Archivo mensual: febrero 2012

Para disfrutar… ¡Plas, Plas!: Una Historia con Recao (III)

Capítulo 3 – ¡Máma! ¡He visto un Fraguel!

Me pueden dejar atado de pies y manos, con los ojos vendados y metido dentro de un saco de 40 kilos de naranjas Beni en mitad de cualquier ciudad, que no tardaría mas de 48 segundos en liberarme de mis ataduras y encontrar una tasca en la que tomarme un bocata de lomo-queso (o en su defecto de bacon-pimientos), acompañado de su correspondiente botellín de Mahou. Pero señores, es meterme en una cueva y pierdo por completo el sentido de la orientación, y en Fraguel Rock otra cosa no, pero cuevas de duro pedernal hay como para alicatar 87.537 cuartos de baño.

 
Perderse en Aguilar de Campó no comporta ningún problema porque cada 15 metros  hay un paisano ataviado de rica pana dispuesto a indicarte, veloz cual gacela, el camino a seguir, e incluso si preguntar te da apuro, puedes orientarte con tan solo observar hacia donde apuntan los afilados pitorros de las boinas. Pero claro, despistarse un segundo en la cueva de los Fraguel, puede suponer lo que me supuso a mi, que acabé en la Mansión de los Goris, y por un momento incluso llegué a temer por mi propia integridad. Pero mirad lo que allí ocurrió:

 
– Kaskete.- ¡Ah de la vida! ¿Nadie me responde? Digo… ¡Ah del castillo!
– Gori Hijo.- ¡Máma, Máma! ¡He visto un Fraguel!
– Kaskete.- ¡Oiga usted señor mío! ¡Que yo no soy un Fraguel!
– Gori Hijo.- ¿Como que no? Los Fraguel son esquivos y altaneros, son astutos como osos hormigueros. ¡No me engañas! Eres un Fraguel.
– Kaskete.- ¡Pero desgraciao! Hay que ser mas observador… ¡Que la vida es pa despiertos!
– Gori Hijo.- Pues demuéstrame que no eres un Fraguel o jamás saldrás de aquí con vida.
– Kaskete.- ¿Amenazas a mi? ¡A que te doy una solfa de hostias! Tu no tienes ni la mas mínima idea de con quien te la estas jugando chaval… ¡Se te van a caer los huevos!
– Gori Hijo.- Cojones… ¿pues quién eres tu que te das tantos aires?
– Kakete.- Pues aquí donde me ves soy amigo de un cuñado, de la madre de la nuera, de un vecino de la prima de uno que hizo la mili en Ceuta con el sobrino de ese de la cara picá que presentaba un programa de cotilleos en Tele Cinco.
– Gori Hijo.- En ese caso retiro lo dicho. Pero por el amor de dios, que no se entere Jordi Gonzalez de esto… ¡a ver si me va a hacer un reportaje!
– Kaskete.- Venga va, por esta vez haré la vista gorda.
– Gori Hijo.- ¿Y dices que no eres un Fraguel?
– Kaskete.- Pues claro que no… ¿es que no te das cuenta de que no soy de trapo, ni me mueven con varillas? Y lo que es mas importante… ¿no ves que no llevo una mano metida en el culo como Rockefeller o Macario?
– Gori Hijo.- Eso tiene fácil solución, rey.
– Kaskete.- ¡Quieto ahí o tiro de navaja! Estos malditos Goris y su sexualidad ambigua… Pero dime ¿A que os dedicáis vosotros?
– Gori Hijo.- Pues tenemos una Gestoría, le llevamos to los papeles de nóminas y eso a los Curris, y teniendo en cuenta que trabajan sin cobrar un duro, es un negocio redondo… ¡mejor que un puticlú!
– Kaskete.- Ya te digo. Oyes te dejo, que me están llamando al móvil.
– Gori Hijo.- ¿Me das tu messenger y hablamos?
– Kaskete.- No, mejor se lo doy a tu puta madre, y ya si eso se lo pides a ella.

Y que luego haya quien diga que no sabe de que pie cojean los Goris… ¡lo que hay que oír!

 

(Continuará… )

 

Para disfrutar… ¡Plas, Plas!: Una Historia con Recao (II)

Capítulo 2 – Burocracia

 
Nunca he sido caballero de proferir quejas, elevar juramentos a los cielos o despacharme alegremente con críticas mordaces y certeras si el asunto no estaba realmente justificado; pero he de afirmar hoy aquí que considero escandalosamente obsceno lo fácil que me resultó encontrar la puerta de entrada a Fraguel Rock, en comparación con todas las vueltas que tuve que dar hasta conseguir cumplimentar todos los impresos, rellenar cada uno de los formularios y entregar la documentación precisa para conseguir los permisos y el visado que me permitieran adquirir la residencia temporal en tan variopinta comunidad.

