Archivo mensual: mayo 2013

Varón Dandy

Algo que me repiten mucho últimamente en distintos entornos y proveniente de Bellas Mujeres 1diferentes personalidades tanto del mundo de la Gigantomaquia, como del ámbito mas próximo a la Copla Romaní, es que no se como me las ingenio para estar siempre rodeado de bellas mujeres que beben los vientos, y lo que no son los vientos por mi cuerpecito gentil.

Unos dicen que es porque mi esmerada educación centroeuropea de la mano de mi refinada y exquisita intelectualidad hace que encandile a las damas, y eso unido al concepto de que mi gallardo porte de galán de telenovela y mi musculatura digna de un titánico adonis, consiguen provocar en las mujeres un mas que marcado Efecto Doppler (vamos, que las atolondro y obnubilo como el matamoscas a los tábanos de aleta bífida), puede que sea la constatación empírica de mi apoteósico a la par que jubiloso éxito entre las féminas.

Pero claro, en la vida no todo son parabienes, congratulaciones, sombrerazos y buenas críticas, hay otro grupo nada selecto ni distinguido de jóvenes, que dicen que si tiro demasiado de Rohipnol … que si sin mi ingente patrimonio no sería nadie… y que si adoleciera de ese colosal poderío económico que va tanto con mi personalidad, las mujeres no solo no me colmarían de agasajos, sino que mas bien me escupirían a la cara… que si donde se mete El Chico del 17 (así es como me bautizaron mis entrañables sherpas tras coronar por trigésimo octava vez el Kanchenjunga por su cara septentrional), y que de donde saca pa tanto como destaca… ¡paparruchas! ¡calumnias injuriosas! ¡patrañas y desatinos todo!

Porque frente a los que practican la intransigencia y la intolerancia, esta la LeyBellas Mujeres 2 de las Rotondas que es salvaguarda y garante de los pilares que conforman el Estado del Bienestar, y es la herramienta por la que se desarrolla la libre autonomía de la voluntad, y por medio de la cual se puede dar una somanta de hostias hasta el punto de moler a palos a todo el que levante falsos testimonios, infundíos, latifundios y minifundios sobre mi persona, como por ejemplo decir que yo no soy limpio, cuando es vox populi que no puedo oler a cuco a la vista de que el 75% de mi salario lo gasto en comprar colonia Varón Dandy, de esa de 40 duros el cuarto litro.

¿Que las mujeres me admiran con fervor? No lo puedo negar… ¿Qué suspiran apasionadamente por mis quereres? Es mas que evidente… ¿Qué en la redacción de Cosmopolitan provoco infartos cada dos por tres cuando me acerco a saludar a la Redactora Jefe y la doy un inocente pellizquín en el carrillo izquierdo del culo, que es el que mas gusta a las mujeres que se le amague? Por supuesto que si.

Pero si las mujeres, que saben lo que vale un peine, opinan que soy un buen partido… ¿por qué voy luchar contra tan acertado axioma? Es mas, prometo honrarlas y respetarlas hasta que la disfunción eréctil nos separe, y si algún día (Dios no lo quiera) tengo que tirar de viagra para no decepcionar, juro por la gloria de mi madre, que aun esta viva, que lo haré; y si tengo que decir que Bellas Mujeres 3Henry Kissinger es un intelectual de trapío y de altura para llevarme a una moza garrida al huerto, prometo que así será; y si en algún momento de mi dilatada carrera me llaman por teléfono las animadoras de los New York Nicks, pidiendo que por favor vaya a hacerlas un alivio, a Dios pongo por testigo… ¡que dejaré mi vida en el empeño si es necesario!

