Archivo de la categoría: Uncategorized

Rúbricas Burocratizantes (Tercera Parte)

– Kaskete.- Menos melodramas, encanto, que aquí todo el vilipendio esta cayendo sobre mis almibarados pectorales, mi adonisíaco torso y, por qué Agresividadno decirlo, mi apuesto semblante.
– Secretaria.- ¿Pero de que estas hablando? No ha habido en ningún momento denostación de mi persona hacia la tuya, mientes cual bellaco… ¡y ahora mismo te voy a partir la cara!
– Kaskete.- Agresividades no, muñeca… ¡que tú no sabes quien soy yo!
– Secretaria.- Desde luego que lo se… un pelafustán, un vainas… ¡un pamplinas!
– Kaskete.- Tesoro, como sigas expresándote en esos términos te van a llover ofertas de todo tipo para presentar un programa de Prime Time en Tele Cinco.
– Secretaria.- ¡Que tiemble Cantizano!
– Kaskete.- ¿Pero Cantizano no trabaja en Antena 3?
– Secretaria.- ¡Pues que se prepare Jorge Javier Vázquez! ¡Que le voy a chundar la pera!
– Kaskete.- Seguro que si le propones un “bisnes” en esos términos no te pone ni un remilgo, ya sabes que estos periodistas de la prensa rosa tienen todos querencia a ojete.
– Secretaria.- Me ha emocionado tanto este hipotético ascenso en mi carreraUn bisnes profesional, que te voy a dar ya tol papeleo, lo firmas y si quieres te piras con viento fresco, que supongo que tendrás muchos culos que tocar.
– Kaskete.- Si, y muchas tetas que lamer, pero por favor te lo pido, no me pongas mas trabas para dejar mi impronta plasmando caligráficamente un garabato en papel, porque cada vez que lo he intentado… ¡me has hecho un asco!
– Secretaria.- Es que la liturgia es la liturgia, hay que seguir los procedimientos al pie de la letra o esto será el acabose. La burocracia lo es todo y si no respetáramos al pie de la letra los procedimientos establecidos, sería como ir a cagar al campo… ¡y cagarse fuera!, y eso es algo que en los tiempos que corren con esta crisis que nos atenaza y estos vaivenes sinuosos de las economías de mercado, no nos podemos permitir.
– Kaskete.- Pues nada, ahí tienes firmadas las cosas de firmar, te dejo que sigas con tus cosas que tendrás mas clientes a los que dar la murga.
– Secretaria.- Pues no tengo mucho lío, pero si tenía intención de salir antes porque tengo hora en la peluquería para darme un plis.
– Kaskete.- ¿En que peluquería? ¿En la del marica? ¿Donde van los artistas? Secretaria 3Pues dile que vas de mi parte, que si entras por la puerta gritando… ¡San Antonio tiene tren pero no tiene tranvía!, te hacen un precio en todos los tratamientos.
– Secretaria.- ¿Me hacen un descuento?
– Kaskete.- No, te hacen un precio, lo que no se es si bueno o malo, tendrás que jugártela, pero no sufras, rezaré por ti una novena a Santa Clara que es la patrona de las que se dan las mechas y seguro que ella intercede en tu favor a la hora de pagar…
– Secretaria.- Eres todo un caballero.
– Kaskete.- Eso dicen en la COPE

Y de ese modo, mas al trote que al galope, me alejé de la Procuraduría de Mares, Puertos y Wiskerías, con copia de mis documentos firmados bajo un brazo, mi chartapacium de cuero repujado bajo el otro, y un mendrugo pan en la boca, pensando en los parabienes de la burocracia rubicracional y en esos granujas de Washington que la inventaron para hacer mas melifluos los trámites administrativos… ¡que Dios los bendiga!