Y es que si hay un defecto que resalta frente a las muchas virtudes de los Fraguel, es la burocratización del sistema. Un Fraguel es incapaz de hacer nada si antes no se le ha presentado el impreso pertinente, compulsado, adverado ante notario (que haya dado fe pública del mismo) y sellado por triplicado en la ventanilla adecuada.

¿Creéis que tramitar los papales del paro es insufrible? Pues ni se os ocurra trabajar como coreógrafos para los Fraguel, porque cada movimiento exige un impreso, cada paso se rige por una normativa municipal, cada molinete o voltereta debe ser consensuada por una Comisión Parlamentaria… ¡algo demencial! ¿No os parece sospechoso que haga tanto tiempo que no sabemos nada de Giorgio Aresu? Pues básicamente es porque después de su breve paso por Fraguel rock, no volvió a levantar cabeza hasta el punto de que aun precisa psicofármacos para superar un trauma que, todos estamos seguros, será de por vida.

Y he de reconocer con amargura y dolor que, acostumbrado a ser recibido en todas partes con alharacas, mi entrada en la cueva de Fraguel Rock no fue precisamente triunfal; la cuestión se limitó a un mero trámite administrativo con el aduanero, un funcionario municipal de malas hechuras conocido por el nombre de Gobo que con muy malos modos e innumerables reproches hacia mi persona, dejó de leer una novelilla de James Bond de esas de a duro para atenderme, y con el que de este modo dialogué en mi primera incursión en esa célebre roca de Dios:

– Kaskete.- Pues pensaba yo que era mas difícil de encontrar la entrada a Fraguel Rock, me ha costado mas rellenar todos los papeles de residencia que localizar el sitio; en ese sentido hay que reconocer que el Ayuntamiento os lo tiene perfectamente señalizado.
– Gobo.- Venga, venga, no me cuentes tu vida, y menos entorpecer la cola, que tengo mucho jaleo y ya casi es la hora del botellín de a media mañana.
– Kaskete.- Pero si soy el único aquí… ¡no se ve ni un alma en pena en to la zona!
– Gobo.- Vaya por Dios, hemos topao con un listo…. O sea que vas a saber tu mas del oficio que un alto funcionario cualificado de Fraguel Rock… ¿no?
– Kaskete.- Hombre, tampoco he querido decir eso, pero es que…
– Gobo.- ¡¡Ni esque, ni eska!!
– Kaskete.- Que malas pulgas gasta por aquí el funcionariado, en la tele los Fraguel parecíais mas afables y bonachones.
– Gobo.- Y que pasa… ¿Que tú te crees todo lo que sale por la tele?
– Kaskete.- Lo que sale en los magacines de Mari Tere Campos si, lo demás lo suelo coger con alfileres mas que nada por el qué dirán… pero tenía la sensación de que por estos parajes la gente no tenía tan mal genio…
– Gobo.- Pues no te creas todo lo que ves en las pelis de Pajares y Esteso, porque aquí con esa actitud te vas a llevar hostias hasta en el carné de identidad. Es un consejo de amigo.
– Kaskete.- Hombre, pues gracias por el consejo.
– Gobo.- De nada, el primero es gratis.
– Kaskete.- ¿Y el segundo?
– Gobo.- Cuando llegue el momento ya haremos números…

¡Y vaya si hicimos números! Porque días después me dio 3 consejos (los mismos que le dio al gallo que le cantó a San Pedro), de lo que quizá algún día si hago fortuna os rebele el contenido; y digo si hago fortuna, porque el desgraciao me cobró cada consejo a 2.000 pesetillas de las de antes… ¡que ya está bien!
Y es que aunque nunca lo hubierais sospechado, a los Fraguel les gusta mas un billete, que a un tonto una tiza… ¡Menudos!

 

(Continuará… )

 


Para disfrutar… ¡Plas, Plas!: Una Historia con Recao (I)

Capítulo 1 – Prólogo

Al igual que no descubro nada nuevo cuando digo que no solo de pan Bimbo vive el hombre, es evidente que no solo de impecables Relatos de alcance o de finas e incisivas Entrevistas de relumbrón vive el escritor decente y español. Con esto, que de obvio que resulta puede parecer ofensivo, quiero decir que tengo innumerables sagas en preparación con visos de próxima y cercana publicación, y que estoy mas que seguro que harán las delicias de todos vosotros, mis queridísimos lectores.