Para que luego vaya la gente por ahí diciendo que no soy un caballero…

Erección General de Tráfico

Con lo pragmático y razonable que soy yo, que se me cuenta cualquier cosita Aeropuerto(como por ejemplo que voy a tener que esperar en el aeropuerto de Bucarest para coger mi avión de regreso a Madrid mas de 5 horas de lo que corresponde) y, después de cagarme en Dios, en la Virgen, en los Santos, en la Biblia y en las encíclicas, me hago cargo de las problemáticas ajenas y, tras amenazar de muerte a los responsables de la compañía aérea, asumo civilizadamente el asunto. Por eso jamás entenderé esa obsesión que se tiene tanto en España como en Portugal, por prohibir todas las cosas habidas y, por qué no decirlo… ¡también por haber!

Esto lo traigo a colación por una noticia de la que tuve conocimiento recientemente, y que decía así: “Multan a un hombre con 150 euros por masturbarse mientras conducía por una calle de Valencia.

¿Multar a un ciudadano modélico y ejemplar por una conducta tan saludable y castiza como la de pelársela mientras se desplaza tanto en el espacio como en el tiempo? ¡Pero en que país vivimos! Atropellos como el que sufrió este buen hombre ocurren muy a menudo a nuestro alrededor y, ante ellos, solo podemos actuar con resignación y asumir alegremente que es lo que hay.

Lo que me extraña es que luego muchos de vosotros os preguntéis por qué a Conducirestas alturas aun no me he sacado el carnet de conducir… ¿Acaso no es evidente? ¡Para no estar sometido a la tiranía del yugo esclavista y el despotismo del rodillo de la maquinaria estatal y mantenerme incólume en el último reducto de libertad! Digamos que es un acto mas que de fe… ¡de total independencia libertaria!

Porque decirme a mi, si uno ya no puede ni beber, ni cascársela mientras conduce… ¿Como pretende la Dirección General de Tráfico que pasemos las soporíferas horas de los embotellamientos atascosos? ¿Leyendo novelas de Corín Tellado? ¿Y que será lo próximo? ¿Que prohíban montar un laboratorio casero de metanfetamina en el maletero o un puticlú en el remolque de la caravana del camping? ¡Intolerable!

No señores, la represión normativa NO es el camino. El ciudadano debe mantener intactos sus Derechos Fundamentales porque, como dice nuestra Carta Magna, la Constitución Española de 1978, y cito textualmente: “Artículo 45.C.- Todo cuerpo sumergido en un vehículo, tiene el derecho constitucionalmente inalienable de zurrarse la sardinilla si media apetencia, siempre y cuando esa actitud vaya encaminada al alivio, alivio como puede ser por ejemplo y siempre en condiciones Cocheanálogas, que uno se frote el ojete con piedra pómez para reducir el escozor de las almorranas.

Por eso… ¡camaradas del mundo!, yo propongo que hagamos de la capa larga y el sobrero gacho nuestro uniforme y luchemos entre todos para que no se conculque el Derecho Inalienable de darse unos zurriagazos en la tita cuando y donde uno considere mas adecuado.

Y a los que se les llena la boca asegurando que ellos jamás pagarían dinero por sexo, desde ahora les digo que no se les ocurra hacerse una pelada mientras conducen, a ver si les va a pegar la clavada padre la Guardia Civil de tráfico y tienen que callarse la boquita… ¡Por pamplinas!

Y Dios en la de todos… (Tercera Parte)

