Archivo mensual: marzo 2012

El Tornillo del Culo

Nos os descubro nada nuevo cuando afirmo que, desde el punto de vista psicológico, no hay nada que provoque mas pánico que la amenaza de algo que intuimos que acecha, pero que no podemos ver. A mi en concreto me horroriza bastante mas pillarme un cojón con la tapa de mi clavicordio, que debido al golpazo se desafine y que por culpa de ello, la gente me mire con desdén y desprecio (a partes iguales) al interpretar el “Concierto para Clavecín y Cuerdas en La Mayor” de Johan Sebastian Bach. Solo de pensarlo… ¡se me pone la punta del nabo como piel de gallina!

En mas de una ocasión he hablado de la nunca del todo bien ponderada Autostopista Fantasma de la Curva de El Escorial, y aunque para mi no lo sea, se que para alguno de vosotros ese es un tema de mucho canguelo que roza la espeluznancia, pero os aseguro que hay cosas que provocan mas terror que eso y no me estoy refiriendo a un desnudo integral de Charo Reina, que también.

Sin ir mas lejos (porque pudiendo hacer las cosas cerquita, hay que ser gilipollas para irse a tomar por culo a hacerlas) estaba el otro día oyendo la radio cuando al escuchar algo, un pánico insuperable se apoderó de mi; seguro que alguno dirá: “Kaskete, pero es que tu eres un acojonao”, pues bien… ¡me cago en todos los vivos del que vaya diciendo por ahí eso de mi! ¡un respetito!, porque lo que oí en la radio fueron las declaraciones de una persona que aseguraba que a él su madre de pequeño le decía, y cito textualmente, que: “El ombligo es el tornillo del culo y si lo tocas se puede caer”.

O sea, que por si no teníamos suficiente con El CocoEl Hombre del Saco, los muchachos de Nobleza Baturra y los chistes de Jaimito Borromeo… ¡ahora nos salen con estas!  Y es que si estas afirmaciones hubieran venido de algún subdelegao de gobierno habrían pasado sin pena ni gloria, nadie les hubiera dado importancia, pero amigos, esto lo ha dicho una madre, y una madre jamás miente porque madre no hay mas que una… ¡y al Subdelegao del Secretario de Estado de Hacienda lo encontré en la calle!

El problema no es la afirmación en si, que no negaré que es pavorosa, lo terrible son las preguntas que suscitan estas declaraciones. Porque si el ombligo es el tornillo del culo… ¿Cuál es el tornillo del nabo? ¿Es posible que el nabo vaya con un mecanismo de palanqueta? Yo siempre había pensado que en lo tocante al pene, por lo que el empirismo me alcanza a intuir, el sistema de funcionamiento era mas bien hidráulico, pero visto lo visto voy a tener que empezar a cuestionarme determinadas cosas.

Porque malo es que a uno se le aparezca el Espíritu Errante de Manolo Escobar a las 4 de la mañana en un callejón oscuro para cantarte un fandanguillo, pero eso es una chiquillada en comparación con el espanto que produce en un niño chiquitín como yo el hecho de que alguien pueda darte un puñetazo en la boca del estomago, tengas el tornillo pasao de rosca, se te caiga el culo al suelo y, mientras intentas tapar el hueco (mas el que deja en el alma, que el que queda a la vista en la retaguardia) con una colcha de Hello Kitty que has encontrado en un container de reciclaje y, con el rostro desencajado, la mirada perdida y lágrimas en los ojos, veas alejarse rodando calle abajo a tu propio culo mientras le cantas con añoranza… se que para nuestroooooooooo amoooooooor llegoooooooooo el finaaaaaaaaaal, ya de nadaaaaaaa valeeeeeen las palabraaaaaaaaas, tienes que partiiiiiiiiir muy lejoooooooos de miiiiiii de regreso a tu paiiiiiiiiis, y aunque mi destinoooooo fue encontraaar tu amoooooor en tu ojete brillaaaaaaaa la nostalgiaaaaa, de otro despertaaaaaaar de otro renaceeeeeer, bajo el cielooooooo de Israaaaaeeeeeeeeeel, lara laaaa laraiiiilaaaa lara laiiiiiraaaa lara laaaa… se alejoooo de miiiiiii en un atardeceeeeeeer con un besoooooo a floooooooor de pieeeeeeel y al deciiiiiiiir adiooooos poco antes de partiiiiiiiiir me entregó su Estrellaaaaaaaa de Daviiiiiid…

Es que es solo imaginarme la situación… ¡y se me quiebra el alma!