Rúbricas Burocratizantes (Segunda Parte)

– Kaskete.- Dime reina mora, soy todo orejas… ¡te escucho con la avidez y el entusiasmo de un niñito recién destetao!
– Secretaria.- Menos pitorreo, guapito; que esto es muy serio, aquí hasAlcoholazo venido a rubricar unos documentos de vital importancia, así que menos guasa y al lío.
– Kaskete.- Cuanta solemnidad, procederé entonces sin mas dilación a dejar mi impronta en los referidos panfletuchos…
– Secretaria.- En ese caso siéntate y ponte cómodo… ¿puedo ofrecerte algo de beber?
– Kaskete.- Pues de buena gana me tomaría ahora mismo un Tom Collins fresquito, que dicen que abre el apetito y ya se va acercando la hora del aRmuerzo…
– Secretaria.- ¿Un Tom Collins a media mañana? Pero si eso lleva ginebra… ¡borracho!
– Kaskete.- Cojones, que no solo es alcoholazo puro; si, lleva ginebra, pero también zumo de limón, una pizquina de azúcar y un toque generoso de soda, vamos, un refrigerio ligerito y con sabrosura, que tampoco he pedido un sol y sombra…
– Secretaria.- ¡Nada! Eso no es de recibo, pero como te veo con ganas de cockteleo voy a ponerte un Shirley Temple, que es como tomarse una Buckler SIN, pero mas empalagoso, que aquí se viene a firmar… ¡no a inflarseN!
– Kaskete.- Pues mira, ponme lo que te salga del coño, pero para eso no preguntes y rápido… ¡vengan esos papeles! Que tengo muchas gestiones queCorbata realizar al margen de este ridículo trámite
– Secretaria.- ¿Los papeles? ¿No pensarás firmar vestido de esa guisa y con esos atavíos y aderezos?
– Kaskete.- ¡Pero si vengo como un pincel de traje y corbata! ¿Cuál es el problema?
– Secretaria.- Pues que aquí se viene a firmar de pantalón de espiguilla pa arriba… ¿O que te has pensado que es esto? ¿El coño de la Bernarda?
– Kaskete.- Si claro, y si te parece me pongo también un fular de tafetán color gris marengo y beige…
– Secretaria.- Habría sido lo suyo…
– Kaskete.- Y que me confundan con un julapón… ¡antes muerto! Anda, sácame los documentos antes de que me cague en tu manto…
– Secretaria.- Que malos modos… son hombres como usted los que dan mala fama al género masculino, permítame que le diga que usted lo que tiene… ¡es muy poquita educación!
– Kaskete.- Lo que tu quieras, pero dame los papeles ya que los voy a firmar con mi boligrafo del MOMA… ¡y aquí paz y después gloria!
– Secretaria.- ¡Eso si que no! Te he pasado muchas a lo largo de la mañana, pero lo que no voy a consentir es que firmes de cualquier manera con el Secretaria 2boligrafucho de un Museo de medio pelo…
– Kaskete.- ¿El MOMA un museo de medio pelo? ¡He oído lo inaudible!
– Secretaria.- Aun si fuera un boli del Metropólitan Museum of Art…
– Kaskete.- Si te parece mejor tengo también un bolígrafo de mis cojones… ¿con ese si te parece bien que firme?
– Secretaria.- ¡Grosero! ¡Sátiro! ¡A mi la Guardia Civil!

(Continuará… )

Rúbricas Burocratizantes (Primera Parte)

En mi sempiterno anhelo de arrojar algo de luz sobre vuestras sombrías existencias ilustrándoos intelectualmente por medio de ese afán tan Meretrizreiteradamente mío de ser apodíctico a la par que didáctico, aportaré hoy un dato del que probablemente aun no teníais conocimiento y que hace referencia al concepto de burocracia.

Hay un error comúnmente generalizado en lo que respecta a dicho concepto filosófico, y es que la gente cree que la burocracia la inventó Mahoma, cuando su origen es bastante posterior.

