Niño-Dios (Primera Parte)

 

Mi obligación como Cronista de lo Cotidiano del Reino de España y de Portugal, es la de dar objetiva cuenta de los acontecimientos mas Futbol 7relevantes que acontecen desde la sombra que proyecta la Torre Inclinada de Albacete, hasta el Puente de Brooklyn, si entendemos como puente Casa Pepe y como Brooklyn el Puerto de Despeñaperros.

Pero eso no significa que, como periodista, en un momento dado no pueda salir de las fronteras ibérico-anglicanas para realizar un impecable trabajo de campo allá donde se me necesite, sea esta solicitud porque tengo que tomar medidas para el diminuto traje de baño de las componentes del Equipo Femenino de Fútbol 7 de la Republica Checa, o porque han aparecido entre unas recónditas ruinas de Torrelodones las tetas incorruptas de Santa Bernardina y tengo que hacer acto de presencia para, en calidad de Inspector Técnico de Protuberancias, dar el visto bueno y cumplida fe de que en su día esos pechos fueron tersos y firmes y dieron gloria, renombre y pundonor a la expresión: “Teta de novicia“.

Por eso tras anticiparme un pajarito (concretamente un cernícalo de ojete almidonado), la siguiente noticia: “Un rayo fulmina una estatua de Jesús de seis pisos de altura en Ohio”, no me quedó mas remedio que salir en busca del interfecto, a la sazón Jesús, en un viaje no de carácter espiritual sino de esencia puramente profesional, para entrevistarle en persona y mostrar al mundo entero su versión de los hechos acaecidos y su sentir al respecto.

Tersos y FirmesComo ya sabéis, siempre que salgo de viaje allende las fronteras de esta España mía, este Portugal nuestro, no por placer o por negocios sino por motivos laborales, preparo concienzudamente mi petate y/o/u equipaje profesional consistente en una petaca de 100 ml repleta de agua, una cantimplora de 25 litros con anís del mono, una vara de abedul, un tupperware con medio kilo de morcón en salsa vizcaina y otro con 250 gramos de quisquillas salvajes, las Obras Completas de San Juan de la Cruz, el Tomo Número 16 de la Enciclopedia Británica y un Acelerador de Partículas de 60.000 toneladas, porque siempre que sales al extranjero acabas echando de menos no haberte llevado uno… ¡como pasa con el cargador del móvil!

Una vez que hice acopio de estos livianos pero imprescindibles enseres, me dirigí a mi Ohio del alma a entrevistar a Jesusito de mi vida que, para el que aun no lo sepa, es niño como yo, y es precisamente por ese y no por otro motivo por lo que lo quiero tanto, y le doy mi corazón, suyo es… ¡mío no!, y cuando por fin conseguí localizarlo, borracho perdido en un puticlub de carretera, mantuvimos la siguiente conversación:

– Kaskete.- ¡Jesusito de mi alma!
– Jesus.- Sin pecado concebida…
– Kaskete.- Te encuentro más alicaído de lo que en principio cabría esperar del Hijo de Dios.Jesucristo 1
– Jesus.- Del Hijo Tonto de Dios, querrás decir.
– Kaskete.- Que pasa… ¿que gastas mucho?
– Jesus.- Pues antes consumía muy poquito, unos 3 litros a los 100 kilómetros, como un mechero, pero se conoce que debo tener mal las birolas o el latiguillo del carburador, y cuando me salta el turbo gasto mas que un hijo tonto.
– Kaskete.- ¿Pero te han hecho ya la revisión de los 15.000 kilómetros?

(Continuará…)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s