Donde viven Las Señoras (Tercera Parte)

 

– El Monstruo de las Galletas.- A ver que idea es esa que aseguras es tan buena…
– Mi amigo Mac.- Si, porque no es por nada, pero tu sueles tener ocurrencias de bombero pirómano.
– Bigfoot.- ¡A que te rajo!
– Alf.- Venga, que tampoco vaya a llegar ahora la sangre al río… ¡por la gloria de tu madre!
– Bigfoot.- Que Dios la tenga en conserva, pero con que no se me ponga a caer de un guindo, sin haber expuesto las cosas de exponer, me conformo.
– El Monstruo de las Galletas.- Explícate eStonces…
– Bigfoot.- El razonamiento es el siguiente. Estamos todos de acuerdo en que el Arcángel San Grabiel…
– Mi amigo Mac.- Querrás decir San Gabriel.
– Bigfoot.- Las correcciones ortolingüisticas hacen llorar al niñito Jesús…
– Mi amigo Mac.- Pues quien llora… ¡menos mea!
– Bigfoot.- A lo que voy, voy… El caso es que no hay discusión en el incontrovertible hecho de que San Gabriel es el encargado de llevar la luz al purgatorio para iluminar las almas que moran allí en penitencia… ¿no?
– Alf.- Mas o menos, bastante simplificado, pero como síntesis no esta del todo mal.
– Bigfoot.- Bien. Y nosotros somos todos monstruos… ¿verdad?
– El Monstruo de las Galletas.- Alf no.
– Alf.- ¡Y dale! Esta es la eterna discusión como con los maricones, si nacen o se hacen. Yo considero que soy un monstruo a la medida de mis posibilidades, y buena prueba de ello es que tengo amedrentaos a to los gatos de la comarca…
– Bigfoot.- Dejar de discutir gilipolleces… ¡me cago en la Virgen! Mi propuesta es la siguiente… ¿Qué os parece si, en aras a un buen entendimiento con las altas esferas divinas y, para echarle un capote mas que amistoso al bueno de San Gabriel, prendemos fuego al purgatorio en claro homenaje a ese Proverbio Cantonés que dice que la iglesia que mas ilumina es la iglesia que arde?
– Mi amigo Mac.- ¿Pero tan complicado es quedar un domingo pa jugar al tute y dar un inocente paseíto sin tener que meternos siempre en estos fregaos? Con lo fácil que sería echar un gol regañao sin necesidad de apalizar curas, incendiar edificios federales o acabar de putas en algún Club de Carretera que mas que lupanar parezca una cuadra.
– Bigfoot.- No se, yo es que es coger un mechero y me lo paso de chupitimangui, se conoce que tengo querencia a chasca y ver como se consume un monte siendo pasto de las llamas es para mi un disfrute regocijoso de agárrate y no te la menees.
– Mi amigo Mac.- Cada día tengo mas claro que yo me equivoqué escogiendo la Carrera de Monstruo, que prácticamente no tiene salidas.
– El Monstruo de las Galletas.- ¿Carrera de monstruo? ¡Pero si tu hiciste FP!.
– Alf.- Si, pero es que en la Universidad de Comillas te convalidan la licenciatura de Monstruo y la de Ciencias Políticas si has hecho FP por la rama de electricidad.
– Bigfoot.- Como son los del Opus, siempre hilando finito.

Así son las tardes de domingo en Villalbilla, mucho monstruo descarriado… mucho niño bailando la peonza… partidas de petanca a vida o muerte… campeonatos de strip-mus en la cumbre… ¡un festival de luz y color para los sentidos!

Eso si, a partir de ahora, cuando alguien os pregunte: ¿Habéis estado alguna vez Donde viven los Monstruos?” Con orgullo y altivez podréis decir: “No, yo he estado Donde pasean los Monstruos que es justo al ladito de Donde Viven Las Señoras”; porque en Villalbilla otra cosa no, pero Señoras de estas que se paran en seco para enfatizar una parte de la conversación, que se dan en los pechos cuando se abanican o que, santiguándose, dicen oyoyoyoyoy cuando ven un rabo en televisión, hay unas pocas; digamos que las hay en una proporción equitativamente muy similar al número de velociraptors. Señora arriba, Velociraptor abajo.