Fue el bueno de Solchaga el que la introdujo en la Administración General del Estado, allá por el año 30 antes de Fraga, cuando los Paleontólogos dominaban la tierra. Este término lo acuñó el exministro del PSOE justo después de volver de putas una noche de infausto recuerdo para él cuando, tras observar que le habían desplumado la cartera, dijo con lágrimas en el nabo: “Y a Dios pongo por testigo de que nunca jamás perderé de vista a una fulana por muy andrajosa que sea cuando me la esté aliviando, porque entre requiebros y lisonjas te envuelven en una bruma de densos conceptos matemáticos cuando te dicen… si quieres que a tu boda no vaya… ¡convídame la víspera por la mañana!, una actitud altamente burocratizante para una meretriz de medio pelo”.

Es cierto que muchos no han querido, no han podido o no han sabido Pepe Lechesapreciar del mismo modo que yo en estas declaraciones el origen de la burocracia, pero eso se debe a que es gente que no sabe leer entre líneas, su sensibilidad no esta a flor de piel, pasan por la vida como una maleta y es lógico que no vayan mas allá viendo lo que otros vemos porque, figuradamente o no… ¡ven menos que Pepe Leches!

Y no negaré que mi relación con la burocracia es de carácter íntimo y estrecho en la medida en que, tanto por motivos de trabajo como por cuestiones de placer, tengo que codearme a diario con ella.
Sin ir mas lejos hace un par de días tuve que acudir a una cita de la que de momento, por motivos contractuales, no puedo dar cuenta de cual era su finalidad, pero si diré que consistía en la firma de unos importantísimos documentos; fue entonces cuando la burocracia salió a rondarme, y esto fue lo que ocurrió:

– Kaskete.- Buenos días señorita, venía a firmar una documentación relativa a…
– Secretaria.- Menos prisas, rey moro, no te cameles que estoy en la hora del piscolabis… ¡y eso es sagrao!
– Kaskete.- Disculpa bella flor, es que en lo tocante a descansos retribuidos desconozco la liturgia, quizá porque soy un inocente e inexperto niñito de querubinesco rostro que ignora cuanto ve porque desconoce todo lo que le rodea, mas por falta de experiencia que por carencia de capacidades empíricas y cognitivas.
– Secretaria.- A mi no me quieras enredar por medio de complejas y densasSecretaria oratorias, porque te meto una patá en los cojones… ¡que te dejo doblao!
– Kaskete.- No era esa mi intención, jovencita. Lo que pasa es que tengo en casa un loro que habla como un teólogo, y quieras que no siempre termina uno parlamentando igual que sus mas allegados, es ley de vida.
– Secretaria.- Loro no se si tendrás, pero por tu forma de hablar mucho me temo que al alpiste si que le pegas… ¡y no precisamente al de canarios!
– Kaskete.- ¡Dígamelo con flores, señorita!
– Secretaria.- Lo que te voy a decir pero no con flores, va a ser lo siguiente… ¡maldito degenerado!

(Continuará…)

Pasos de Baile

Resulta francamente cómico cuando una Universidad que a sí misma seReal Academia de la Lengua cataloga de prestigio presenta como novedoso algún estudio que, por lo general, hace años que en la cátedra de Paparachismo Cuántico que dirijo en la mil veces laureada Universidad de Massachussetts ya habíamos demostrado empíricamente por diferentes métodos.
Cuando esto ocurre, suelo decir a mis pupilos que me parto los putos cojones de la risa (como recomienda la Real Academia de la lengua que se exprese tal situación), porque veo que algunos llegan con mucha ilusión (pero a toro pasado), a conclusiones que nosotros descartamos hace años por erróneas, y aun tienen la desfachatez de presentarlas como revolucionarias.

