Archivo mensual: agosto 2012

Serpientes y Ratones

Tengo que reconocer que como la actualidad periodística es tan jugosamente vertiginosa hay algunos aspectos de ella sobre los que materialmente no tengo tiempo a manifestar mi erudita opinión. Una de esas facetas es la que hace referencia al mundo animal. Los animales nacen, crecen, se reproducen y, en el caso de las pérfidas cucarachas, hemos de dar las gracias de corazón a los muchachos de “Cucal Aerosol”, que hace que mueran, desaparezcan y entren a formar parte del cosmos al unirse sus cenizas con el universo en mística comunión.

Y yo me pregunto… ¿Hay vida en el mas allá para los animales insectuosos que tanto dan por culo a los jóvenes honrados y de buen corazón? ¿Cuándo cascan van al cielo de las mascotas donde el Niñito Jesús va a visitarlas de ciento al viento, o se joden, bailan y van de cabeza al infierno por su ingente porculericidad? ¿No es verdad… ¡ángel de amor!, que en esta apartada orilla, mas pura la luna brilla y se respira debuti? Estas son preguntas que en ocasiones me planteo a mi mismo pues soy un jovencito emprendedor y con infinitud de inquietudes, pero no nos desviemos del tema y centrémonos en lo que nos traemos hoy entre manos… ¡la actualidad mas puntera del reino animal!

Como siempre me he caracterizado por dar una de cal para inmediatamente otorgar una de arena, ya que de ese modo uno consigue que vaya lo comido por lo servido, quede todo el mundo satisfecho, y aquí paz… ¡y después gloria!, daré hoy cuenta de una noticia mala y otra buena… ¡como en los chistes de Jaimito!

• La primera noticia (que ha provocado un hondo pesar en mi infantil espíritu) es la siguiente: “Muere de una intoxicación por silicona una serpiente que mordió en el pecho a una modelo”. En fin, que puedo decir, tras conocer la terrible noticia la consternación en el mundo viperino ha sido total, todo tipo de execrables alimañas lloran por las esquinas la terrible nueva. Sin embargo, el fallecimiento no ha servido de freno para que bastantes voces serpentinescas se eleven señalando que le ha estado bien empleado ese trágico fin, ya que en cuestiones sexuales lo que procede no es morder… ¡sino chupar!; aun así, fuentes de la Agencia Efe señalan que con la piel de la serpiente y, a modo indemnizatorio, se le han hecho unas bragas con encaje a la modelo, para que mantenga vivo el recuerdo del asunto cerca de sus partes blandas.

• Por otra parte y, sirviendo como contrapunto a la noticia anterior, la alegría y la esperanza ha llegado a la comunidad roedora al saber que: “Un remedio contra el estrés se convierte en “crecepelo” para ratones”. Tal ha sido el impacto y la satisfacción entre los ratones calvos de toda España y de Portugal, que se ha visto a muchos de ellos tirar a tomar por culo pelucas, bisoñés y boinas (sin capar) en cuanto se ha confirmado que todos ellos podrán volver a peinarse pa atrás e incluso a hacerse rastas, no solo en el pelo de la cabeza sino también en el de los huevos. Mickey Mouse ha sido el primero en asegurar que en cuanto le crezca pelusilla volverá a peinarse con la raya al medio en lugar de pintársela a tiza, y El Ratoncito Pérez ha manifestado que le da alegría volver a tener pelánganos en el sobaco y que como jamás ha tenido pelos en la lengua, le va a costar acostumbrarse a ellos.

Como veis es de todo punto innegable que la actualidad es irónica a la par que dicotómica en lo tocante al mundo animal; unos lloran sus miserias por las avenidas mientras otros dan saltos de alegría desnudos de cintura para abajo. Así es la vida de las mascotas, un constante devenir de satisfacciones y desvelos mientras van y vienen del veterinario, unos capados, y otros sin capar.

Cantidad y No Calidad

La boca me duele de repetir determinadas cosas y que la gente o bien no me haga caso, o me lo haga omiso (que para nuestras cuentas de resultado viene a ser lo mismo). Esto además de evidenciar que el receptor del mensaje ni tiene ni vergüenza, ni posee educación, ni conoce lo que es la caridad cristiana, ni me cago en su puta madre… para según que asuntos, puede resultar indignante el hecho de que a personas como yo cuya sapiencia y saber estar están mas que contrastados, no se nos haga el caso que nos merecemos… ¡siendo como somos la flor y nata de la intelectualidad!

