y que decía: “El jefe de los exorcistas del Vaticano afirma que el yoga y Harry Potter son satánicos”.

¿Es que no os da vergüenza? ¿Acaso vivís en la mas absoluta de las desidias o es que de tanto leer libros de caballería habéis perdido el seso y no veis con claridad lo que a curas y párrocos no se les escapa? Porque a ver… ¿qué es el Yoga? Ejercicio… ¿no? ¿Y cuantos años llevo yo diciendo que el deporte es malo y que no trae mas que desgracias?Futbol ¡Toda la vida! Y si no, que se lo digan al futbolista ese al que no hace mucho le tuvieron que dar puntos en un huevo porque en un lance del partido se le desgarró el escroto y se formó una escabechina. El deporte en cualesquiera de sus manifestaciones, no es la reencarnación de El Maligno… ¡es aun peor!

¿Y que me decís de Harry Potter? Por el amor de Dios… ¿cómo no va a ser satánico un chaval que lleva siempre las gafas con mas mierda que un delantal? El hecho de que el muchacho haga magia es lo de menos, porque también hace unos trucos estupendos la maga maciza esa que salía en “Cuatro”, que tiene unas tetas como mi cabeza, y nadie se mete con ella; al contrario, se ha visto a mas de un sacristán remangarse la sotana para salir corriendo detrás de ella a pedirla el número de teléfono con la excusa de evangelizarla y adoctrinarla en la fe cristiana que, como todos bien sabéis, lo que predica es amor al prójimo (en cualquiera de sus manifestaciones).

Amigos, no estamos hablando de que el capellán de la parroquia donde Cristo dio las tres voces buscando sus 15 segundos de gloria haya lanzado este titular; no señores, lo ha dicho el mismísimo Jefe de Harry Potterlos Exorcistas del Vaticano que, en cuestión de exorcismos, sabe mas que el Padre Carras y el Padre Apeles juntos, que fueron los que comercializaron los chupitos de agua bendita para bebérselos del trago y exorcizar ipso facto.

Así que ya sabéis, si practicáis Yoga daos prisa, abrid el ventanuco del váter de par en par y tirad la esterilla de los ejercicios a tomar por culo y, si por ventura, tenéis por casa libros de Harry Potter, haced una fogata con ellos y quemadlos junto con los de Sánchez Dragó, porque al fin y al cabo el satanismo es una enfermedad, y mas enfermo que alguien que lee con avidez a Sánchez Dragó… además, así matáis ocho pájaros de veintisiete tiros, amiguitos.

The Newsroom

Antonias de mis entrañas, imagino que por la prontitud de las fechas en que nos hallamos aun no sois del todo conscientes, pero he de recordaros que ya estamos en diciembre, ¡y va a nacer el Redentor! ¿Tiene eso algo que ver con mi crítica de series de este mes? Pues en principio no, pero si tenemos en cuenta que, aprovechando que se aproxima la Navidad, recientemente me visitó el fantasma de las Navidades Pasadas para decirme, y cito literalmente: “O moderas en el tono de tus críticas en su aspecto más destructivo, o te doy una solfa de hostias, ¡que no te va a reconocer ni tu puta madre!”, pues imagino que algo si tiene que ver la Pascua en mi critica mensual.

The Newsroom 3Porque este mes voy a escribir sobre “The Newsroom” y creo que sería mejor para todos que pensáramos que lo que os voy a contar es fruto de la profunda reflexión acerca de lo visto y oído en la serie, a que andemos levantando falsos testimonios y pregonando que el bueno de Casquete es ver un ente ectoplasmático y salir corriendo mas veloz que el galgo medio capao del campesino que fue dueño del gallo que le cantó a San Pedro.

Partiremos de la base de que “The Newsroom” es una serie sobre reporteros, ¡cronistas de lo cotidiano como yo!, pero me gustaría matizar que la serie (fundamentalmente) se desarrolla en una redacción de periodistas televisivos que hacen noticias como Dios manda, con rigor, objetividad, fuerza, garra, poderío, y todas esas características que componen el buen periodismo, ¡el periodismo de raza!, así que en ese sentido, si os dicen que esta es una serie dramática os están contando una pamplina, porque a la luz de lo expuesto y del panorama actual, es mas que evidente que estamos ante una serie de Ciencia Ficción.