Pero entiendo que no todo el mundo puede estar a la vanguardia de la ciencia como mis doctorandos de Massachussetts que, por poner un ejemplo ilustrativo de lo que os digo, fueron los que inventaron el abrenueces para evitar que políticos (tanto del gobierno como de la oposición), tuvieran que andar cascando almendrucos con los carrillos del culo, no solo en los pasillos del congreso, sino también en las propias banquetas del hemiciclo.

Y fueron esos mismos estudiantes comandados por el firme puño de acero con el que dirijo tan notable cátedra, los que demostraron indubitablemente que fingir la Enfermedad de Whipple es al menos tan cardiosaludable como desayunar todo los días una tostada de pan Bimbo untada con ajo y aceite de oliva virgen.

BailandoPor eso me hizo gracia una noticia que leí el otro día y que decía así: “La ciencia estudia el secreto de los pasos de baile que gustan a las mujeres”. Fundamentalmente porque este tema en Massachussetts ya lo tenemos mas que trillado.

Y es que amigos, no nos llevemos a engaño, después de décadas de estudio sobre lo que a las mujeres entusiasma en lo tocante a bailoteo, y sin ánimo de generalizar, en la Universidad de Massachusetts hemos llegado a las siguientes conclusiones:

1.- Que las mujeres, en lo que a bailoteo se refiere, prefieren que un caballero las lleve con delicadeza y aplicando a los pasos de baile los fundamentos de la Ciencia Infusa (que es la que emana de Dios sabe qué y va a parar a Dios sabe dónde), por lo que la mujer cuando baila suele pensar subconscientemente: “A quien el baile se la de… ¡la ciencia infusa se la bendiga!”, lo que ayuda mucho a los que adolecemos de conocimientos académicos de tipo danzaresco a sacar adelante una pieza.

2.- Que a las damas les gusta mucho que les arrimen la cebolleta, porque es algo que acelera el ritmo cardiaco y por lo tanto alegra el corazón, y tanto es así, que si un caballero quiere conquistar a una dama, es condición “sine qua non” que apriete bien el paquetón hacia la zona lumbar de su partenaire, que observe con cariño y emoción la balconada de la señorita y que, si es posible, pellizque ligeramente los carrillos del culo así como los senos, porque imprime dinamismo y ligereza al baile.

3.- Que bajo ningún concepto se le puede preguntar a una mujer: “¿Bailas?”, porque por su naturaleza contestataria e inconformista (sea o no cierto), se verá obligada a contestar: “No, estoy pedida”, lo que llevará a que el macho alfa oCarrillos beta (según sea el caso), por la parte que le toca tenga que decir: “Bueno, pues cuando tese pase el olor”. Esta es una situación que se da constantemente y que no suele llegar a buen puerto, es más, se han dado caso de mozos escalabraos que han acabado siendo arrojados al pilón de la plaza del pueblo de turno, por tan grosera actitud.

Por la parte que me toca, yo siempre que bailo una pieza con una bella dama, aprieto cachete con cachete, pechito con pechito y ombligo con ombligo y, sin ánimo de echarme flores, la cosa suele dárseme bastante bien; quizá puede que ayude el hecho de que (como bien sabéis a estas alturas), al baile voy impecablemente vestido de cintura para arriba, con chaqué, camisa de chorreras y pajarita almidonada, pero desnudo de cintura para abajo, que quieras que no, me da un look decadente y afrancesado que va mucho con mi personalidad y entusiasma a las señoritas.

Chic, Cool y Trendy

A quien no le ha pasado alguna vez que se ha liao, se ha liao, y al final, sin saber como ni por qué se ha despertado al día siguiente desnudo en la cama, Mujeres de rompe y rasgarodeado de botellas vacías de Moët Chandom y acompañado de 3 mujeres (a veces 4) de rompe y rasga, todo esto, ni que decir tiene, que no solo sin pagar un solo duro por ello, sino mas bien al contrario, cobrando un simbólico estipendio de 3.000 euros por los servicios prestados. Pues con las rebajas pasa lo mismo. Que no había ido nunca pero no hace mucho acabé de tiendas, ni que decir tiene que con erótico resultado.

