Leyendas de Pasión (Primera Parte)

La Enciclopedia Británica de “Tetas, Culos, Metiditas y Otros Desmanes”, define “Leyenda Urbana” como le sale de la punta de los cojones, y puesto que (a día de hoy) ni los cojones tienen punta, ni la enciclopedia británica de Tetas, Culos, Metiditas y Otros Desmanes es referente de absolutamente nada, pudiendo incluso decir de ella sin miedo a confundirnos que es una puta mierda, seré yo quien os de Enciclopedia Britanicauna somera definición de qué significa esto de las leyendas urbanas, porque para eso mi palabra es ley… ¡y mi criterio doctrina!

Para que os hagáis una ligera idea, una leyenda urbana es como cuando alguien, con toda la buena voluntad del mundo te dice que ahí arriba no se donde, había no se que santo, que le rezabas no se que… ¡y concedía no se cuantos!, digamos que es un conjunto de hechos ficticios a los que se da forma y características coherentes y creíbles para hacer pasar por real algo completamente falso sin que nadie lo cuestione.

Cualquier persona normal aceptaría esto alegremente y diría: “Pues si así es que sea… ¡y al que le de le ha dao!”, pero yo no amigos. En mi intención de trascender por los siglos de los siglos y poner luz y taquígrafos sobre las cosas de taquimecanografiar, ostento el afán de aclarar verdades, esclarecer peliagucidades, desfacer entuertos y hacer todas estas cosas desnudo de cintura para abajo para presumir de la herramienta que Dios me ha dado y por si en algún momento tengo que colgar un cuadro, tener a mano algo contundente con lo que clavetear aporreando la alcayata que lo sustenta.

Por eso me propuse descubrir qué había de cierto en algunas de estas célebres leyendas urbanas, para desentrañar la enrevesada Taquimecanografamaraña que envuelve tan misteriosos hechos en tan enigmático halo de silencio. Una vez tomada esta decisión me propuse centrarme en una leyenda urbana concreta e investigar el asunto punto por punto.

Así las cosas, cogí el portante, abandoné mi hogar al galope, no sin antes decirle a mi santa madre que esa noche no me abriera la cama ni me preparara el vasito de leche con mojicones (que tanto me gusta saborear justo antes de acostarme), porque era muy posible que hiciera noche fuera de casa, y me dirigí cantando el “Esa Cobardía” de Chiquetete a la alcantarilla mas cercana, para ver si era cierto eso de que el alcantarillado subterráneo de las grandes urbes o megalópolis, esta lleno a rebosar de cocodrilos sin destetar aun.

Para el que nunca haya descendido a los infiernos de la inmundicia infraterrestre y la desolación que se encarnan en la forma del alcantarillado español, empezaré por decir de modo descriptivo y sin ademán alguno de reproche, que tienen mas mierda que un delantal y que, bien por dejadez, bien por impericia profesional, o simplemente por mala fe contractual, los dirigentes de las grandes ciudades lo tienen dejado de la mano de Dios, pues ni un poquito de Ajax Pino olor limón le echan de vez en cuando par darle algo de alegría al entorno y que no pase como cuando fui yo a la alcantarilla, que fijaros como estaría de poco presentable el asunto que cuando bajé… ¡salían dos moscas vomitando!

SONY DSCHe decir, eso si, que la decoración del subsuelo alcantarillil es señorial, las paredes están empapeladas muy al estilo de los 70 (todo primeras calidades) y aderezadas con floripondios que disimulan fenomenalmente bien el olor a mierda, hay mucho charcal por el suelo que hace que los mismos estén para muy poquitas florituras por lo que es mejor andar pegado a las paredes y rozarte con el papel pringoso, que ir chapoteando agua y pisar algún tarugo.

El caso es que no llevaba ni 5 minutos en el alcantarillado cuando vi aproximarse acechante una sombra nada chinesca; cuando alumbré a la criatura con mi linterna se cagó en mis muertos mas frescos y me dijo que por qué no le apuntaba con la luz en la cara a mi puta madre y, tras disculparse acto seguido aludiendo que tenia muy mal pronto, me dijo que era el Cocodrilo Vigilante de esa zona, me saludó como la Guardia Civil cuando te da el alto para pedirte los papeles de la moto, y conversamos distendidamente.

(Continuará… )

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s