– Dios.- Pero no te líes… ¡que te lías!; para empeza no se dice catetos, esa palabra dejó de utilizarse a principios de los 60 y ya por aquel entonces solo se usaba de forma meramente residual en las películas de Alfredo Landa. La Matematicas Aplicadaspalabra correcta es paletos.
– Kaskete.- Entiendo… la suma de los cuadrados de los paletos…
– Dios.- Entonces echa cuentas: con los dedos de las manos, con los dedos de los pies, con la polla y los cojones… ¿Cuánto suman?
– Kaskete.- ¡¡23!!
– Dios.- Ahora súmale los dos paletos.
– Kaskete.- Eso hace 25.
– Dios.- ¡Pues por el culo te la hinco!
– Kaskete.- O sea… ¿Que se suman los paletos, pero se dejan de lado los colmillos y los molares?
– Dios.- Si, por una cuestión de economía lingüística a la par que algebraica.
– Kaskete.- No se… estas cuentas no me acaban de convencer. Preferiría escuchar una segunda opinión de alguien mas cualificado…
– Dios.- ¿Mas cualificado que El Sumo Hacedor del Universo? Si quieres pregúntale a Punset, pero vamos, que te va a decir lo mismo que yo.
– Kaskete.- Nos ha jodido mayo… ¡por la cuenta que le trae!, la última vez que te llevó la contraria le mandaste una plaga bíblica en forma de langosta cojonera que arrasó su huertecito de Aguilar de Campó.
– Dios.- Coño, es que iba por ahí diciendo que yo la tenía diminuta, que por otra parte es tirarse piedras a su propio tejado, porque si os hice a mi imagen y semejanza, el hecho de que yo la tenga pequeña no dice mucho en favor de Punset…
– Kaskete.- A mi no me metáis en vuestras mierdas, que mi reino no es de este mundo, y mi pitorro se rige por otro tipo de parámetros volumétricos que nada tienen que ver con las dimensiones longitudinales ni con las Dios 3magnitudes ponderacionales del ser humano medio.
– Dios.- ¿No te da vergüenza usar ese lenguaje perifrástico delante de Dios? ¡Deja de tirarte el folio! ¿De verdad te funcionan esas burdas triquiñuelas con las chavalas?
– Kaskete.- Te asombraría ver lo mucho que encandila a una moza un discurso oratorio bien dirigido, plagado de melodicidad literaria. Las fascina y encandila a partes iguales.
– Dios.- Vamos, que es como darle las largas a una liebre en una autopista en mitad de una noche cerrada cuando una espesa neblina lo envuelve todo.
– Kaskete.- Así suelen definirlo en la COPE, si. Pero yo no comulgo con sus postulados.
– Dios.- Es verdad… ¡tu comulgas con los de mis cojones!
– Kaskete.- ¿A qué ha venido esa salida de tono?
– Dios.- Perdona, es que estoy ovulando y las hormonas me tienen martirizao, ya no se ni lo que digo… ¡pero no dejes de ajuntarme por eso! ¡Por favor te lo pido!
– Kaskete.- Está bien, te perdono si me dices como va a quedar España en el próximo mundial de fútbol… ¿lo va a ganar?
– Dios.- ¿Y por qué tienes tanto interés en que te lo diga?
– Kaskete.- Es que quiero apostar dinero para forrarme, ya sabes que la ilusión de mi vida siempre fue la de no dar un palo al agua, y como tu eres omnímodo…
– Dios.- Ya me gustaría poder ayudarte, pero visto lo visto, lo que va a hacer España en el mundial de Brasil… ¡no lo sabe ni Dios!
– Kaskete.- Eso me estaba temiendo. Pues nada, apostaré a lo tonto… ¡y que sea lo que tú quieras!

Llegados a este punto, como vi que no había cuartos que rascar y que no iba Mundial de Brasila sacar nada en claro que ayudara a engrosar mis ya de por si acaudaladas arcas, me despedí de Dios dándole una ligera pero concupiscente palmadita en el trasero (siempre hay que ser extremadamente cariñoso con la gente que esta ovulando), le pedí 47 euros para un táSiS y un café con churros, le mangué todo el cestillo de caramelos a San Pedro (el camino era largo y duro), y volví mas al trote que al galope, a mi Calahorra natal a continuar con mis quehaceres, pensar en mis quereres… ¡y a poner una pica en Flandes!