Lo que leeréis hoy, es el comienzo del espeluznante relato que transcurre durante el periodo vital de mi valioso tiempo al que dedique mi actividad intelectual al estudio de la vida de Los Fraguel; una época dorada durante la que conviví con ellos en su escarpada cueva tallada en la gélida roca, y en la que descubrí cosas que, por presiones políticas, hasta hoy nadie se ha atrevido a desvelar.

Durante mucho tiempo mantuve una compleja lucha interna conmigo mismo (y sobre todo con mi mecanismo) al no acabar de decidirme entre si contar los secretos de estos pequeños seres, o relatar a modo de sainete las almibaradas vivencias que compartí cuando mantuve un tórrido affaire con Hanna Montoya, esa bella intérprete de canción ligera, de prominentes pómulos, bermejos mofletes, aflautada voz y descomunales y turgentes pechos que ha hecho de la rumba-folk un género a tener en cuenta, aunque solo sea para salir corriendo como alma que llevan los transportistas de almas, al oír el rasgar de una guitarra mal templada en el segundo acorde de tal abominación musical.

Finalmente me he decidido por tocar primero el palo de Los Fraguel (y por favor os lo pido, no veáis dobles sentidos en esta expresión), porque el recao de esta aventura, como bien anticipa el título, es mas que jugoso. Por eso de momento dejaré de lado mis hazañas sexuales para retomarlas con mayor ímpetu en futuras incursiones literarias que formaran otra saga de no menos alcance.

Evidentemente las presiones que ha ejercido el lobby comandado por Jim Henson han sido desmesuradas, llegando incluso a poner precio a mi cabeza (un precio muy asequible a todos los bolsillos); concretamente se ha estipulado una equivalencia dineraria entre mi cabeza y una ristra de ajos, lo que me enorgullece, porque como todos bien sabéis, una ristra tiene muchas cabezas, de lo que se deduce que mi precio debe rondar un peso en oro similar a un trillón de yenes esterlinos… ¡si no más!.

Pero para mi lo primero es la verdad, y ni con esas han conseguido acallar mis palabras, porque como defensa personal he contratado a las muchachas del ballet de José Luis Moreno que han jurado dar su vida y lo que no es su vida por mi, y que al grito de… ¡Calad bayonetas!, defenderán mi vida y mi virtud (con su propia honra si fuera menester), de cualquier ataque orientado a intentar perderme el respeto, por el único motivo de querer tirar de la manta y que la fiscalía tome carta en este feo asunto de monigotes, si fuera menester..

Aquí comienza mi vida con Los Fraguel, unos seres enratonaos a los que todos amáis pero que es mas que probable que acabéis despreciando, porque como bien sabéis del amor al odio hay un corto trecho que es el resultante de multiplicar la base por la altura y dividirlo entre dos.

(Continuará… )

Orígenes de este Blog: El Esquilme II.

Dicen las sagradas escrituras, para ser mas concretos Mateo 13:14, y cito textualmente: “Cuando a un tonto le da por una linde, puede que la linde se acabe y que el tonto no siga, pero amigos, Jesusito de mi vida que es todo poderío, fuerza, garra, saber estar y, por supuesto, sangre fría, justo antes de dar las tres voces dijo que cagarse en Dios y llevarse dos, no conduce mas que a ser esquivo a las bienaventuranzas y a que, si te descuidas, lo mismo a los ángeles se les inflen los cojones (si es que tienen), y se líen a pedrás con el que, ciego en su ignorancia, actúa de tal manera”.

Se han escrito no solo riachuelines diminutos con charcales de comparsa a la orilla de la vereda de los mismos, sino me atrevería a decir que ingentes ríos de tinta de padre y muy señor mío a propósito de este pasaje bíblico, ya que debido a las sucesivas traducciones del original, nadie tiene del todo claro cual fue la intención o finalidad que el Rabí de Galilea quiso imprimir en esta enseñanza; y no solo el propio Papa de Roma (que lo que no sabe se lo inventa) tiene dudas al respecto, sino un periquito parlanchín que tengo yo  que habla igual que un teólogo de barraca de feria, tampoco se aclara mucho… ¡que eso si que es grave!, porque si ellos se hacen la picha un lío cada vez que entran en debate acerca de este tema, que nos puede pasar a los demás.

