Expediente Wikileaks

Hay momentos en que quienes piensan que vivimos los tiempos de la tribulación y están convencidos de que las Teorías Conspiranoicas son tan reales como la vida misma, se frotan las manos y dan gracias al señor por lo que la actualidad y la providencia les brinda alegremente y de una forma completamente gratuita.

En los últimos tiempos el mundo entero se vio conmocionado por Frotarse las manoslas filtraciones acerca de investigaciones secretas de diversos países de todo el mundo, que salieron a la luz a través del portal de internet Wikileaks, evidenciando que hay una delgada línea entre la actuación dentro de lo que permiten los parámetros de los sistema democráticos y la sociedad del bienestar, y lo que se entiende (hablando llanamente para el populacho) como usar medios y fondos públicos, como si los que disponen de ellos estuvieran en su propio cortijo jienense entre vareadores de alcornoques a la sombra de un peral.

Por eso, la noticia que se publicó recientemente al respecto, pone los pelos como escarpias al asegurar de forma rotunda y sin ningún atisbo de rubor lo siguiente: “Un disco de música y un poco de pantomima hicieron posible la filtración de Wikileaks”.

Sin entrar en el fondo o mondongo del reportaje, me gustaría analizar lo que se desprende de dicha noticia: en el titular se afirma que, gracias a un disco de música y a una pantomima, se pudieron filtrar todas estas informaciones.

Es evidente que en lo que respecta al disco de música, ni que decir tiene que tuvo que ser alguno de “Dinamita pa los Pollos”, porque tienen temas tan fresquitos y pegajosos que cualquier Ingeniero responsable Seguridad informaticade Seguridad Informática y Secretos de Estado, al grito de Biiiiiiiiiiiilly Joooooooeeeeeeeee en eeeeeeeeeel aserraderoooooooooooo, con la motosierraaaaaaaaaaa se cortooooooo un dedoooooooooooo, puede despistarse una décima de segundo mientras entona la melodía, permitiendo de ese modo que, durante tal descuido, un pirata informático se cuele en los sistemas haciéndose con cualquier tipo de información comprometida.

Si hasta aquí estamos de acuerdo… ¿Qué papel juega entonces “la pantomima” en todo este asunto? Porque el propio Melendi dijo (no ha mucho tiempo) que vivía en esa calle, pero no creo yo que a un rastafary politoxicómano de tres al cuarto, le pongan al frente de una operación de tanto calado, sobre todo después del pifostio que montó aquella vez en un avión; en ese caso… ¿estamos hablando de pantomima o lo que favoreció la dichosa filtración fue mas bien una pamplina? Porque eso si que explicaría muchas cosas.

Lo cierto es que, si queréis saber mi opinión, yo soy partidario de que determinados secretos se mantengan siempre ocultos debido a la espeluznancia que puede provocar el conocimiento de los mismos, y es que, sin ir mas lejos, entre la gran cantidad de confidencialidades que los muchachos de Wikileaks han sacado a la luz, se desenmascararon datos tan terroríficos como que:

• El logotipo de Matutano es un icono francmasónico ante el que se rinde culto y pleitesía, celebrando misas negras para invocar su poder Bob Esponjapor medio de arcaicos rituales en los que los risketos y los kikos gordos corren a raudales entre sus acólitos y adeptos, acabando dichas reuniones secretas en bacanales orgiásticas de carácter sexual.

• Los últimos análisis que se le practicaron a Bob Esponja en la Clínica Ruber Internacional, demuestran fehacientemente tras el recuento de plaquetas, transaminasas y su puta madre en bicicleta, que la cirrosis hepática que le aqueja está en el último y más devastador estadio de la enfermedad, que tiene los días contados y que, su malogrado cuerpo, ni siquiera va a poder ser aprovechado para que en algún centro de huerfanitos aquejados de soriasis les froten el nabo eliminando pieles muertas, ya que el pobre muchacho tiene todo el cuerpo hecho paté a la pimienta… ¡por no decir que fosfatina!

Por cosas como esta es por las que digo yo que es mejor permanecer en la ignorancia, y es que ahora de cara al verano, te enteras de algo así estando en un chiringuito de playa… ¡y hasta se te quitan las ganas de chupar las cabezas de los langostinos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s