Cubatas por Felaciones

En tiempos de crisis, las efervescencias de los movimientos sociales reivindicativos hacen que el pueblo llano se eche a la calle para pedir, en buena lid, lo que consideran que es suyo por derecho, luchando a brazo partido contra los poderes establecidos para conseguir que no mengüen ni un ápice los derechos que tanto me ha costado a mi lograr para todos ellos, pero que ahora (por distintas cuestiones no me viene la apetencia de reivindicar para los demás), no puedo seguir consiguiendo hasta que no afloje un poco el viento huracanado del Sáhara.

Pero una cosa es pedir que a uno no le arrebaten sus derechos que tanto legal como moralmente le corresponden, y otra muy distinta es hacer una interpretación extensiva de esa filosofía y tomarse la justicia por su nabo (creo que en Esperanto se dice así).

Esto, aunque parezca algo novedoso, es algo que viene ocurriendo desde hace siglos y ya el propio Tales de Mileto en el siglo VI antes de Cristo acostumbraba a decir declinando en el ágora: “Hijos míos. Si permitís que, en nombre de un bien mayor, se retuerzan las cosas de retorcer para recuperar las recuperaciones, acabareis del mismo modo que el toro que mató a Manolete, luchareis por una causa que creéis justa, como la de defenderos de los palitroques o la de esquivar al picador en el tercio de varas, pero al final os darán para el pelo, porque cuando un alguacilillo (que no deja de ser una metáfora del poder público opresor) no se apaña con el espadín, tira de pipa y aquí paz… ¡y después gloria! ¡Viva yo!

Y es que para justicias tomadas por mano propia, tenemos hoy la siguiente noticia que dice así: “Una mujer de 38 años agrede y toca las nalgas a dos hombres que se negaron a pagarle una copa”.

En momentos como este es cuando uno piensa… ¿Es esto los que los jóvenes denominan dar una de cal y otra de arena? Reconozco que los cubatas se están poniendo a precio de oro y que a uno se le clava como astillas bajo las uñas el tener que soltar unos buenos dineros para agarrarse lo que en Intereconomía denominan “una torrija de mucho cuidao”, en clara alusión a su Semana Santa del alma (pues los muchachos de la redacción de noticias son de misa diaria, cosa que no se si dice mucho en su favor, pero deja patente que pasan mas tiempo en la capellanía que contrastando informaciones), pero de ahí a agredir a unos querubines porque no te han pagado el bebercio…

Pero no nos desviemos del tema… ¿qué es eso de tocarle el culo a alguien que no te paga el cubata pero no tocarle el nabo? Hace mucho tiempo que todos sabemos que España es un país de chapuzas, pero hombre, un poquito de seriedad. El problema de esta señorita no fue el de palpar nalgas a troche y moche, su error fue acompañarlo de una agresión, porque estoy mas que convencido de que si en vez de darles una puñera a estos dos buenos mozos por no convidarla, les hubiera hecho un alivio buco-manual, sin duda alguna que la habrían invitado a unos wiskis y a unos conguitos o, y que no me malinterprete nadie… ¡a una ración de chorizo de cantimpalo!

Y es que uno no puede tomarse la justicia por su mano, porque por ejemplo… ¿Qué consiguió esta señora con su actitud? Pues que la Guardia Civil de Tráfico se la llevara en grilletes como hicieron en su día con El Lute (antes de que se sacara la carrera en el talego y cambiara su nombre por el de Antonio Alcántara).

Con lo fácil que habría sido que esta moza le hubiera hecho una mamada a los chavales, algo así como el plan “Petróleo por Alimentos” que tantos beneficios trajo a Irak, solo que en este caso habría sido “Cubatas por Felaciones”… ¡una iniciativa con recao!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s