 

 

Donde viven Las Señoras (Segunda Parte)


– Alf.-
 Actitudes como esa son las que enmierdan esta noble institución que es la monstruense, haciendo que los humanos nos miren con desdén y malos modos… ¡me avergüenzo de ser uno de los tuyos!, y no te retiro el saludo porque aun me debes 25.000 pesetas de las de antes y no quiero darte un motivo para que me las choricees.
– Bigfoot.- ¡Pero si ya te las devolví!
– Mi amigo Mac.- Es verdad, Alf; te invitó un día a comer en el Pinky Burguer y diste la deuda por condonada.
– Alf.- ¡Y una puta mierda! Le dije que descontara los 3 euros del Menú Infantil que me compró de lo que me adeudaba, pero de ahí a perdonarle toda la cuantía… ¡media un abismo!
– El monstruo de las Galletas.- ¡Hostias! Aquella recortada silueta que se divisa en lontananza y que se aproxima veloz cual gacela haciendo trompos en un motocarro de reparto del Carrefour… ¿No es el bajito de “Monstruos, S.A.”?
– Bigfoot.- Yo juraría que si. Así que hacer el favor de echaros a la cuneta y recostaros entre la maleza, que como nos vea y se pare, nos va a dar la murga con lo de que hay que ver como pintan los de Dreamworks, y lo de que a él no le dieron el Oscar porque en la peli solo sacaron los planos de su lao malo.
– Alf.- Ya ves tu… ¡como si tuviera un lao bueno el desgraciao! Pero no os preocupéis, va siempre ciego de porros, así que dudo que vea otra cosa que no sean figuras borrosas.
– Mi amigo Mac.- Pobre muchacho, me dan pena estos monstruos que pasan de moda tan rápido y acaban siendo juguetes rotos, es descorazonadora su decadencia existencial.
– Bigfoot.- Claro Mac, no como tu, que llevas desde el año 88 en que se estrenó tu película en la cresta de la ola…
– Mi amigo Mac.- Menos pitorreo… si hasta he tenido que hacer como El Cuñao ese que sale en el programa de Quintero, y empezar a cobrar a 1 euros las fotos que me piden para autografiar, porque era un no parar y así me saco un dinero para afrontar los gastos de esteticién.
– El Monstruo de las Galletas.- Y hablando de esteticiens… ¿Sabéis quienes han puesto una tienda de bragas? ¡Los Gremlins!
– Alf.- No hombre, lo que han abierto es un Calcedonia.
– El Monstruo de las Galletas.- Indios y culés… Lo mismo me da que me da lo mismo, el caso es que se comenta en FAES que es para blanquear todo el dinero que sacaron en los 80 con el merchandising de la película, que lo tenían metido a plazo fijo en el Banesto en una cuenta cifrada a nombre de José Luis Moreno.
– Alf.- Coño, a ver si fueron Los Gremlins los que le soplaron la mano de hostias que le dieron cuando entraron a robarle en el chalé.
– Bigfoot.- No se… aun si me dijeras los Critters que son unos hijos de puta finos… pero a Los Gremlins mientras nos les falte Gintonic y pistachos no dan un amparo de guerra.
– Alf.- Pues yo tuve una novia Critter cuando hice la mili en Ceuta, y no era mala chica.
– Mi amigo Mac.- Y si era tan buena gente como dices… ¿Por qué lo dejasteis?
– Alf.- Pues por las cosas de la vida, tuve la desgracia de que me tocó la típica suegra hija de puta que te hace la vida imposible, con decirte que una vez mientras estaba follándome a mi novia, a la sazón su hija, me puso una pinza en los cojones… ¡te lo estoy diciendo todo! Básicamente por eso no cuajó el tema.
– Bigfoot.- Yo he oído cosas terribles de esa gente, como que son los que les escriben los discursos a los del Fondo Monetario Internacional, o que se meten en las Convenciones de Odontólogos a mangar canapeses, y luego suben a las habitaciones del hotel y les hacen la petaca en la cama a los dentistas que recomiendan chicle con azúcar para que tengan que volver a hacerla de nuevo, que miserables… ¡no tienen corazón!
– El Monstruo de las Galletas.- Y hablando de todo un poco… ¿Que os parece si cogemos al sacristán del pueblo y lo tiramos al río?
– Bigfoot.- Yo tengo una idea mejor…