Y Dios en la de todos… (Segunda Parte)


– Kaskete.-
 Pues aun a riesgo de caer en el topicazo y la clásica pregunta predecible que todos los niños solemos hacer debido a que escapa a nuestro Dios 2entendimiento por qué ocurren cosas tan maléficamente malvadosas, querido Dios, me gustaría preguntarte… ¿Por qué hay tanto sufrimiento en el mundo?
– Dios.- ¡Porque los humanos os la cascais to las noches antes de acostaros, en lugar de rezarle a San Pito Pato una novena!
– Kaskete.- Coño, dicho así cualquiera podría pensar que somos unos sátiros redomados, y no creo yo que el hecho de que alguna vez la gente se alivie con nocturnidad y alevosía, tenga una relación directa con el hambre, las guerras, la desesperación y el infortunio del ser humano…
– Dios.- Pues la tiene, pero no porque os toquéis por las noches, sino porque no lo hacéis también por las mañanas y por las tardes. A ver, en tu último viaje a Moldavia… ¿A ti que te dijo la vieja aquella?
– Kaskete.- Que la miseria na mas que trae miseria…
– Dios.- ¿Y qué mas?
– Kaskete.- Que si continuábamos por el camino de la cicatería, la ruindad y el mezquinaje, acabaríamos siendo mugre
– Dios.- ¿Entiendes entonces lo que quiero decir?
– Kaskete.- Pues en principio de tus palabras colijo que el camino de la salvación pasa por zurrarse la sardinilla como los monos de sol a sol.
– Dios.- Cuidao… zurrársela o que te la zurren, ahí ya no entro, pero no me entiendas mal, si, está bien que se practique esa sana costumbre fuente de Alivio Manualsalubridad y lozanía que es la pelada española, pero no solo de sol a sol… ¡los días nublaos también!
– Kaskete.- Entiendo… pero chico, después de esta respuesta no se si seguir preguntando.
– Dios.- ¿No decías que se me iban a caer los webos con las preguntitas?
– Kaskete.- Si, pero yo luego esto lo publico en mi blog y tengo una reputación de caballero andante que rinde pleitesía a las damas que mantener, y sinceramente, la faceta lúbrica desluce un poco la perspectiva caballera.
– Dios.- Todo lo contrario, si hay una cualidad que define y adereza el pundonor, el decoro y la hidalguía, es la virtud de la sinceridad. Cualquier fulana de medio pelo te lo puede decir, cuanto mas una dama de esmerados modales, eso lo sabe… ¡hasta mi puta madre en bicicleta!
– Kaskete.- En ese caso continuaré con mi cuestionario, porque a decir verdad, hay una pregunta que lleva quitándome el sueño desde hace mucho tiempo.
– Dios.- Ya se lo que me vas a preguntar, porque soy Dios y como tal, lo se absolutamente todo, pero aun así no te cortes, pregunta…
– Kaskete.- Allá voy… ¿Es verdad que con los dedos de las manos, con los dedos de los pies, con la polla y los cojones, todo suma 23?
– Dios.- Eso es totalmente incierto… ¡y ahora mismo te voy a partir la cara!
– Kaskete.- Pero hombre… ¡No mates al mensajero! Pensaba que podía hacerte preguntas de cualquier naturaleza sin temor a que apareciera el Dios vengativo, pendenciero y revanchista del Antiguo Testamento…
– Dios.- Es que no me esperaba esa pregunta, y siendo omnívoro como soy,Quitar el sueño pues esto si que es noticia; vale, quizá me haya excedido un poco, pero es que los dioses somos asín de bragaos… ¡tenemos mucha bravura!
– Kaskete.- ¿Entonces cual es la respuesta a la pregunta? ¿La suma de los cuadrados de los catetos de las manos, los pies, el nabo y los webos, no es igual a la base por la altura del líquido desalojado partido por dos?

(Continuará… )

Y Dios en la de todos… (Primera Parte)

Últimamente me llevo bien con Dios, vamos, todo lo bien que se puede llevar alguien con un ente omnisciente y omnipotente que ha hecho del libre albedrío excusa para todas sus chapuzas y desmanes; Dios 1pero yo no me meto en sus chanchullos de trafico de heroína en rama y de trata de negras (las blancas dice que no le enrollan) y el, a cambio, me deja que me cague en la Biblia, en los Santos, en las Encíclicas, en el Papa de Roma, en el Copón Bendito, en la puta Virgen, en la Vera Cruz y en Judas Ispañote. Este, ni que decir tiene, que es un acuerdo expreso y firmado por escrito, porque las palabras son como María Sarmiento, que la hija de puta se fue a cagar… ¡y se la llevo el viento!