Una esas cosas a las que me refiero y que vengo afirmando vehementemente desde hace años, se ha confirmado por completo después de que un estudio de las Universidades de Tufts y de Harvard haya asegurado que: “Practicar sexo sólo de vez en cuando perjudica seriamente la salud”.

Al parecer científicos de estas insignes universidades han realizado un estudio del que se desprende que la actividad física episódica eleva el riesgo de sufrir un ataque cardíaco e incluso una muerte súbita.

La de veces que habré dicho yo que follar poco no podía ser bueno… ¡y por fin se me da la razón! Lo que más me duele es que siempre que le he dicho a alguna moza, y cito textualmente: “Que te iba a decir yo a ti, reina mora… ¿te hago lo que los jóvenes han venido denominando coloquialmente pero siempre desde el respeto y la responsabilidad, la Caidita de Roma, de forma lúdica pero con la lubricidad y destreza suficientes como para que me acabes sacando bajo palio?”, ellas, lejos de pensar que mi único objetivo era el de que su cardiosaludabilidad fuera impecable y sus biorritmos muy biorritmosos, me han tomado por un sátiro dándome por contestación una sonora bofetada, un certero puntapié en los cojones o un doloroso e injusto improperio, tratándome más como a un delincuente que como a un adalid de las causas nobles cuyo lema siempre ha sido el de que la calidad de vida de las damiselas sea la mayor posible.

Me río yo ahora de todos esos que me vilipendiaron e injuriaron cuando dije esto mismo que ahora se confirma; todos esos que aseguraban que los baños de alivio mantenían a raya la presión arterial o que frotarse los huevos con piedra pómez era la solución milagrosa a cualquier tipo de cardiopatía isquémica… ¡falacias! ¡mentiras! Lo que si ha dado siempre muy buen resultado a la hora de estar mas sano que una pera, es poner un pica en Flandes día si, día también o, en su defecto, que te hagan un rechupeteo nabal justo después del botellín de media mañana o inmediatamente antes de tomar el te con pastitas de las 5 o’clock.

Y no negaré que puede que tenga algún rocecillo sin importancia con mis colegas de la comunidad científica pero son siempre de carácter teórico-doctrinal, luego a la hora de la verdad nos tenemos los unos a los otros ese cariño sincero que se tienen entre sí las tonadilleras.

Por eso mi llamamiento de hoy (que es casi un grito de agonía en la oscuridad), es para vosotras, queridas amigas. Hacedme caso y tener a vuestros maridos, novios y/o/u amantes, plenamente satisfechos sexualmente hablando porque cuesta poco echar un clavelillo y las bondades que ello reporta (como podéis apreciar), son múltiples. Y os preguntareis que por qué os pido algo así… ¿verdad? Pues muy sencillo, porque de no aliviar a vuestras parejas prácticamente a diario, el infarto está a la vuelta de la esquina y lo que es peor, el ictus cerebro-vascular también planea acechante y como bien sabéis, de una dolencia de ese tipo puede derivarse una cojera permanente como la de Marichalar.

No hace falta que os diga (porque esto es vox populi), que todas las casas rurales de España tienen un galgo cojo en la puerta… ¿Queréis que vuestra pareja sea ese galgo lastimero y cabizbajo? No… ¿verdad? ¡Pues dadle unos buenos meneos sexualicios cada dos por tres!

A vuestros novietes, no al galgo… ¡que es que hay que explicároslo todo, copon!

Mars Attack (Cuarta Parte)