 

(Continuará…)

 

Donde viven Las Señoras (Primera Parte)

Villalbilla es una pequeña localidad cercana a Alcalá de Henares donde se cultiva el trigo en el extrarradio, se fomenta el uso de energías renovables, los naturales de allí zarandean alcornoques por el mero hecho de disfrutar de la naturaleza en el sentido mas amplio del concepto y, los domingos por la tarde, los monstruos de las películas de Disney, quedan para salir a pasear cogidos de la mano y comentar sus cositas a la sombra de los pinos que quedan a la diestra de la senda que recorre la vereda de la alameda del robledal.

Que los monstruos tienen sus cosas es innegable, pero hay que reconocer que ante todo son gente limpia y de costumbres, si no disolutas, al menos algo licenciosas. Lejos de lo que se puede creer no hacen bandera de la diletancia, ni roban los juguetes a los indefensos niñitos el día de San Ginencio, como cuenta la leyenda urbana. Cultivan, en un afán epicureista, los placeres sencillos con moderación, gustan de pasear taimadamente, aprecian el placer de la lectura sosegada, disfrutan del vino picao con matices avinagrados y, de vez en cuando, tambien se afanan en romperle los dientes al capellán de la Abadía de Westminster por la cosa de guardar las formas aparentando cierto aire de intelectualidad laica y, sobre todo, por tener contentos a los muchachos de Findus que son, en última instancia, los que se encargan de pagar las facturas de Disney hasta que descongelen al bueno de Walt.

Conocer su microcosmos es apasionante, relaja los músculos faciales y evita la aparición de arrugas, la flacidez y el descolgamiento; por eso, como cronista de lo cotidiano, mi obligación es la de daros cumplido y fiel testimonio de lo que en esos paseos vespertinos comparten entre sí, pues es saludable conocer el devenir de todas las criaturas de la creación, sean estas de Dios como las hormigas negras, o del demonio como los koalas de ojete plateado.  Prestad atención, pues este es el relato que narra sus andanzas cuando, al despuntar la tarde, vara de mimbre en mano, pasean por los alrededores de Villalbilla:

– El Monstruo de las Galletas.- Y dices tu… si le metes un Tabi a la PSP por el hueco del mini-usb, los juegos de lo que son coches zumban que es una maravilla.
– Alf.- Yo es que soy mas de la DS, pero de la pequeña, que en la grande se ve pixelazo con los juegos pirateaos.
– Bigfoot.- Hacer el favor de no andar tan deprisa, que estoy con las durezas de los pies que tengo unos escozores que me salen del carcañal y me llegan a la altura del ijar, que es cuando me dan… ¡no me llega la camisa al cuerpo!
– Alf.- ¿Y por qué no te echas Dolotren que es mano de santo?
– Bigfoot.- ¿Y por qué no te vas a la puta mierda y dejas de opinar de lo que no sabes? ¡Que me tienes ya hasta la punta de los cojones!
– Alf.- Me cago en Dios… ¡por to peca uno! ¡Encima que iba buscando tu alivio! Por mi como si te la pica un pollo, fíjate lo que te digo…
– El Monstruo de las Galletas.- A ver, haiga paz, que no es cuestión de llegar a las manos por un quítame allá esas pajas.
– Bigfoot.- Pues que se tape este, que está siempre opinando sin tener ni puta idea de nada; además, no se por qué se viene con nosotros que ni es ni monstruo, ni es de Disney… ¡ni su puta madre en bicicleta!
– Alf.- ¡Hasta ahí podíamos llegar! O sea… ¿que yo no soy monstruo?
– Mi amigo Mac.- Hombre, ya sabéis que yo he hecho de la prudencia filosofía de vida, y no hablo por no pecar, pero tu eres marciano como yo, y el que diga lo contrario miente como un bellaco.
– Alf.- ¿Y a ti quien te ha dao vela en este entierro?
– Mi amigo Mac.- Pues mira, me la ha dao tu puta madre… ¡cabrón!
– El Monstruo de las Galletas.- En que hora se me habrá ocurrido invitaros a un hierbas… ¡que goléis el vino y le perdéis el respeto a todo quisque!
– Bigfoot.- Yo he venido a este mundo a sufrir; primero lo de que me sacaran pies planos cuando fui a tallarme para ir a la mili, después lo de las callosidades, y ahora tener que aguantar que cualquier gilipollas opine sobre el tema sin ser podólogo titulado…