En el mismo acuerdo esta estipulado que, por mi parte, he de hacer un sacrificio anual en forma de Hecatombe (consistente en sacrificar 100 monos de culo desollao al Dios del Antiguo Testamento), y así borrar con sangre los pecados que cometo, no solo durante la festividad de Las Saturnales, sino fundamentalmente a lo largo de los 877 fines de semana del año en los que los desmanes y las desvergüenzas que llevo a cabo son, en mi caso, de una intensidad y un hedonismo que sobrepasando la efervescencia, se instalan en la mas supina de las exacerbaciones.

En este acuerdo bilateral, sellado con un sincero apretón de nabos, firmado por ambos y depositado ante notario junto con un sorteo que hemos organizado de una tostadora de trigésimo cuarta mano, prácticamente a medio estrenar, que regalamos juntando las tapas de los yogures de frutas del bosque del Ahorramás, también queda recogido que yo, cuando me plazca, puedo subir al cielo en un TaSiS Firma Contratocuyo importe abona Dios a cobro revenido, sentarme en un taburete de plástico y preguntarle a él o en su defecto al Arcángel San Gabriel, las dudas existenciales que albergo en mi lujurioso cuerpecín, y que por las noches me asaltan haciendo que me despierte empapado en gélidos sudores y cantando a gritos: “Estandoooooooooooo un diaaaaaaaaaaa en mi chaboooooolaaaaaaaaaaa, la pestañi vinooooooooa pooooooor miiiiiii, por que tu eeeeeeeeereeeeeeeeees para miiiiiiiiiis niñoooooooooos, que los teniiiiiiias siiiiiiin comeeeeeeeeeeer”.

Por eso la semana pasada me acerqué al cielo, y es que reconozco que en ocasiones, incluso yo, ignoro algunas cosas, como por ejemplo que pinta el Presidente de Greenpeace en todo este asunto del Cambio Climático y por qué ha hecho bandera y estandarte de los buenos modos y las sanas costumbres ecologisticosas, si me consta que luego en su casa echa to la mierda al mismo cubo sin reciclar ni nada, el hijo de la gran puta.
Así que me plantifiqué con dos cojones, y mantuve con Dios Padre la siguiente conversación:

– Kaskete.- Ave María purísima…
– Dios.- ¡Anda y vete a tomar por culo! Siempre con la misma broma… que no soy una monjita de esas que venden yemas de santa teresita… ¡desgraciao!
– Kaskete.- Chico, para ser eterno e infinito en todo, que escaso andas de humor… ¡asín de clarito te lo digo!
– Dios.- Es que a mi el que me gusta es el humooooooooooooL GreenpeaceamaLillooooooooooo.
– Kaskete.- Será porque eres clavao al Chinotauro.
– Dios.- No, al chinotauro no, pero a tu puta madre si que me doy un aire.
– Kaskete.- ¡A las madres ni nombrarlas porque te mato!
– Dios.- ¿Que tu me vas a matar a mi? No te cameles…
– Kaskete.- Oyes… ¿Puedo coger un caramelín de esos que tiene San Pedro en su escritorio de la entradita?
– Dios.- Coge lo que te salga de los cojones, pero no te lo recomiendo, porque son de cuando expropiaron Rumasa, y si ya por aquel entonces estaban medio reveníos, imagínate como no estarán a estas alturas que ya hay sentencia firme y todo de aquel asunto; y, te lo creas o no, en el cielo también se pasan de fecha las cosas.
– Kaskete.- Entonces que se los coma su vieja. Venga… ¡que a lo que vengo, vengo!, voy a hacerte una serie de preguntas… ¡que se te van a caer los webos!,
– Dios.- ¡¡Lanza la bola, chico!!