– Bebé Alien.- ¿Y que más cosas tienes que contarme, Pa? ¿Acaso de donde proviene el níveo color de las algodonosas nubes? ¿De donde el hechizante y majestuoso sonido del agua de una cascada al repicar en la roca? ¿Me vas a contar… ¡Oh querido Papi!, de donde surge la magia del llanto de un niño o como el hermoso batir de alas de un somormujo produce esa brisa huracanada al volar cerca de nuestro semblante?
– Kaskete.- Hijo mío… ¿Has estado otra vez leyendo las Rimas de Becquer? ¿Cuántas veces te he dicho que eso es cosa de bujarrones y de menopáusicas?
– Bebé Alien.- Nunca, Pa.
– Kaskete.- Pues te lo digo ahora, que sea la última vez… ¡o acabarás julandrón perdido!
– Bebé Alien.- Pero tu siempre me has recomendado leer poesía amorosa para cultivar mi yo interno y así resplandecer por fuera…
– Kaskete.- Pero poesía del Siglo de Oro… ¡que es el de las luces!, y fundamentalmente sonetos satíricos, porque la ironía y el sarcasmo son el combustible que hace mover el mundo y el material del que están hechos los sueños.
– Bebé Alien.- Entonces me pondré con Góngora.
– Kaskete.- Empieza mejor con Quevedo, que es más talentoso.
– Bebé Alien.- ¿Y se la ha picado un oso?
– Kaskete.- ¡Esa boquita niño! O te la tendré que lavar con jabón de lagarto… ¡el jabón de los feos!
– Bebé Alien.- Pero eso mismo lo dijo antes aquella señora
– Kaskete.- ¿Y si esa señora se tira a una pozo tú también lo haces? Todavía eres chiquitín, así que cuando seas padre… ¡comerás huevos! De momento haz lo que te dice tu padre… ¡que es un hombre honrao!
– Bebé Alien.- Lo que tu digas, Pá… ¿Y que más cosas me vas a contar?
– Kaskete.- Pues iba a contarte el oscuro y tenebroso secreto de nuestra familia, un secreto por el que muchos han perdido la vida y que haría que otros desfallecieran e ingresaran en el Psiquiátrico de Valdemingomez con solo conocer una ínfima parte de tan sombrío y lúgubre misterio….
– Bebé Alien.- ¡Mon Dieu! Le horreur!
– Kaskete.- Pero no sufras hijo mío, porque me ha pillado el toro y no te lo voy a contar hoy, he quedado con una maja muy garbosa para que me explique semidesnuda la Teoría Cuántica de Plank, entre otras muchas cosas, y tengo que irme ya.
– Bebé Alien.- ¿Volveremos a vernos, Papi?
– Kaskete.- Seguro que si, porque tengo entendido que ahora Ryanair vuela a Marte y te sale el billete a pedo puta, así que el finde que viene me planto allí y te llevo a los caballitos de choque vikingos…
– Bebé Alien.- ¡Viva mi papá!

Así que una vez concluida la conversación con mi hijo le di una suave palmadita en el trasero a mi editora para que reanudáramos la marcha y, tras sonrojarse levemente y decirme con voz dulce y melodiosa: “Cerdo sátiro hijo de puta, si no fuera porque el 10% de lo que saco con tus novelas me permite vestir de Galiano todos los días, te cruzaría la cara ahora mismo, rey moro: te amo”; encendí mi portátil, busque en Youtube el video de las Nanas de la Cebolla de Miguel Hernández interpretadas a calzón quitao por Serrat, memoricé la tonada, la canté cerquita del móvil y se lo envié en modo de formato de audio a mi hijito alien que me contestó por SMS diciendo: que qué era escarcha, que a qué especie pertenecía una alondra y que donde había que buscar para encontrar a las mujeres morenas.

¡Para que luego digan que soy un padre dejao!

Mars Attack (Tercera Parte)