 

(Continuará…)


Sherlock 2.0

Como cada mes llega a vuestros hogares “Antonia Magazine” y con ella, mi crítica de series de televisión cuajada de innumerables referencias intelectuales, ocultos guiños a la masonería internacional, y alguna que otra mención a las tetas y los culos que tanto gustan a los jóvenes de buena familia e impecable predisposición. Seguro que os preguntaréis: “¿Y sobre qué serie va a escribir este mes el apolíneo e inmarcesible Kaskete?“; pues muy sencillo, sobre “Sherlock“… ¡que para eso fuma en pipa con boquilla mentolá!

“Dice uno de mis pasajes favoritos de Turandot, esa magnifica ópera en 3 actos que el bueno de Puccini dejó inconclusa debido a su repentino y misterioso fallecimiento mientras participaba en el Campeonato Mundial de Cascar Almendrucos con los Carrillos del Culo, y cito textualmente: “Tres jueves hay en el año que relucen mas que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y la serie de Sherlock Holmes”.

Que no os amedrente esta poderosa muestra de intelectualidad de la que estoy haciendo gala, pues prometo que a partir de ahora cuando quiera hacer algún tipo de referencia cultural de actualidad, solo echaré mano de letras de cuplé, para ser mas concretos del cuplé “Las Pantorrillas”.

Pero es que si ya Puccini en el siglo VI antes de que le cantara el gallo a San Pedro, tenía tan clarito que Sherlock era una serie de gran categoría, impecable factura y magníficos guiones, digo yo que por algo sería, no se os ocurra llevarle jamás la contraria a un compositor italiano de la Toscana, porque se levanta de la tumba… ¡y os parte la puta cara!

Y es que, Puccinis aparte, Sherlock es una serie que mola un cojón entero y gran parte del otro. En principio puede echar un poco para atrás el hecho de que sean un Holmes y un Watson contemporáneos, que tiran todo el rato de móvil y de internet para ayudarse en sus investigaciones, pero lo cierto es que la adaptación en serie de la obra de Conan Doyle es fabulosa. Cada temporada (hay 2 hasta el momento) consta de 3 capítulos de aproximadamente 1 hora y media de duración… ¿pues os podéis creer que se hacen cortos? ¡Como se os queda el caparazón!.

En Sherlock no sobra nada, los personajes están perfectamente perfilados (agradezcámoselo entre otros al autor originario), la tensión se mantiene constante y sin altibajos, las tramas son originales y novedosas, algunas de las titis que salen (aunque por desgracia no desnudas) tienen unos culos que para si quisieran las bailarinas del ballet deNobleza Baturra, y toda esta acumulación de grandes aciertos hace que la serie se disfrute tanto como la primera vez que uno prueba en un brunch un faisán a la mermelada de frambuesa y las finas hierbas en la parte de atrás del establecimiento de Doña Lourdes Cano, boticaria, que como todos bien sabéis tenía un exmarido ludópata pero también un corazón de oro de mas de 20 kilotones y un agujero en la mano (además de en otras partes del organismo).

Así que ya veis, los muchachos de la BBC no solo tienen buena mano para los documentales que les colocan a los de La Dos a precio de oro, también son unos fenómenos haciendo series de ficción de gran calidad. Ahora solo falta que dejen un poco de lado esa actitud estirada y mojigata tan del reino unido y se pongan manos a la obra rodandopelículas, series y zarzuelas con muchas tetas y culos y algún que otro alivio manual ocasional, porque en la vieja Inglaterra son capaces de eso… ¡y de mucho mas! Eso si, tienen que ponerse como han hecho con Sherlock, y yo les bendigo por ello.”