(Continuará… )

 

Falling Skies

Cerrad los ojos, Antonias. Imaginad que un día estáis tranquilamente tocándoos el higo a dos manos en casita, que os asomáis a la terraza para fumaros un “tres papeles” a la luz de la tiñosa bombilla de vuestra balconada, que alzáis la vista al cielo y que, para vuestro desconcierto (pues aun ni os habéis encendido el canelo), veis una nave nodriza gigantesca que se mantiene flotando en el aire de modo amenazante.

The Falling Skies GalleryImaginad también que esa nave extraterrestre, de buenas a primeras, empieza a lanzar pulsos electromágneticos que destrozan todos los aparatos electrónicos, rayos láser que fulminan a todo bicho viviente y que, lo más indignante, no tienen la vergüenza, ni la poquita educación de dar una explicación de por qué están desolando la tierra.

Imaginad que esos malditos aliens se ventilan (en menos que se persigna un cura loco) a todos los militares terrícolas que luchan para defender la paz mundial y que, los ciudadanos de a pie, tienen que organizar la resistencia con las pocas cosas que van encontrando por ahí tiradas para evitar el exterminio de la raza humana.

Ahora imaginad que esa niña es blanca… coño no, perdón, que me he liao, esto último es del alegato final que hace Matthew MConaughey en “Tiempo de Matar“. Pero vamos, que más o menos habéis entendido a donde quería llegar.

Ese, a grandes rasgos, es el argumento de “Falling Skies”, una serie de estilo apocalíptico, quizá no muy original en la idea pero sí muy entretenida y bien realizada, que engancha al espectador desde el primer momento y que no decepciona, tanto por la calidad del reparto de actores, como por los estupendos efectos especiales o las adictivas tramas argumentales de cada capítulo.

Pero cuando hablamos del trasfondo de esta serie, hemos de ir mas allá, porque Falling Skies 2digo yo… ¿Con qué autoridad vienen unos extraterrestres sin oficio ni beneficio a tirar por tierra el buen nombre de aliens de buena familia que llevan conviviendo entre nosotros desde hace décadas? Decidme, Antonias… ¿Hay derecho a eso? ¿Acaso pensáis que cuando ET se disfrazó de gitana e hizo el ridículo más espantoso de toda la década de los 80 lo hizo por gusto? ¡No señores! Lo hizo para congratularse con los terrícolas y dar una amigable imagen de tonto del pueblo… ¿y vamos a permitir que vengan ahora unos marcianos violentos y degenerados a levantarle los pies del suelo?

¿Y qué me decís de Alf? ¿Alguna vez (gatos a parte) hizo daño a alguien? ¿Montó algún follón, pipa en ristre, a las puertas de un puticlub? ¿Organizó algún tipo de batallón extraterrestre para hacerse con el dominio mundial y subyugar a los humanos? ¡No señores! Porque era un chaval que a cualquier mandao que le enviaras lo hacía sin rechistar, con una sonrisa en el corazón y una opereta en los labios.

Por eso, mis queridas Antonias, tenéis que ver “Falling Skies”, para apreciar la maldad de estos nuevos seres de mas allá de la estratosfera que vienen a manchar el buen nombre y la inmaculada reputación de los extraterrestres de toda la vida, y estar preparadas por si algún día, Dios no lo quiera, os topáis con alguno cara a cara y tenéis que plantaros en la Comandancia de la Guardia Civil a plantarles una denuncia por sinvergüenzas. No podéis perderos esta serie por eso, y oye, porque está muy divertida, y siempre será mejor estar viendo “Falling Skies” que no en la calle robando bolsos de viejas a la puerta Falling Skies 3de Bankia… ¿no?.