Supongo que a estas alturas nadie discutirá el hecho de que mis aquerubinadas facciones y mi proceder arcangelistico, contribuyen inequívocamente a que yo interprete los evangelios de manera mas fina y elegante que cualquier experto en la materia; por eso en este pasaje quiero ver una mención directa a mi persona y a todo este asunto del esquilme de mi obra literaria en Fotolog.

Por eso cuando San Mateo dice que puede que la linde se acabe y que el tonto no siga, hace una clarísima referencia a que los Admins del Flog andan por la senda de la perdición, se encuentran descarriados y aturdidos y su poca capacidad intelectual no les permite ver mas allá de sus mugrosos y decimonónicos anteojos.

Y cuando comenta muy de pasada que el Niño Jesús no ve con buenos ojos que la gente vaya por ahí cagándose en Dios y llevándose dos alegremente, lo menciona porque sabe que yo tengo mucho genio y a veces (aunque me pese decirlo) doy una voz mas alta que otra sin necesidad.

¿A dónde quiero llegar con esta deliciosa diatriba disertatoria? Pues muy sencillo… ¡A que verdes las han segao! Y a que… ¡arrieritos somos! Los muchachos de Fotolog tarde o temprano se las verán conmigo, mientras tanto, anuncio que en este blog, que a partir de ahora será mi hogar, intercalaré textos actuales muy al gusto de la chavalería patria, con relatos anteriores de mi malogrado Fotolog.

Y aprovecho la ocasión que se me brinda en las ondas para adelantar que a partir de la semana que viene, la verdadera historia de los Fraguel, verá la luz en este espacio de concordia, de respeto, de talante… ¡y de ensalzamiento de las garantías constitucionales! (o como se diga).

Un beso, amiguitos.

Orígenes de este Blog: El Esquilme.

Queridos amigos, queridas amigas y queridas familias; damiselas de todos los colores, olores y sabores, remendadores de virgos, banderilleros en excedencia, deshollinadores a media jornada, pelotitas de goma, buhoneros de buen corazón (pese a sufrir el nada reconfortante escozor de las almorranas mas a voz en grito que en silencio), sugus de piña, pastelillos de la Pantera Rosa y mozas jamonas de firmes turgencias y jugosas concavidades… ¡hermanos todos en Dios!

Como soy tan diminuto (tanto en el espacio como en el tiempo), siempre me ha dado pánico dar el gran salto del acaramelado mundo del Fotolog (en el que con tanto tronío y buen hacer reiné durante años) a los áridos pero sandungueros, y nunca del todo bien ponderados, terrenos del Blog.

Pero los Admins del Flog (¡unos déspotas tiranizadores!) me la han jugado… ¡han hecho que llore lágrimas de sangre!, y he prometido (clavando rodilla en tierra y poniendo grito en el cielo) que si alguna vez me reencarno en majestuoso aguilucho de chepa plateada, iré a cagarme tanto en sus vivos como en sus muertos, por haber esquilmado mi Fotolog… ¡que es mi templo!, borrando años enteros de textos y fotografías, para desesperación de la ingente legión de mujeres tetudas que disfrutaba con mis andanzas y que ahora se sienten viudas, se ven solas y se piensan desamparadas, sin poder releer una y otra vez mis estupendosos relatos.

Es por esto, entre otras muchas razones, por lo que me he visto en la obligación de echarme al ruedo del bloguerío (estilográfica en ristre), para banderillear a todo el que me increpe, a quien tenga la osadía de mirarme con desdén al paquetón y/o/u al que me entere yo que no ensalza, de forma desmesurada y radical, la noble estampa y el regio porte del Langostín de Sanlucar que, como todos bien sabéis, no ha mucho que nació en el portal de Belén.

Como declaración de intenciones empezaré esta sentida andadura haciendo un breve pero emotivo catálogo a modo de lista de los que, a día de hoy, considero mis principales archienemigos, y que son los siguientes:

1.- Los innombrables Administradores de Fotolog.- Por esquilmar mi inmaculada obra literaria, que era el único patrimonio que podía legar a la innumerable prole de la que soy patriarca a la par que sensei.

2.- Luis María Ansón.- Por arrebatarme el sillón de la “eñe minúscula” (¡la letra del conspirador!) de la RAE, con malas artes y peores modos.

3.- El Logotipo de Matutano.- Por motivos que aun no puedo desvelar al no estar del todo contrastados, pero que me llevan a sospechar… ¡que no es trigo limpio!

4.- Los Osos Amorosos.- Por ser unos recalcitrantes hijos de viuda como demuestra un reciente estudio de la Universidad de Massachussets.

¡Ahí queda eso, señores!