http://www.antoniamag.com/series/sherlock

La Entrevista del Año

Pues si señores, es cierto que llevo poco tiempo en el mundo del bloguerío fino, por motivos… ¡que no me sale de los cojones explicar ahora!, pero eso no ha sido óbice para que mi éxito haya sido tan rotundo que ya se interesen por mi los principales medios de divulgación esotérica como la revista “Culos Prietos“, el semanario “La Sardinilla” e incluso el diario “El Heraldo de Pernambuco“, todos me prometieron el oro y el moro para que ofreciera en exclusiva una entrevista en la que pusiera sobre el tapete de ganchillo mis cuitas y desvelos. Sin embargo al final han sido los muchachos de “CRLM Office“, los que se han llevado el gato al agua, basicamente, porque han sido los que mas generosamente han bonificado el asunto. Aquí os dejo la sensacional entrevista que se me realizó para vuestro disfrute:

Defiende a capa y espada su condición de hombre honrado, abrazado a una imagen de San Martín de Porres si es menester, en una lucha sin par por demostrar que los Osos Amorosos no son trigo limpio. Entregado en vida y alma a tal hazaña, no han sido pocos los escollos encontrados en el camino. El último, hace apenas unas semanas, cuando los administradores del Fotolog borraron de sus servidores todos los textos y fotografías que nuestro protagonista había ido dando a conocer con tronío y buen hacer en su cuenta durante años y años, sin respetar ni tan siquiera que Kaskete fuera uno de los únicos tres usuarios con más de dos días cotizados a la Seguridad Social que aún seguía actualizando con frecuencia su cuenta en esta red social de origen brasileño. Iván ha prometido venganza, algún día se cagará “tanto en sus vivos como en sus muertos”, y qué mejor herramienta para ello que un blog desde el que dirigir con maña, como perspicaz estratega, su particular cruzada: El Mundo de Kaskete.

No obstante, es por todos conocido que lo cortés no quita lo valiente, así que no me queda más remedio que lanzar desde aquí una severa amonestación a este sin par complutense, pues no se le ha ocurrido más descabellada idea que comenzar su aventura bloguera desvelando que, bajo su entrañable apariencia, los habitantes de Fraggle Rock esconden un oscuro pasado y un no menos oscuro presente. Amigo Casquete, creo que no me excedo en mis competencias si te digo que aquí te has meado fuera.

A pesar de ello, no será este un sitio donde se declare culpable a alguien sin un juicio previo. Porque estoy de acuerdo en que, como reza el dicho, todo el mundo es inocente hasta que se demuestra lo contrario y es absuelto por un jurado popular y porque estoy convencido de que todo hijo de vecino tiene el mismo derecho que un yerno real a defender su honor, aunque para ello haya que crear una nueva sección que lo mismo no tiene continuidad. ¡Desembucha, rufián!

¿Quién te crees para tener una lucha interna con tu mecanismo?
Iván de Casquete y Molina… ¡un preboste generacional de tomo y lomo!

Con lucha interna o sin ella, ¿no te da vergüenza difamar sobre algo tan sagrado como Los Fraguel? ¿Te pego una hostia yo o llamo a otro para que te la dé?
Partamos de la base de que yo siempre he sido esquivo a vulnerar cualquier tipo penal recogido en códigos tanto españoles como portugueses, máxime si son delitos que acarrean lesiones hacia el derecho al honor… ¿dices que difamo? No estaría yo tan seguro, señor mío, pero si un jurado me condenara por tal injusticia, en mi defensa aseguraría que sólo hacia mío ese proverbio cantones que dice: “Difama… ¡y a bailar!”

Ya en serio, ¿no crees que te mereces lo del Fotolog por seguir usando esa mierda? No obstante, ¿tienes ya planeada tu venganza?
Sí, me está bien empleado por haber consagrado mi vida a una red social con sede en Brasil en cuya página de inicio ni siquiera se puede ver un gif animado de un mono lanzando cocos desde un palmeral; pero hay veces que un hombre tiene que hacer lo que tiene que hacer, guste o no. En cuanto a mi venganza… ¡auguro que será terrible!

¿Acaso eres más cabrón de lo que te pertenece?
Considero que esta pregunta obedece básicamente a que, sin duda, soy más conocido entre el público moderno y de corazón latino que entre los gurús del periodismo en general. Por eso ignoran que no puedo ser más cabrón de lo que me pertenece, ya que no tengo ná mio. De esto se deduce que, al no tener más posesiones terrenales que mi castillo hinchable en Escocia y el magnífico yate que reposa en el lujoso embarcadero de la playa de Albacete, mis pertenencias se reducen a la nada más absoluta o al +/- cero elevado al cubo.