– Bebé Alien.- Dime Papi.
– Kaskete.- Verás… como hijo mío que eres, que te quiero con locura y además tu lo sabes, porque aunque solo te conozca desde hace 10 minutos ya hay un cariño, tengo que explicarte una serie de cosas que los papás explican a sus hijos.
– Bebé Alien.- ¿Que cosas son esas, Pá?
– Kaskete.- Pues principalmente como espantar a los Testigos de Jehová, que son mas pesaos… ¡que el cuñao de Rocky!
– Bebé Alien.- ¿Son señores malos? ¿Se dedican a capar a bebés alien indefensitos?
– Mamá Alien.- Deja de meterle mierda en la cabeza al niño… ¡Desgraciao!
– Kaskete.- No hagas caso a tu madre, que le pega al Coñac Calasparras desde por la mañana y por eso sale a la superficie esa agresividad extraterrestre que lleva dentro.
– Bebé Alien.- ¿Mami también es mala?
– Kaskete.- No, hijo mío, solo es alcohólica, pero en cuanto Mercedes Milá saque un libro para dejar de beber igual que ese de dejar de fumar al que dio tanto bombo, seguro que tu madre vuelve a ser la marciana de curvas estilizadas y verdor fosforescente que otrora fue… ¡una hembra alien de predicamento!
– Bebé Alien.- ¿Y qué son los Testigos de Jehová, Papi?
-Kaskete.- Son unos señores uniformados que van siempre por la calle en pareja y a la mínima de cambio te avasallan con el ánimo alevósico de tocar los cojones.
– Bebé Alien.- ¿Como la Guardia Civil de tráfico?
– Kaskete.- ¡Ay que listo es mi niño! ¡Exactamente igual! Nada mas que la Guardia Civil lleva armas de fogueo y los Testigos de Jehová llevan pistolas de esas que sueltan un zurriagazo eléctrico.
– Bebé Alien.- ¿Y cual es el truco para deshacerse de ellos?
– Kaskete.- Esto es algo que te cuento a ti porque eres un hijo mío que ha salido de mis entrañas, pero no lo vayas divulgando por ahí que es secreto. Verás… ¿conoces esa adivinanza que dice… blanco por dentro y verde por fuera, si quieres que te lo diga…?
– Bebé Alien.- ¡Es pera!
– Kaskete.- ¡Ole mi chiquitín que listísimo es! Pues los Testigos de Jehová son al revés, blancos por fuera y verdes por dentro e interiormente están rellenos de blandiblú, que es viscosito como la miel regalá.
– Bebé Alien.- ¡Que miedo, Pá!
– Kaskete.- No temas, rey mío. El truco para deshacerte de ellos es el siguiente: como su volumen específico es 2Pi tercios y su peso atómico 2 fanegas, la reverberación de determinados tonos graves hace que su masa interior se descomponga.
– Bebé Alien.- No entiendo eso…
– Kaskete.- Es tan sencillo como que si les cantas una tonada de Camilo Sesto implosionan, para ser mas concretos el… has vueeeeeeltooooooooooo, Melinaaaaaaaaaa, alzaaaaaaaaaaa tus manoooooooooos haciaaaaaaaaaa diooooooooos, que el escucheeeeeeeee tu voooooooooz, laira lairaaaaaaa laaaaaaa laaaaaaaaa…
– Bebé Alien.- la hueeeeeeeellaaaaaaaaa de tu cantoooooo echo raiceeeeeeeeeees…
– Kaskete.- Meliiiiiinaaaaaaaaaaaaaa…
– Bebé Alien.- Y vuelveeeeeeeeeeeen a reiiiiiiiiiir tus ojooooooooos griseeeeeeeeeeeees…
– Kaskete.- Meliiiiiiiiiinaaaaaaaaaaaaa…
– Bebé Alien.- Cuantas cosas sabes, Papi… ¡te quiero mucho!
– Kaskete.- Pues eso no es lo único que tengo que contarte, querubín mío…

(Continuará…)

Mars Attack (Segunda Parte)

Como respuesta a mis afirmaciones de que eso no era lo que parecía, mi editora, muy altanera, me comentó que por ella como si me la picaba un oso y claro, yo le pregunté si no eran los pollos los que la picaban y ella me contestó, y cito textualmente: “¡La pican lo que a mi me salga de la punta del coño!”

Evidentemente nos encontramos de nuevo ante la complicada disyuntiva y la eterna disputa entre si los coños son puntiagudos (como las lanzas) o son mas bien redondeados (¡como mis cojones!), toda esta discusión se desarrolló en un tono tan civilizado y con una modulación de voz tan níveo que prácticamente podríamos haber estado hablando del individualismo en la poesía de Robert Frost y nadie habría notado la diferencia; bueno, puede que la puta que nos cagó si, pero salvo esa significativa y honrosa excepción, nadie mas habría apreciado la sutileza del asunto.

Durante toda esa conversación el Bebé Alien y su Mama nos miraban con los ojos como platos con ademán de no entender el modus relacional de la gente de la tierra, y cuando hubimos acabado de departir, la Mamá Alien me habló del siguiente modo:

