El Que Asó la Manteca.

No es necesario decir que el descomunal atenazamiento que esta ejerciendo sobre nosotros esta despreciable crisis en la que nos hallamos inmersos, está haciendo que mucha gente quiera agarrarse a un clavo ardiendo, ignorantes de que, por desgracia, hasta para eso es demasiado tarde… ¡porque ni lumbre hay para encender el clavo!

Y es descorazonador que ya ni refranes, ni frases hechas sigan surtiendo el mismo efecto por culpa de recortes institucionales y otro tipo de problemáticas que se derivan de la falta de efectivo que nos aqueja y que hemos de aguantar todos, sufriendo y padeciendo como putas por sus respectivos rastrojos.

Buena prueba de esto que digo es que ya nadie pierden pan y pierde perro, porque no hay pan que dar al perro ajeno, nadie puede cobijarse en buena sombra, porque no podemos arrimarnos a buenos árboles desde que hubo que empeñarlos para sacar 4 miserables centimillos y, lo que es peor, como tampoco bebemos agua, no podemos dejarla correr porque cualquiera se arriesga a dejar el grifo abierto al precio que se están poniendo las cosas. Si que es verdad que no todo son desventajas, hay que reconocer que, como hemos dado por hecho que Dios no nos va a ayudar, tampoco madrugamos, así que vayan unas cosas por las otras y sigamos con lo nuestro.

Y como no nos interesa desviarnos del tema que nos traemos hoy entre manos, daré sin mas rodeos buena cuenta de una noticia de la que tuve conocimiento recientemente y que decía lo siguiente: “Detenido el director de un banco tras intentar atracar su propia oficina en Vitoria”.

Así de malamente están las cosas, amigos, que hasta los propios bancarios (a los que se les presupone una buena paguita) tienen que atracar su propia sucursal para salir adelante. Esto, desde mi humilde punto de vista, no solo es terrorífico, sino desconcertante, porque desde que el bueno de Abundio vendió el coche para comprar gasolina, no se había visto cosa igual.

Sin embargo tampoco nos echemos las manos a la cabeza, rasgando nuestras ricas vestiduras mientras mesamos nuestros sedosos cabellos, porque cuando uno rasca un poco la superficie e indaga quien era este director de banco, salen a la luz datos mas espeluznantes aun que el del titular.
Y es que según fuentes que no puedo desvelar, entre otras cosas… ¡porque no me sale de los cojones!, se ha confirmado que no es la primera vez que este hombre hace cosas de esta naturaleza; por ejemplo, se sabe a ciencia cierta que fingió tener almorranas para ver si al ir al medico de cabecera le frotaban el ojete con piedra pómez porque cuando acabó la mili estaba de moda apuntarse a maricón.
También se comenta que fue él mismo quien propuso cambiar los parkets de la bolsa por moqueta, asegurando que era un material mucho mas señorial que la caoba, que al hacer efecto velcro con los trajes de Armani, alegraba el corazón de los brokers y terminaban su jornada de trabajo con una sonrisa en los labios y un agradable picorcillo en la pernera de sus pantalones de espiguilla.

Por otro lado, fuentes de la policía aseguran que la detención del presunto presuntoso fue compleja porque al verse acorralado se apuntó a sí mismo con una barra de fuet de Casa Tarradellas y amenazó con comérsela entera sin ofrecer un taquito a nadie si no se accedía a sus peticiones, que en concreto fueron: 4 pistolas de pan de puntos no consecutivas y sin marcar, una botella de tinto sin picar y dos naranjas guasintonas de cara al postre.

Como se está poniendo la vida de achuchá, amigos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s