¿Te las tomas hasta con la izquierda?
Si te refieres a las curvas, sí, porque desde muy chiquitito siempre tuve tendencia a cargar paquetón hacia la derecha. Por ello, y para evitar males mayores, no me queda más remedio que ganar las curvas por la izquierda, para evitar pegarme la hostia padre al girar.

¿Y te has arriesgado alguna vez a que te entre una salmonelosis?
Jamás. Sin embargo, y aún no habiendo asumido en la vida semejante riesgo, en el año 2010 se me concedió el Premio Píbody al escritor que más veces había cogido salmonelosis sin acercarse a un huevo de perdiz codornicera; premio éste que evidentemente dediqué a mi editor, que siempre se preocupa de que no me falte ni alpiste, ni agua en los comederos y bebederos de mi jaulita.

¿Has tocado madera alguna vez para no ir a por alguien?
En la puta vida, porque la Segunda Ley de la Termodinámica dice, y cito textualmente: “No toquéis jamás madera para no ir a por alguien, que las manos van al pan, hijos míos”.

Hablando de disputas, ¿qué fue de tu agria polémica con Luis Benavides?
Como solemos decir en el Club de Caballeros, aquello quedó todo en agua de torrijas. Ahora, lejos de mantener una relación de archienemiguismo acérrimo, nos tenemos un cariño verdadero, que, como tú mejor que nadie sabes, ni se compra ni se vende, fundamentalmente, porque no hay en el mundo dinero… ¡para comprar los quereres!

Ya que hemos mencionado lo de Benavides, ¿cobras mucho por aparecer en portadas de discos tan feas que molan?
Si te refieres a la magnífica portada del primer disco de Challenger, he de decir que amenazaron de muerte a mí y a toda mi progenie si no accedía a regalar mis derechos de imagen y guardar silencio durante exactamente 3 años y pico. Casualmente ese plazo venció antes de ayer a la hora del té y es por ello por lo que ahora cuento lo que en realidad ocurrió, aprovechando este púlpito de libertad y respeto a las garantías constitucionales que me brindas para decir que los componentes de esa banda de dulzaina-metal a los que hago alusión no fueron capaces ni de invitarme a un cubalibre por mi impagable colaboración.

Habrá quien no capte la relación con el tema anterior, pero da igual: ¿Tú crees que el padre de Lars Ulrich de Metallica siempre lleva razón?
¡Me acabas de dejar de palo! Yo pensaba que Lars Ulrich eran los padres, en ningún momento de mi dilatada y exitosa trayectoria pensé que Ulrich tuviera padre, de hecho pensaba que vino al mundo por medio de la división mitocondrial y que, eso sí, traía una batería con 7 timbales debajo’l brazo.

¿Te encadenarías a una farola para evitar que los Ketchoop se arrejuntaran?
Haría cualquier cosa con tal de que sus componentes no volvieran ni a dirigirse la palabra en la vida.

¿Y a Paquita la del Barrio le perderías el respeto?
¿Quieres decir otra vez? No soy yo banderillero de repetir cupletera…

Pero dejemos de hablar de ti, que aquí lo que interesa es descifrar algunos de los grandes misterios de la humanidad. Por ejemplo, ¿el vino dulce da calambres?
Sí, pero los cubitos de hielo quitan el dolor de huevos, con lo que una cosa contrarresta la otra… ¡los misterios del universo son más insondables que el braguero de Lina Morgan!

Y por último, ¿cuántas estrellas hay en el cielo?
Doscientos mil millones, igual que vitaminas tiene el Tang.

Incorrecto, la respuesta acertada es: “Las que tiene que haber, ni una más ni una menos”. Me temo que es evidente que el veredicto es… ¡CULPABLE! Pero que sea el pueblo, cuando lea este interrogatorio, el que decida si mereces castigo o no…” 

Así se las gastan estos muchachos… ¡y así es como responde un hombre!

http://www.mmamm.net/index.php/2012/03/07/culpable-o-inocente-ivan-casquete-de-el-mundo-de-kaskete/

Para disfrutar… ¡Plas, Plas!: Una Historia con Recao (VI)

 Capítulo 6 – El Rey de la Montaña (Segunda Parte)
– Rata 1.- Ten cuidao chaval, a ver si te la va a picar un pollo, que esta es mu viva, a la que te descuides… ¡TRaCaTRá!