Para aportar un dato sabroso, quiero también comentar que (al menos en la primera temporada), no salen ni Carrascal ni Jesús Hermida; se comentaba que Susana Griso se operó los morros 4 calles mas abajo de donde se rueda la serie y que Jaime Bores hizo un cameo detrás de cámara, echándole un capote con las fotocopias al chaval que pinta con subrayadores de colores losThe Newsroom 2 guiones de los actores, pero poco más que eso en lo tocante a aportación periodística española.

De la serie me veo en la convicción moral de decir que es estupenda, claro, que siendo la idea y el guión de Aarón Sorkin, poco mas se necesita decir. Guiones irreprochables… diálogos inteligentes… situaciones humorísticas complejas pero creíbles… buenos culos… mejores tetas… y un reparto acertadísimo que sin duda hará las delicias de los amantes del género.

No negaré que la serie está muy politizada, pero como dice ese viejo Proverbio Cantonés: “Si un hombre te pide comida, no le des un pescado, explícale por qué hay que conseguir expulsar a los miembros del Tea Party del Partido Republicano, e invítale a una caña con sus correspondientes olivas”, creo que era más o menos así, pero a veces peco de ser excesivamente literario en mis traducciones y quizá haya puesto un punto donde va una coma.

Se lo que me vais a decir: “Pero Casquete, toda buena serie que se precie tiene que tener un par de TSNR (Tensiones Sexuales No Resueltas) entre sus personajes, ¿no?“. Pues sí amigas, y “The Newsroom” (como no podía ser de otra forma), las tiene para dar y tomar, porque ¿qué sería de nosotros sin ese punto folletinesco al gusto de novela venezolana? ¿Dónde habría ido a parar nuestra civilización sin los jugosos requiebros literario-amorosos de Corín Tellado? ¿Qué podemos decir de una serie en la que no hay unos buenos The Newsroom 1rifirrafes, desencuentros, malentendidos y cucamoneos sentimentales que parece que nunca acaban de rematarse? Pues os lo digo yo, sin todo eso los guionistas de las series aun seguirían como en las Sitcoms de la prehistoria, ¡tirando del topicazo de vivir en la caverna y de ligar tirando del pelo!

Que no os extrañe el hecho de que hagan constantes referencias literales y literarias a Don Quijote (esto es completamente verídico), a mi ese punto en concreto me llenó de regocijo el corazón, pero claro, que puedo decir yo que soy vuestro caballero andante de brillante armadura, ¿verdad queridas?

http://www.antoniamag.com/series/the-newsroom

Pirámides (Séptima Parte)

– Faraón.- Déjate de garbanzos, de cocidos y de pochas con almejas, y recuerda lo único que importa con respecto al embutido, y es que con respecto al choricillo de Almendralejo, es condición sine qua non tener siempre presente que las tres primeras rodajas no tienen pellejo.
– Kaskete.- ¿Entonces cual es el secreto de las pirámides?
– Faraón.- El secreto reside en no dejarse deslumbrar por el oropel porque del mismo modo que, durante muchos años, en España lo Oropelimportante del lomo embuchao no era el corte fino, sino el cordel del que colgaba, con las pirámides lo que hay que saber es que no están construidas con granito, sino con cartones de esos que dejan siempre a la entrada del Ahorramás… ¡por eso Alipende dominará el mundo!
– Kaskete.- Con que cartón-piedra… ¿eh?
– Faraón.- En la medida en que la materia prima fundamental que las compone es cartonaje industrial y que la forma que imita es perdernal… si, es cartón-piedra.
– Kaskete.- ¿Y a nadie se le ha ocurrido meter un poco la piqueta para verificar el material de construcción?
– Faraón.- Ya ves que no… ¡así de dejaos son los arqueólogos!, se obsesionan con encontrar no se que cámara oculta llena de tesoros, y se olvidan de lo principal…
– Kaskete.- ¡Si es que le dan el carné de Indiana Jones a cualquier pamplinas!
– Faraón.- Y el látigo de dar alivio a cualquier fresca, que tengo los carrillos del culo en carne viva de la otra noche que…. pero esa es otra historia
– Kaskete.- Ya que estás cuéntala, hombre, que lo mismo si la aderezo con templanza y mucho adjetivo, se la vendemos a los de la editorial de Corin Tellado, que en gloria esté.
– Faraón.- Me parece bien, pero por favor, tira mas de adverbialización que de adjetivaje, porque como dijo Juan Ramón Jiménez en su magna obra “Laberinto”: “Con adverbios y saliva… ¡se la metió el elefante a la hormiga!”
– Kaskete.- En ese caso tiraré de adverbio hasta la nausea, al fin y al Arqueologacabo soy un mercenario de las letras, estoy aquí para ganar dinero.
– Faraón.- ¿No vas a hacerme fotos para la entrevista, ni para la contraportada del libro?
– Kaskete.- No, ya hago corta-pega de algún papiro, que es más cómodo.
– Faraón.- Fenomenal, entonces espero noticias tuyas, te apunto mi móvil aquí cincelao en un ladrillo visto y cuando veas receptivos a los de la editorial, me das un toque.
– Kaskete.- En eso quedamos, chato, ya si eso con lo que sea te aviso…