Para el que no conoce la idiosincrasia y la dinámica de las compras el primer día de rebajas he de decir, y que San Rodolfo me perdone por ello, que es un espectáculo atroz, y esto lo dice alguien que en una ocasión vio a los Village People en directo… ¡pues incluso a ese lamentable espectáculo lo supera!

Cuando uno entra en las tiendas y hordas de chavalas con la mirada perdida en el infinito, echando espumarajos por la boca y negociando precios en lenguas muertas (principalmente griego koiné que era el idioma internacional de los negocios hace mas de 20 siglos), se abren camino a empellones como si Mefistófeles las persiguiera reclamando lo que es suyo, se da cuenta, quizá demasiado tarde, de que corre un grave peligro.

Pero no os fiéis de las apariencias, en realidad lo que cuento es peor de lo queLucha encarnizada parece; yo que fui uno de los personajes en los que se inspiró Victor Hugo para escribir Los Miserables, que soy mutilao de guerra y que he asistido impertérrito a miles de batallas y luchas encarnizadas, yo que he vivido la desdicha y la sordidez en mis prietas y lúbricas carnes, puedo decir sin miedo a equivocarme que las trincheras de Vietnam estaban bastante mejor organizadas que las estanterías de esos establecimientos; puedo asegurar, sin exageración ni aspaviento, que he salido mas despejado de interrogatorios de esos de lámpara en cara y clavija prieta que lleva a cabo la CIA que de una de estas jornadas en las rebajas, y a fe mía que mucho menos marcado, hasta el punto de que se a ciencia cierta que si hubiera corrido la maratón de San Francisco, me habría cansado menos, habría concluido la jornada mas fresquito y seguro que me habría cundido bastante mas la cosa, aunque hubiera tenido que llegar a la carrera remando en patera.

Jamás hubiera pensado que el continuo espacio-tiempo se replegara tanto sobre si mismo hasta el punto de que, aun habiéndome parecido que había andado miles de kilómetros, tras una hora de compreteo, tan solo había avanzado 50 metros desde el punto inicial de partida, y se que si los espíritus del mas allá pueden contemplarnos desde su universo paralelo, el Mariscal Petain, adalid del avance implacable en campaña, a estas horas aun debe estar revolviéndose en su tumba.

Pero claro, uno se ve arrastrado por la catarsis consumista, y piensa: “Si no De comprascompro algo, no formo parte del cosmos” y, como no deja de ser uno un insignificante punto en el macro éter del universo, pasa a un probador a ver como le queda una camiseta de monigotes, le dicen que va mucho, no solo con su atornasolado y escultural cuerpo sino con su arrebatadora personalidad, y acaba por pagar la cuenta de la referida camiseta (no entraré en cifras por no asustar a mis queridos lectores) con tarjeta de crédito… ¿Que por qué? Porque… ¿qué es eso de ir por ahí saldando deudas con vil metal en efectivo? Hay que tirar de tarjeta… ¡que la miseria na mas que trae miseria!

Si Solchaga levantara la cabeza…

 

 

Varón Dandy

Algo que me repiten mucho últimamente en distintos entornos y proveniente de Bellas Mujeres 1diferentes personalidades tanto del mundo de la Gigantomaquia, como del ámbito mas próximo a la Copla Romaní, es que no se como me las ingenio para estar siempre rodeado de bellas mujeres que beben los vientos, y lo que no son los vientos por mi cuerpecito gentil.

Unos dicen que es porque mi esmerada educación centroeuropea de la mano de mi refinada y exquisita intelectualidad hace que encandile a las damas, y eso unido al concepto de que mi gallardo porte de galán de telenovela y mi musculatura digna de un titánico adonis, consiguen provocar en las mujeres un mas que marcado Efecto Doppler (vamos, que las atolondro y obnubilo como el matamoscas a los tábanos de aleta bífida), puede que sea la constatación empírica de mi apoteósico a la par que jubiloso éxito entre las féminas.

