¿Quién engañó a Roger Rabbit?

Siempre he aseverado tajantemente hasta el punto de hacerlo bandera Operadaspropia, esa máxima de la filosofía hindú que dice que la moda no incomoda, y soy consciente de que hay determinadas cuestiones que, al mínimo descuido, se nos pueden ir de las manos con una facilidad que, de pasmosa, da miedo, y como yo (lo reconozco abiertamente y eso es algo que me honra), tengo mas miedo que vergüenza, hay ciertas cosas que no comprendo muy bien pero no por ello voy a dejar de respetarlas, o si… ¡eso ya se verá!

Los que me conocen saben que siempre he defendido a capa y espada, incluso con mi vida y mi hacienda si fuera preciso, la naturalidad en las formas femeninas, esto es, que eso de operarse los cocos o el ijar si no es por motivos de salud, no lo veo con buenos ojos. Que significa esto… ¿Que no me gustan las mujeres con tetas operadas? ¿Estamos locos? ¡Pues claro que me gustan!, lo que pasa es que puestos a elegir, donde estén unos globos naturales, que se quiten el fútbol… ¡y los toros!

Pero puestos a hablar de operaciones de estética y aun siendo un hombre cuya mundología abruma, el otro día me quedé pasmado al tener conocimiento de la siguiente noticia: “”Una anciana se opera para parecerse a Jessica Rabbit”.

Así que me dije a mi mismo en voz bajita… vamos a ver, porque una cosaJessica Rabbit es agrandarse los cocos, que lo peor que te puede pasar es que te dejen uno mirando a Logroño y el otro a Aguilar de Campó, pero que si partimos de la base de que el estrabismo se corrige llevando lentes o anteojos el hecho de estar bizca de las tetas seguro que con lentillas o unas gafas de ver de cerca también se soluciona; y otra cosa muy distinta es operarse para parecerse a un dibujo animao mas comúnmente denominado monigote. ¿Qué a mí me gustaría parecerme a Bob Esponja y no precisamente por el hecho de que cuando llega el finde me bebo los cubatas doblaos? ¡Pues claro que si! Pero porque el hijo de puta vive en una piña en el fondo del mar y, que yo sepa, nunca se queja de las humedades, de lo que se deduce que no debe vivirse mal por esos parajes.

Parecerse a muñequetes, queridas ancianas, no es la solución, operarse para rejuvenecer puede estar bien como en el famoso caso de aquella vieja bruja empapada en perfume que rondaba los 75 años y que exigió que la hicieran en el quirófano los retoques y ajustes necesarios para parecerse a La Dolores porque le hacía mucha ilusión salir en la jota de “Si vas a Calatayud”; o sea que como veis, aun quedan señoronas con buen criterio y actitud netamente pragmática, que es lo que estaba de moda en los locos años 20.

Bob EsponjaY puesto que yo personalmente he hecho una filosofía de vida de cantar esa bella tonada que dice yoooooo me enamoreeeeeee de una viejaaaaaaaaa, en la playaaaaaaaa de aRbaSeteeeeeeee, si alguna vez vais caminado por el Paseo las Acacias y, de soslayo, posáis vuestra inmaculada mirada a la izquierda y me veis apollao en un farol y dándome un buen filetazo con una mujer de espectaculares curvas, no os asombréis ni penséis que he vuelto a mi etapa de trajinarme Top Models a diestro y siniestro, es solo que me he decantado mas por las viejas tuneadas que, al fin y al cabo, también son de Dios y que coño… ¡mas feo es un chepa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s