Y así fue como revolucioné el mundo de la arquitectura y la arqueología al levantar la liebre de que las Pirámides no estaban construidas en primeras calidades… ¡si hasta el cableado de la luz y el teléfono del interior va al aire en vez de metido por canutillo! Cuánto le queda por aprender de nosotros a los antiguos egipcios… ¡por Osiris y por Apis!

Pirámides (Sexta Parte)

– Kaskete.- ¿Pero el secreto no estaba en la masa?
– Faraón.- De ninguna de las maneras, a los vejetes jamás hay que perderlos de vista porque como dijo Confucio el mismo año que Yegua Viejainventó la confusión: “Detrás de una yegua vieja… ¡sale un tremendo Alacrán!”, así que no nos dejemos engañar por las apariencias.
– Kaskete.- ¿Entonces eso de que, a pie de Pirámide, había miles de esclavos haciendo trabajos forzados es una engañifa?
– Faraón.- Ahí delante tienes a todos los currelas que trabajan en esta, esas 3 patas pa un banco… ¡fíjate que hermosura de cuadrilla!
– Kaskete.- Pero según el Estatuto de los Encofradores una cuadrilla, por definición, esta compuesta por 4 miembros… ¿no?
– Faraón.- Eso será conforme a la normativa de España y de Portugal, aquí en Egipto lo contamos todo de 3 en 3, por la cosa de que los faraones tenemos 3 huevos.
– Kaskete.- O sea, que sois trifásicos.
– Faraón.- Si, como los carajillos de anís del mono.
– Kaskete.- Y por tus palabras deduzco que lo de los latigazos a los operarios para que aliviaran tarea, también es un dato históricamente erróneo… ¿verdad?
– Faraón.- A ver, erróneo no, pero sí impreciso; no te voy a negar que donde está aquel peral que se ve desde aquí, justo al lado del botijo que esta a la sombra para que el agua esté fresquita, tengo una vara de Marcianitosmimbre para meterlos en vereda si noto que están ganduleando, pero vamos, que es mas para amedrentar que otra cosa, solo con la murga que les dan los jubilaos deben estar pasando un via crucis.
– Kaskete.- ¿Y es necesaria esa tortura psicológica jubilado-varíl?
– Faraón.- Es que son muchos años y ya conozco yo el paño, y se que si me despisto un segundo se van al bar a echar una partida a los marcianitos… ¡que estos albañiles tienen mucho vicio con el Comecocos!; además, te querría ver yo a ti en mi lugar, que estoy no me llega la camisa al cuerpo.
– Kaskete.- ¿Y a que se debe tal sufrir existencial?
– Faraón.- Pues a que los faraones somos muy agonías y estoy viendo que me muero y que estos desgraciaos no me han acabao la pirámide.
– Kaskete.- Bueno, siempre se podría arrojar tu cadáver embalsamao a una ciénaga para alimentar a La Cosa del pantano… ¡que también es de Dios!
– Faraón.- No menciones ese tipo de fenecimientos, que a un primo hermano mío por parte de madre lo colgaron de una higuera porque lo pillaron robando en un melonar, y solo de recordarlo es que se me viene el mundo abajo.
– Kaskete.- Pues entonces lo tienes muy fácil, con no meter mano en Melonarlo que no es tuyo, lo tienes to hecho.
– Faraón.- Ya, pero es que los faraones tenemos la mano mu larga.
– Kaskete.- ¡Toma! Eso ya lo se yo, si cuando me documenté sobre Egipto para este viaje en el tiempo, leí un manual sobre Akenatón en el que se afirmaba taxativamente que lo echaron de Caja Madrid porque lo pillaron tocando el piano… ¡por eso nunca cuadraba la caja al final del día!
– Faraón.- Si, fue un duro varapalo para los nuestros, pero hombre, digo yo que un garbanzo negro no estropea tol cocido… ¿no?
– Kaskete.- Puede que un garbanzo negro no, pero un chorizo rancio