– Mamá Alien.- Hombre Kaskete, a ti te quería ver yo… ¡Me das asco! ¡Eres un canalla!
– Kaskete.- Pues empezamos bien… ¡que esto parece una canción de Juanito Valderrama y Dolores Abril! Que absoluta carencia de modales para tratarse de una especie tan tecnológicamente avanzada, además… ¿Que te he hecho yo? ¿Acaso en algún momento de nuestra relación de 35 minutos dije cosas que he incumplido? ¿Por ventura mi boca firmó algún cheque que, a día de hoy, mi culo no haya podido pagar?
– Mamá Alien.- Dijiste que me llamarías por teléfono…
– Kaskete.- ¡De eso nada! Yo lo que dije es que ya si eso con lo que fuera te daba un toque, y eso, como todo el mundo sabe, en el lenguaje internacional del amor significa que te busques una silla para esperar sentada no vaya a ser que por lo que sea se retrase un poco la llamada.
– Mamá Alien.- Eres un miserias y un cabronías… ¡y ojalá te la pique un asno!
– Kaskete.- Pero que obsesión os ha entrado ahora a todas con que me la pique algún bicho de la especie que sea… ¡me cago en vuestro manto!
– Bebé Alien.- Mami… ¿Este es el señor que procedió a inseminarte con alegría y sabrosura de lo que se deduce que es mi papá?
– Mamá Alien.- Si, hijo mío… ¡este peina ovejas es tu padre!
– Kaskete.- Esas afirmaciones son un tanto atrevidas, supongo que vendrán acompañadas de las correspondientes pruebas fotográficas que avalen dichas palabras…
– Mamá Alien.- ¿Pruebas dices? Pero que poca vergüenza tienes… si subiste a Youtube el video donde salíamos haciendo el amor y a estas alturas tiene mas visitas que el del niño alemán que se encabrona y se pone a darle hostias al teclado del ordenador.
– Kaskete.- Que diabluras hacemos a veces los niñitos chiquititos, ya lo había echado en el olvido… ¡las risas que nos echamos cuando salió el video doblao en el programa de Pablo Motos!
– Bebé Alien.- Papi… ¿Me vas a llevar a los coches chocones? ¿Vas a comprarme un polo de lima-limón? ¡Quiero una cometa! ¿Me compras una cometa? Papi, Papi, Papi chulo… Papi, Papi, Papi… ¡ven a mi!
– Kaskete.- ¡Pero bueno! ¿A este niño le ha hecho la boca un fraile?
– Bebé Alien.- ¿Es que no me quieres, Papi?
– Kaskete.- No es eso, hijo mío, no te pongas a llorar… ¡que me partes el alma! Y atiende a lo que te voy a decir

(Continuará…)

Mars Attack (Primera Parte)

Dijo Emily Brontë en uno de los mas bellos y célebres pasajes de “Cumbres Borrascosas” (aunque prácticamente estoy convencido de que se lo había soplao su hermana Charlotte), y cito textualmente: “Yo no maldigo a tus muertos porque minero nací, y aunque me ronde tu puta madre, no tengo miedoooooooooo a moriiiiiiiiiiiir”. Y yo, como pro-hombre pre-renacentista que soy, cronista de lo cotidiano, escritor un punto costumbrista, encofrador en ciernes y amigo de los animales y de los niños (como Manuel Torreiglesias y Chema el Panadero que en gloria esté, respectivamente), asumo como propia esa máxima ilustrada de las casquivanas hermanas Brontë, ya que si por algo me he caracterizado en esta vida, es por ser un valiente… ¡como el rubiete Beckham!

Negar a estas alturas que soy un seductor nato y un conquistador de altos vuelos que ha puesto picas no solo en Flandes, sino donde se ha podido terciar en cada momento, siempre que el tiempo no lo ha impedido y la autoridad competente lo ha permitido, creo que es innecesario.

Pero para situar en el contexto adecuado el relato de hoy es necesario decir que mis affaires (tanto amorosos como sexuales) se han prodigado y extendido allende las fronteridades estratosféricas de la Tierra, ese hermoso planeta verdi-azulado que esta achatao por los polos; y es que no sería la primera vez que echo un clavo en Urón, que hago la caidita de Roma en el apartamento de soltero que tengo habilitado a tal efecto en los anillos de Saturno, o que practico la ancestral técnica del salto del tigre bengalero en mi picadero de Trasplutón, que como todos sabéis es el planeta que está mas a tomar por el culo de la galaxia según sales de la Tierra a mano derecha, pues es evidente, que tarde o temprano tendría que verme en un lance de este tipo como me ocurrió recientemente.

Caminaba trotón dando pequeños saltos por el caminito de baldosas amarillas (que por cierto está restaurando la empresa de Florentino porque al parecer hace poco unos vándalos disfrazados de Ulysses S. Grant lo destrozaron con la única finalidad de hacer el mal desde el anonimato que proporciona ir vestido de oficial de la Unión) de la mano de mi Agente de la Condicional (así es como denomino cariñosamente a mi editora, y si, le guardo cierto rencor por el hecho de que se lleve el 10% de mis ganancias), cuando divisé en lontananza dos sombras que, lejos de ser chinescas, eran estilizadas, esbeltas (una mas que la otra) y con forma de alien extraterrestroso. En efecto se trataba de dos marcianos de los de trompetilla en nariz, verdor nuclear y siniestra belleza, uno de ellos era muy bajito y rechoncho por lo que en principio, a simple vista, lo confundí con Marichalar El Aventurero, porque los extraterrestres aunque sean bebés, tienen una figura muy fina y espigada para estar gordos. El pequeño alien se acercó juguetón hacia mi y me dijo:

– Bebé Alien.- ¡Hola Papi!