Pero claro, en la vida no todo son parabienes, congratulaciones, sombrerazos y buenas críticas, hay otro grupo nada selecto ni distinguido de jóvenes, que dicen que si tiro demasiado de Rohipnol … que si sin mi ingente patrimonio no sería nadie… y que si adoleciera de ese colosal poderío económico que va tanto con mi personalidad, las mujeres no solo no me colmarían de agasajos, sino que mas bien me escupirían a la cara… que si donde se mete El Chico del 17 (así es como me bautizaron mis entrañables sherpas tras coronar por trigésimo octava vez el Kanchenjunga por su cara septentrional), y que de donde saca pa tanto como destaca… ¡paparruchas! ¡calumnias injuriosas! ¡patrañas y desatinos todo!

Porque frente a los que practican la intransigencia y la intolerancia, esta la LeyBellas Mujeres 2 de las Rotondas que es salvaguarda y garante de los pilares que conforman el Estado del Bienestar, y es la herramienta por la que se desarrolla la libre autonomía de la voluntad, y por medio de la cual se puede dar una somanta de hostias hasta el punto de moler a palos a todo el que levante falsos testimonios, infundíos, latifundios y minifundios sobre mi persona, como por ejemplo decir que yo no soy limpio, cuando es vox populi que no puedo oler a cuco a la vista de que el 75% de mi salario lo gasto en comprar colonia Varón Dandy, de esa de 40 duros el cuarto litro.

¿Que las mujeres me admiran con fervor? No lo puedo negar… ¿Qué suspiran apasionadamente por mis quereres? Es mas que evidente… ¿Qué en la redacción de Cosmopolitan provoco infartos cada dos por tres cuando me acerco a saludar a la Redactora Jefe y la doy un inocente pellizquín en el carrillo izquierdo del culo, que es el que mas gusta a las mujeres que se le amague? Por supuesto que si.

Pero si las mujeres, que saben lo que vale un peine, opinan que soy un buen partido… ¿por qué voy luchar contra tan acertado axioma? Es mas, prometo honrarlas y respetarlas hasta que la disfunción eréctil nos separe, y si algún día (Dios no lo quiera) tengo que tirar de viagra para no decepcionar, juro por la gloria de mi madre, que aun esta viva, que lo haré; y si tengo que decir que Bellas Mujeres 3Henry Kissinger es un intelectual de trapío y de altura para llevarme a una moza garrida al huerto, prometo que así será; y si en algún momento de mi dilatada carrera me llaman por teléfono las animadoras de los New York Nicks, pidiendo que por favor vaya a hacerlas un alivio, a Dios pongo por testigo… ¡que dejaré mi vida en el empeño si es necesario!

Para que luego vaya la gente por ahí diciendo que no soy un caballero…

Ante la duda…

No puedo negar, entre otras cosas porque el que lo niegue… ¡debajo lo tiene!, que de un tiempo a esta parte tengo algo descuidada la Cátedra de Paparachismo Cuántico de la que soy responsable en la Universidad de Massachusetts, y que tantas maravillas ha reportado al saber universal a lo largo de estos años.

Y como el ser humano solo aprende a base de golpes y/o/u puñalás traperas, el otro día una enfervorecida fan mía, me dio 2 bofetones Kisspara, acto seguido, plantarme un beso con lengua y reprocharme el hecho de que hubiera abandonado la ciencia en beneficio del cronismo de lo cotidiano.