(Continuará… )

Pirámides (Quinta Parte)

– Faraón.- Pensaba que querías el oro para hacerte unos buenos collares y forjar alguna que otra alizanza a modo de anillo que regalar a tus, imagino, infinidad de conquistas.
– Kaskete.- ¿Estás intentando sonsacarme mis miserias? Por favor… Collar¡que soy un caballero! Antes muerto, enterrado, agusanado y otro centenar de participios acabados en “ado”, que publicar en prensa la lista de los miles de mujeres a las que le he introducido la puntita con gracejo y buen oficio por los agujeros, orificios y/o/u boquetes que haya procedido en cada momento.
– Faraón.- Tanta caballerosidad me abruma, aquí en el Antiguo Egipto es que no gastamos de eso, de hecho por cada cachondona que se confirma que te has aliviao, te dan una serie de puntos y el que antes llega a 50.000 se lleva una licuadora.
– Kaskete.- Pues si eso que cuentas es cierto… ¡los egipcios me dais asco!
– Faraón.- Hombre, que bonito está insultar a un pobre faraón indefenso…
– Kaskete.- ¿Indefenso? Pero si tienes una legión de fieros guerreros armados hasta el ojete aquí a tu vera…
– Faraón.- Si… ¿Pero en qué lugar quedaría si todo un Faraón como yo, en lugar de dar la cara por mi mismo, te achuchara a mis escoltas como a un perro viejo para que te dieran una solfa de hostias?
– Kaskete.- Pues en uno muy malo, y te lo agradezco porque preferiría llegar al siglo XXI podrío de dinero, y no con la cara como un mapa, que Pokerya no está de moda.
– Faraón.- Pues entonces déjate de martingalas… ¡y al lío! Que has venido a hacer una labor seria… ¡y no a tocarte la polla!
– Kaskete.- Estoy completamente de acuerdo, así que comenzaré mi entrevista haciendo la pregunta que otros cronistas de menos empaque no han podido, no han querido, o no han sabido plantear: Querido Faraón… ¿Es verdad que cuando no saca ni mete, juega al poker y al julepe?
– Faraón.- Se que hasta el siglo del que tú vienes han trascendido una serie de inscripciones jeroglíficas que pueden dar lugar a cierta ambigüedad, bien por el desgaste del granito, bien porque no supimos plasmar bien nuestras intenciones. Eso es incierto, yo siempre he sido mas de la Cuatrola o el Bacarrá y, las fiestas de guardar… ¡del Cinquillo Asesino!
– Kaskete.- Eso me imaginaba. Y con respecto al asunto principal, todo el mundo desde los albores de nuestra civilización, se ha preguntado cómo con la escasez tecnológica del momento, construyeron ustedes estas mastodónticas pirámides…
– Faraón.- Pues creo que la respuesta es mas que evidente… ¡con dos cojones!
– Kaskete.- Sin duda una técnica de incuestionable valor… ¿Pero podría concretar un poquito más?
– Faraón.- Por supuesto, nosotros los egipcios hemos estado mu señalaos, se ha dicho que si teníamos centenares de miles de Esclavasesclavos a los que martirizábamos a base de látigo para que trabajaran de sol a sol… que si les pagábamos menos que a los niños que cosen balones para Nike… ¿ves tú por algún lado a todos esos pobres diablos?
– Kaskete.- Lo cierto es que no.
– Faraón.- ¿Y que es lo que ves?
– Kaskete.- Pues veo a 3 albañiles de los de gorrilla en ristre, acodaos en un adoquín de 1 metro de altura por 4 de ancho, bebiendo de una bota vino, y detrás de las vallas amarillas de metal que impiden el paso a la Pirámide, a 3 jubilaos rezongando e increpándoles.
– Faraón.- Efectivamente… ¡porque el secreto está en los viejos!

(Continuará… )