Nouvelle Cuisine

Eso de que el camino hacia el infierno esta plagado de buenas intenciones no es del todo cierto; es mas, me atrevería a asegurar que es bastante incorrecto.
El camino hacia el infierno esta repleto de Puticlús de medio pelo, de Tiendas A boligrafode Movistar mas destartaladas que un hospital robao, de Señoras de la Limpieza que van metiendo la mierda que barren debajo de las esterillas que hay en todo descansillo de entreplanta que se precie de serlo y, sobre todo, de equivocaciones y errores que, no por involuntarios, dejan de ser menos graves.

Pero amigos, hasta el mejor escriba echa un clavel, y por eso los bolígrafos traen en el polo opuesto al de escritura una gomilla de borrar que engorrina toda la hoja cuando lo usas y que inventaron los de la NASA junto con el rotulador de escribir en estado de ingravidez que es bastante mas útil que el lápiz que usaban los rusos (en los tiempos de la Carrera Espacial), y que llenaba to la nave de mierda cuando había que sacarle punta.

Por eso cuando recientemente tuve conocimiento de la siguiente noticia, no hice ademán de reproche; y es que el ser humano es por naturaleza imperfecto, y es lógico que yerre en sus interpretaciones.

La noticia es la siguiente: “Un hombre pasa dos días en la cárcel porque la policía confundió sopa con drogas”.

Vaya por delante una cosa y es que el que esté libre de pecado… ¡San Pedro se la bendiga!, todos somos susceptibles de cometer un pequeño desliz sin Carcelimportancia y que de ello se derive, sin afán de maldad, la encarcelación de un cocinero. Porque decidme… ¿Quién no ha confundido alguna vez un pimentero de madera con una jeringuilla? ¿Cuál de vosotros no ha ido a echar mano de una manga pastelera y por error ha acabado cogiendo un turulo? ¿Es que alguno de los aquí presentes puede afirmar de forma inequívoca que nunca ha ido al cajón de los cubiertos a coger una varilla para poner claras a punto de nieve y sin querer ha acabado cogiendo un porro de marihuana?

Confundir una sopa con cualquier tipo de droga es mas común de lo que en principio puede parecer, y buena prueba de ello es que Karlos Arguiñano lleva décadas confundiendo el agua con el vino, y de ahí que salga a plató con esas cogorzas descomunales; y si un profesional como la copa de un postre, como es el célebre cocinero euskaldún, que ha hecho bandera y filosofía de esa noble máxima que dice que la buena cocinera… ¡guisa de cualquier manera!, se confunde tan a menudo… ¿Cómo no va a hacerlo la policía que en lo tocante a cultura gastronómica y culinaria están mas verdes que mis cojones?

Dicho esto y, sin ánimo de sacar la cara y justificar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, he de reconocer que, en este caso, el infausto error pudo acabar en tragedia, puesto que fuentes muy cercanas a la Agencia Efe han asegurado que, en un arrebato de desesperación y, al saberse el pobre Cocineracocinero acorralado viendo peligrar su integridad libertosa, se hizo fuerte detrás de un tenderete de venta de altramuces y comenzó a proferir amenazas del tipo: “Tengo una barra de pan de picos muy metida en harina y no dudaré en usarla si es preciso”, algo de todo punto reprochable.

Por eso recomiendo mesura, ponderación y, sobre todo, que os fijéis bien en todo lo que os rodea, porque esto es como ese del chiste cuando le preguntan: “¿Sabes en que se diferencian un rabo y una silla?” Y al contestar el chaval que no, le dicen: “¡Pues ten cuidao con donde te sientas, rey!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s