Tras recuperar el aliento y la compostura, y verificar que todas mi posesiones (sobre todo los fajos de billetes ataos con una goma que llevo siempre encima, y el relicario de mi madre) seguían en su inicial sitio, le pregunté a la muchacha, que a qué se debía tanto ímpetu candoroso y tanto furor uterino, mezclado con esas dosis de sopapos y manguzadas, siendo como soy un niñito frágil que del primer guantazo podría resquebrajarse y hacerse añicos. La muchacha, muy solícita y con una prestancia digna de reyes, me dijo que había sido un arrebato de ira mezclado con pinceladas del inmaculado amor que me profesa, debido a que, habiendo seguido mis pasos como Cronista de los Cotidiano, se veía embargada por las dudas que yo no solventaba por el hecho de llevar tanto tiempo sin publicar los avances científicos que sacamos adelante allá en la Universidad de Massachussets.

Así que como yo no tengo na mío, la dije: “¡Mira guapa! Pregúntame lo que se te pase por el coño.. ¡que ya te responderé yo lo que me salga de los cojones!”, dicho esto, la muchacha se quedó en topless, sacó un cuadernito muy coquetuelo y tras decirla yo: “Tápate chica, a ver si nos van a llamar la atención… ¡me cago en tu puta madre!”, me dijo que ella En Toplessera de esa nueva hornada de periodistas que realizan su trabajo en tetas y que solo se taparía si la prometía amor eterno.

Como no soy mucho de pagar multas por exhibicionismo la dije lo que quería oír, y respondí a una serie de preguntas que me realizó de viva voz y que aquí plasmo, para que mis enseñanzas lleguen allende los mares, y lo que no son los mares:

 

• 1ª Pregunta.- Recientemente se ha venido especulando sobre ciertos experimentos acerca del Efecto Hawthorne que has realizado… ¿Tienen algo que ver con el hecho de que Luis Cobos haya dejado de ser tartaja?

 

Respuesta.- Querida amiga de extraordinarios pechos, muy en contra de lo que la gente piensa, y aunque pueda parecer lo contrario, Luis Cobos no es tartaja; padece un principio de Parkinson que, lejos de entorpecerle en su trabajo, le da mucha mas soltura en el manejo de la batuta. Una chacha filipina que trabaja para el sin dar de alta, se está encargando de regularle la medicación debido a que el otro día en un concierto en Albacete se le olvidó tomársela y casi le saca un ojo al de la tuba.

 

• 2ª Pregunta.- ¿Es cierto como dicen en la COPE que la tierra es plana y que el Creacionismo es fuente de sabiduría y verdad suprema?

 

Respuesta.- Comenzaré por decir que la tierra ni es plana, ni es esférica. Como he podido constatar por medio de mis estudios, la tierra es un redondel, y como postuló en su día el bueno de Peláez, del mismo modo que los triángulos, son “a diferentes de los cuadraos”, no es igual un cuerpo esférico que un redondel, y ni que decir tiene que la materia ni se crea ni se destruye, simplemente se va de putas, por lo La de los rojos clavelesque lo del Creacionismo está cogido por los pelos y sintiéndolo mucho, aunque estemos todos a tope con la COPE, he decir que en ese sentido, andan errados.

 

• 3ª Pregunta.- Cien patos en un cajón… ¿Cuántos picos y patas son?

 

Respuesta.- ¡Son mis cojones!

 

• 4ª Pregunta.- Tu fama de conquistador te precede, cariño mío, pero dime… ¿Es cierto que en tu estudio sobre la Teoría de las Supercuerdas, contribuyó notablemente, a modo de becaria, una Morena que algunos apuntan insinuantes, que era la de los rojos claveles, la de la reja floría? 

 

Respuesta.- ¿La reina de las mujeres? Me alegra que me hagas esa pregunta, porque eso no es del todo cierto, yo con quien hice muy buenas migas cientificosas fue con una Morena, pero la del bordado mantón, la de la alegre guitarra… ¡la del clavel español!

Queridas amigas, si queréis saber como acabó esta historia y qué mas preguntas me realizó la muchacha de los turgentes cocos, solo tenéis que decírmelo, pero espabilad… ¡que la vida es pa despiertas!