Por otra parte, sé que muchas de vosotras diréis: “Anda, que vaya cojones tiene Casquete, menuda serie ha ido a elegir ahora que estamos en Semana Santa y los romanos acaban de dar una paliza de miedo a Dios nuestro señor“. Pues precisamente, porque como todo el mundo sabe, Jesucristo vino del espacio exterior a traer su mensaje de paz y amor a nuestro mundo… ¿o es que no aprendisteis nada en la escuela parroquial? Pues eso.

http://www.antoniamag.com/series/falling-skies

Barbie de Extrarradio

¡Por to peca uno! Si eres bueno la gente dice: “¿Ese? De bueno que es, es mas Coche Barbietonto que la Moñoño… ¡que vendió el coche para comprarse a su puta madre!”; si eres malo, siempre habrá quien diga: “¿Ese? Es mas malo que el balagre, con decirte que se fue a cagar al campo y se cagó en sus muertos… ¡te lo estoy diciendo todo!”.
Nunca llueve a gusto de todos, y al fin y al cabo cuando estas cosas no provocan un perjuicio palpable en el individuo, son tolerables, pero cuando los daños son palmarios, las consecuencias pueden ser impredecibles.

Por eso me gustaría haceros partícipes del siguiente titular de prensa para que seáis conscientes de que el cronismo de lo cotidiano, según se enfoque, puede hacer mucho mal a los protagonistas de la primicia. La noticia es la siguiente: “Detenido un hombre por conducir borracho en un coche eléctrico de Barbie”.

Determinadas realidades son difícilmente constatables; por ejemplo… ¿Qué entendemos por “ir borracho”? Porque uno se toma una copita, coge su motocarro de reparto para hacer unos mandaos, le para la Guardia Civil de Montes y le hace la prueba del polígrafo, le sale que, a la pregunta de “¿Es verdad que los cojones de Mahoma son de goma?”, no está diciendo la verdad… ¡y te has buscado la ruina para toda la vida!, por no decir que la fama de sopleras es como la de maricón, que por una tontería la coges, y ya te persigue toda la vida lo seas o no… ¡igual que las ladillas!

El protagonista de la noticia de hoy es un héroe anónimo… ¡Un bendito! UnHeroina anonima hombre que, pensando única y exclusivamente en el bien común de los seres humanos o humanoides, prefiere ir haciendo el ridículo mas espantoso conduciendo un coche estrafalariamente grotesco con tal de no contaminar el medioambiente por medio de hidrocarburos, antes que perjudicar a todos sus congéneres… ¿Acaso este hombre no merece misericordia? ¿Es que no se ha ganado a pulso, no solo las simpatías de sus iguales, sino el indulto de las autoridades pertinentes?

No seamos cínicos, pensar que un hombre de pelo en nabo vaya a conducir un vehículo de tan irrisorias hechuras (aun a riesgo de ser tachado de adefesio) y pretender que no lo haga en estado de embriaguez lisérgica… ¡es una quimera!

¿Y qué pasa con Barbie? ¿Alguien se ha preocupado por ella? ¿Como encarará a partir de ahora el hecho de que a su amado lo hayan metido entre rejas por ir a llevar su coche al chapista?
Y otra cosa que me ronda por la cabeza… ¿Como se las va a apañar este chaval en los bis a bis del talego con una novia que carece de agujeros en los que introducir las cosas de insertar?

Amigos, frente a los que practican la intransigencia y la intolerancia promulgando leyes implacables y disparatadas como prohibir a un mozo garrido que conduzca con una chispita de Anís del Mono en el garganchón, está el Convenio Colectivo y la Ley de las Retondas. Y si entre todos no conseguimos Jaca tordaque estas normativas se suavicen y moderen, acabaremos desplazándonos de un sitio a otro en mula.
A mi al fin y al cabo me da lo mismo, porque en mi casa nunca falta un pesebre en el que alimentar a mi jaca torda, pero si se extiende esta conducta y vamos todos en burra, lo mismo alguno se lleva una coz… ¡y al que le de le ha dao!