– Montaña.- ¡Largo de aquí! ¡Grosera! ¡Me cago en tu manto!
– Kaskete.- Marditos roedores… que animalicos mas porculeros… ¿verdad?
– Montaña.- Si, pero como el Nuncio de su Santidad dice que las ratas también son de Dios… no puede una tirar de vara de fresno y liarse a palos con ellas.
– Kaskete.- Ya, en Onda Cero también lo dicen, como son de la misma cuerda…
– Montaña.- Pero dime, bella flor… ¿Estudias o trabajas?
– Kaskete.- Me alegra que me hagas esa pregunta, porque yo siempre he sido mucho de cantar esa bella copla que dice: “ayyy ayyy ay ayyy, queee trabaaaajoooos nooos mandaaa el señooooor…” O sea que en ese sentido podría decirse que soy un trabajador incansable que, lejos vivir en la eterna alineación del pico y la pala, gusta de recrearse con estudios de todo tipo que contribuyan a enriquecer la materia gris de las interioridades de mi caparazón.
– Montaña.- Pues me quitas un peso de encima, porque el otro día vinieron por aquí Dudo y Gobo, diciendo que no has dao un palo al agua en tu vida.
– Kaskete.- ¡Valientes hijos de puta! No les hagas caso… ¡que son unos metemierdas! Me tienen todo el día acarreando fardos llenos de vaya usted a saber que, de una cueva para otra y luego dicen que no hago nada.
– Montaña.- Si te quedaras aquí conmigo, no tendrías que mover un dedo nunca mas. Te cubriría de oropeles… ¡Rey moro! Si gentilmente me brindaras tus favores te aseguro que no te iba a faltar de nada.
– Kaskete.- No lo pongo en duda, pero no es una cuestión de que me falte o me sobre, es que como bien dijo Friedrich Wilhelm Nietzsche en su obra El Nihilismo Europeo: “Mas vale comer menos y cagarlo a gusto.“, y yo, aunque es cierto que me encuentro mas cerca de los postulados empiristas que de los nihilistas, suscribo sus palabras, omitiendo, que duda cabe, lo escatológico, mas por pudor que por otra cosa. Además es que yo ya tengo novia en el pueblo y soy hombre de una sola mujer.
– Montaña.- Piénsalo bien guapetón, que seguro que a la larga te compensa mi amor; atiende la de fruslerías que albergo aquí entre to la mierda, diamantes… circonios… phoskitos medio caducaos… ¡y mira! ¡Una fotografía de Miguelito Bosé firmada por Tony El Gitano! Esto vale su peso en oro…
– Kaskete.- El valor sentimental es sin duda incalculable, pero ya le digo que en el pueblo tengo un amor que…
– Montaña.- Seguro que sois primos, y si os casáis os saldrán los hijos tontos. Además… ¿Estaría ella dispuesta a, llegado el momento, quitárselo de la boca para darte cualquier capricho? Yo desde luego lo haría sin dudarlo ni un segundo.
– Kaskete.- Mi novia seguro que no lo haría, porque es un poco seca, pero vamos que aun así ya le digo que en principio no estoy interesado en la oferta. Por cierto… ¿Donde están esas adorables ratitas tan entrañables?
– Montaña.- No cambies de tema, fíjate… si incluso llevo el tanguita por fuera… ¡como las niñas modernas!
– Kaskete.- ¡¡A mi la Guardia Civil!! ¡Vade retro Satanás!
– Montaña.- Pues tu no te escapas de aquí sin que te coma el boquino… ¡resalao!

En ese duro trance me hallaba cuando aparecieron los operarios de Limpieza del Ayuntamiento de Madrid recogiendo la basura. En esa ocasión tuve suerte de que sonara la flauta porque de no haber sido así, quien sabe si a estas alturas no sería un hombre ultrajado… no quiero ni pensar en tal posibilidad… ¡porque es que se me abren las carnes y todo!

FIN DE LA PRIMERA PARTE