Yo, veloz cual gacela y sin pensármelo un instante, pero con un deje de nerviosismo en mi aterciopelado tono de voz (propio de tan importunante situación), le dije a mi editora:

– Kaskete.- Esto no es lo que parece, querida… ¡Hay una explicación muy sencilla para todo esto! Y estoy seguro de que cuando te la cuente te vas a reír…

(Continuará…)

¿Justicia Ciega?

Nunca deja uno de sorprenderse con la actualidad, sobre todo si dicha actualidad es muy actualidosa. Da igual los siglos que haga que una creencia está firmemente arraigada en el subconsciente colectivo, siempre hay una negra sombra que se cierne acechante tras los matorrales que quedan próximos a las acacias que aderezan el camino cercano a la vereda de la alameda del robledal de mis cojones, haciendo que esa creencia pueda cambiar por completo en cualquier momento.

Y yo que siempre he sido de los que han defendido a capa y espada esa idea de que desde que el mundo es mundo, a los varones, nos buscaroooooooooooooon las hembraaaaaaaaas señoreeeeeeeees miooooooooooooos las perdiSiooooooooooooneeeeeeeeeeeees…, hasta hoy tenía la satisfacción de que si había algo que nadie cuestionaba acerca de la justicia, es que se la representa ciega porque es sinónimo de equidad e imparcialidad; pero a tenor de un estudio realizado por una Universidad de Nueva York y publicado en la revista “Behavioural Sciences & The Law”, parece ser que esto es una completa patraña que ya no se creen ni los tontos de baba, cuyo máximo exponente se encuentra en el troll que salía en David El Gnomo y al que le colgaba el moco todo el tiempo, puesto que dicho estudio afirma que el aspecto físico de las personas hace que los jurados populares se decanten por un veredicto u otro.

De la lectura de dicho estudio se desprende: “Que las personas poco agraciadas físicamente, reciben un 22% más de sentencias desfavorables que aquellos a los que la naturaleza a otorgado la hermosura exterior”, como por ejemplo es mi caso y el de todos vosotros, queridos lectores, ya que en los hombres que me leéis, el garbo, el porte, la elegancia y el culo prieto son cualidades comunes, mientras que en vosotras, adoradas lectoras, los culos firmes, el gracejo natural, la incuestionable clase y las tetas caídas para arriba… ¡son la tónica general!

Ni que decir tiene que esta noticia ha causado gran alegría en determinados círculos, y por ejemplo el cantante de Los Inhumanos al que le dolía la cara de ser tan guapo está que da palmas con los carrillos del culo de la misma alegría, mientras que por el contrario El Cachuli está pensando en dejar de subirse los pantalones hasta donde de el tiro y La Pantoja en afeitarse el bigote, y de momento, han puesto el grito en el cielo y han exigido que se anulen todos sus procesamientos por considerarlos nulos de pleno derecho tras conocer estos datos.

Por otra parte, el feo de Los Hermanos Calatrava está teniendo especial cuidado en llevar todas sus facturas en regla y ordenaditas en una carpeta azul de cartón y gomilla cuando va a la gestoría que le lleva los papeles, porque si hay alguien en estos momentos que se encuentra en la cuerda floja, sin duda alguna es el. Por la parte que le toca, El Linterna esta a muerte con esta causa y no parará hasta que consiga cambiar esta dinámica jurisprudencial, y el Pulga, aunque por desgracia ya no puede hacer nada para solucionar el asunto,  vigila desde el cielo y seguro que vela por todos los adefesios.

Yo soy de ese grupo de personas que esta de acuerdo con que los tribunales actúen de ese modo, no negaré que lo mío obedece a que estoy mas bueno que el pimentón de la vera, y se que si ahora entablo un procedimiento judicial orientado a que me quede una paguita por inutilidad, mi aquerubinado rostro y mi hercúlea musculatura harán posible que obtenga una sentencia favorable y me lleve el gato al agua, pleitee en la instancia en que lo haga… ¡por alta que esta sea!

Pero vamos, que digo yo que algo bueno tenía que sacar de poseer una belleza de galán de telenovela… ¿no?