Y Dios en la de todos… (Segunda Parte)


– Kaskete.-
 Pues aun a riesgo de caer en el topicazo y la clásica pregunta predecible que todos los niños solemos hacer debido a que escapa a nuestro Dios 2entendimiento por qué ocurren cosas tan maléficamente malvadosas, querido Dios, me gustaría preguntarte… ¿Por qué hay tanto sufrimiento en el mundo?
– Dios.- ¡Porque los humanos os la cascais to las noches antes de acostaros, en lugar de rezarle a San Pito Pato una novena!
– Kaskete.- Coño, dicho así cualquiera podría pensar que somos unos sátiros redomados, y no creo yo que el hecho de que alguna vez la gente se alivie con nocturnidad y alevosía, tenga una relación directa con el hambre, las guerras, la desesperación y el infortunio del ser humano…
– Dios.- Pues la tiene, pero no porque os toquéis por las noches, sino porque no lo hacéis también por las mañanas y por las tardes. A ver, en tu último viaje a Moldavia… ¿A ti que te dijo la vieja aquella?
– Kaskete.- Que la miseria na mas que trae miseria…
– Dios.- ¿Y qué mas?
– Kaskete.- Que si continuábamos por el camino de la cicatería, la ruindad y el mezquinaje, acabaríamos siendo mugre
– Dios.- ¿Entiendes entonces lo que quiero decir?
– Kaskete.- Pues en principio de tus palabras colijo que el camino de la salvación pasa por zurrarse la sardinilla como los monos de sol a sol.
– Dios.- Cuidao… zurrársela o que te la zurren, ahí ya no entro, pero no me entiendas mal, si, está bien que se practique esa sana costumbre fuente de Alivio Manualsalubridad y lozanía que es la pelada española, pero no solo de sol a sol… ¡los días nublaos también!
– Kaskete.- Entiendo… pero chico, después de esta respuesta no se si seguir preguntando.
– Dios.- ¿No decías que se me iban a caer los webos con las preguntitas?
– Kaskete.- Si, pero yo luego esto lo publico en mi blog y tengo una reputación de caballero andante que rinde pleitesía a las damas que mantener, y sinceramente, la faceta lúbrica desluce un poco la perspectiva caballera.
– Dios.- Todo lo contrario, si hay una cualidad que define y adereza el pundonor, el decoro y la hidalguía, es la virtud de la sinceridad. Cualquier fulana de medio pelo te lo puede decir, cuanto mas una dama de esmerados modales, eso lo sabe… ¡hasta mi puta madre en bicicleta!
– Kaskete.- En ese caso continuaré con mi cuestionario, porque a decir verdad, hay una pregunta que lleva quitándome el sueño desde hace mucho tiempo.
– Dios.- Ya se lo que me vas a preguntar, porque soy Dios y como tal, lo se absolutamente todo, pero aun así no te cortes, pregunta…
– Kaskete.- Allá voy… ¿Es verdad que con los dedos de las manos, con los dedos de los pies, con la polla y los cojones, todo suma 23?
– Dios.- Eso es totalmente incierto… ¡y ahora mismo te voy a partir la cara!
– Kaskete.- Pero hombre… ¡No mates al mensajero! Pensaba que podía hacerte preguntas de cualquier naturaleza sin temor a que apareciera el Dios vengativo, pendenciero y revanchista del Antiguo Testamento…
– Dios.- Es que no me esperaba esa pregunta, y siendo omnívoro como soy,Quitar el sueño pues esto si que es noticia; vale, quizá me haya excedido un poco, pero es que los dioses somos asín de bragaos… ¡tenemos mucha bravura!
– Kaskete.- ¿Entonces cual es la respuesta a la pregunta? ¿La suma de los cuadrados de los catetos de las manos, los pies, el nabo y los webos, no es igual a la base por la altura del líquido desalojado partido por dos?

(Continuará… )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s