¿Tintín o Pepito?

Hay momentos en la vida en los que uno agradece que determinadas cosas permanezcan en secreto custodiadas por un reducido grupo de privilegiados guardianes y que, de ese modo, tenebrosos misterios de toda índole no trasciendan haciéndose públicos. Y es que las cosas como son, hay asuntos que el común de los mortales no están preparados para asumir y que si alguna vez llegaran a ver la luz, provocarían tal impacto y desazón que la muchedumbre enfervorecida se echaría a la calle para buscar a los responsables, lincharlos, emplumarlos, brearlos y, después, con toda la tranquilidad del mundo, dedicarse al latrocinio y al pillaje aprovechando la confusión del caos reinante.

Porque amigos… ¿cómo reaccionaríais vosotros si os contaran que Paula Vázquez es un ciborg y, por lo tanto, jamás podréis chuparle los melocotoncetes sin que os de un calambrazo de padre y muy señor mío? ¿Qué pensaríais si os enterarais de que los cojones de Mahoma no son de goma sino de un material poco conocido que responde al nombre de Helio 3? ¿Qué cara se os quedaría si, por ventura, descubrierais que lo de que la Tía Tomata era un cerda no obedecía a la realidad, que su limpieza no tenía mácula y que empezó a correrse el rumor de que una vez tiro las bragas al aire y se quedaron pegadas cuando anunció en público su intención de formar un partido político para presentarse a elecciones generales? ¡como Mario Conde!

Señores, a veces es mejor permanecer en la ignorancia porque el ser humano no está preparado para conocer este tipo de cuestiones. Cuestiones como la de la noticia de la que tuve conocimiento recientemente, que nos fue ocultada durante décadas y que afirma lo siguiente: “Tintín estuvo a punto de llamarse ‘Pepito’”.

Se que ahora mismo son muchísimas las preguntas que se os agolpan dentro del caparazón y para las que necesitáis una respuesta, así que para ir quitándonos cosas de encima os diré que el Pepito al que se hace referencia en el titular no es de crema, sino de ternera. También quiero puntualizar que aquí no se hace referencia a “Pepito de los Palotes”, fundamentalmente porque el de los palotes es Perico, pero no el del bestseller a modo de psicothriller titulado “Fray Perico y su borrico”, sino otro que no tiene absolutamente nada que ver.

Si amigos, las avanzadas mentes de la época sopesaron durante un momento (el que viene inmediatamente después de que haga efecto un chute de ese diablo vestido de ángel que es la heroína), que en España Tintín no debería llamarse así, sino Pepito; y no les reprocho nada, el nombre es precioso, yo mismo tuve de pequeño una lagartija de chepa plateada a la que bauticé de ese modo, por lo que no soy sospechoso de que se me acuse de afirmar que es un nombre pensado una noche de tempestad cuando, el fruto de la estulticia hace aparición a modo de inspiración literaria.

No se que opinara la gente sobre que Tintín se hubiera llamado así, solo se que si no llega a ser porque Pepito Grillo no quería competencia alguna en lo tocante a nombres, tiró de algunos hilos e hizo unas llamadas a las altas esferas (Pepito Grillo era muy del Tercer Reich), quien sabe si ahora Tintín se llamaría de ese modo, y el Capitan Haddock y Milú, Juanito y Jorgito… ¡como los sobrinos del Tio Gilito!

Pero eso es algo que nunca sabremos…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s