Pirámides (Primera Parte)

El ser humano no solo ignora las medidas exactas (al milímetro) de las tetas de Scarlett Johansson, también desconoce si hace utilización de esas turgencias en labores de carácter lúbrico y, sobre todo, si se da buena maña en este tipo de lances. Y es que los misterios para los que el hombre no tiene respuesta, son muchos y de muy diversa índole.

Por eso, en mi encomiable afán de manteneros plena y constantemente informados y que, de ese modo, nadie pueda venirme con desagradables reproches ni con patadas a traición en la entrepierna (a la altura de los cojones), quejándose de que el caudal del información novedosa que vierto en este ventanuco de aire fresco que os brindo a todos y que es mi Blog, es demasiado pequeño e insignificante, he decidido ir un paso mas allá en lo tocante a crónica periodística de altura resolviendo un misterio de ancestral raigambre, para que todos quedéis mas que satisfechos y a mi no se me pueda tachar de ser como Pedro Jota (por la falta de ética periodística) o como Manolo el del Bombo (por las hechuras).

Y como para ese tipo de periodismo rancio y sin fundamento ya están los anteriormente citados, en un alarde de valentía y originalidad, recientemente me propuse resolver para vosotras, mis amadas lectoras, el misterio mas grande de todos los tiempos, ese tan enigmático que tiene a todos los arquitectos de España, Portugal y Toledo (Ohio), sin dormir a pierna suelta desde hace siglos: el de las Pirámides de Egipto.

Otro en mi lugar (para dar solución a este misterio como es debido), habría echado mano de un pico y de una pala y se habría plantado en Egipto para ver si excavando en las entrañas de esa baldía tierra, daba con algún cofre secreto que le indicara como resolver el misterio. Yo, que tengo mas tiros pegaos que la escopetilla de Charlton Heston, decidí optar por otro método de investigación, fundamentalmente por 2 motivos:

1.- Que coger un pico y una pala en muchas culturas se considera una ofensa a Dios. No se si son muchos los pueblos que consideran un agravio tal actitud, pero no seré yo el que despierte la cólera de los dioses haciendo trabajos penosos y de gran esfuerzo físico.

2.- Que hace algunos años le hice una promesa al Cristo de la Agonía, consistente en que todos los trabajos que realizara para ganarme el pan hasta que hubiera concluido el Camino de Santiago, serían de carácter intelectual y liviano; y como el Camino de Santiago no solo no lo he empezado, sino que no tengo la mas mínima intención de hacerlo, mal está engañar al Cristo en una cosa (lo del camino), pero hacerlo en dos (lo de trabajar duramente) ya seria de todo punto inadmisible.

Por eso, el método que escogí para resolver este enigma tan enigmatizado, que siempre va en coche y siempre va mojado, fue el de viajar atrás en el tiempo, y preguntarle directamente al Faraón y a su Encargado de Obra o Capataz, cómo se había llevado a cabo la construcción de tan monumentales pirámides…

(Continuará… )

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s