El Espantatiburones

Puede que en ocasiones (además de ver muertos), debido a la vehemencia que imprimo a mis palabras, el tono pesimista y desesperanzado que doy a alguna de mis crónicas, el hecho de que según avanzan los años deje de ser tan sátiro y degenerado como antaño fui y, sobre todo, que vea conspiraciones en la sombra cada 10 minutos… podáis pensar que soy de los que opinan que vivimos los tiempos de la tribulación, pero creedme cuando os digo que no es así… ¡y que se muera el que le repasa las costuras de las juntas al muñeco de Michelín si estoy mintiendo!

Es solo que a veces, determinados procederes periodísticos me hacen llorar a mi y por extensión al niñito Jesús, debido a la mala praxis que en ellos se aprecia y que, bajo mi humilde punto de vista, deberían estar castigados con unas ligeras azotainas en el culete (en los casos mas leves) y con un puñetazo en los dientes (para los mas flagrantes), dicho sea todo esto con el mas sincero de los respetos hacia las cosas de respetar.

También tengo presente lo de que mi cardiólogo me haya recomendado que no me tome este tipo de cuestiones tan a pecho para evitar que acabe dándome un jamacuco (mas comúnmente denominado pampurrio), pero vamos, que también me ha exigido que deje el caviar francés, el champán beluga, los puros de Logroño y los espárragos de la Estepa rusa, y no por eso voy a tener que hacerle caso… ¿no?

Pero es que cuando veo titulares como el siguiente, se me llevan los demonios: “Prohíben el ingreso de un tiburón inflable a la residencia de Strauss-Kahn”.

Podría pasar por alto que un periodista en el ejercicio de sus funciones, bien por desidia, por dejadez, por pura impericia o por mera inutilidad, haga mal su trabajo, eso podemos tolerarlo porque al fin y al cabo los inútiles al igual que los abejarucos de ojete alicatado… ¡también son de Dios!; pero que un cronista (sea de lo cotidiano o no), mienta descabelladamente con premeditación y alevosía, para favorecer a los grandes poderes, echando por tierra al débil y desamparado… ¡es de todo punto inadmisible!

Afortunadamente estoy yo aquí para destapar las verdades y decir que, en este caso, hay pruebas de cargo (no circunstanciales sino contundentes) de que Strauss-Kahn exigió que llevaran a su casa un tiburón para meterle mano por todas partes como a una pobre cupletera, y este muchacho (aun siendo de goma recauchutada) se negó rotundamente a tal desvergüenza.

O sea que pongamos las nalgas sobre la mesa, nadie prohibió la entrada al tiburón a la referida residencia, fue el propio animal el que dijo, y cito textualmente: “Antes muerto, enterrado, agusanado, reducido a cenizas, desintegrado y evaporado junto a la brisa mañanera de la ría de Bilbado, que arriesgarme a entrar en la casa de ese degenerado, que me vea algún conocido en el periódico y coger fama de maricón para toda la vida, algo que entre tiburones esta muy mal visto porque somos animales bravidos y hay que dar a Dios lo que es de Dios, y al Cesar lo que es del Cesar, ya que su mujer además de ser puta tiene que aparentarlo y no disimularlo por mucho dinero de exclusiva del Hola que medie, exactamente igual que hacemos los tiburones, entre otras muchas cosas… ¡porque nos sale de la punta de la polla!”.

Y reconozco que estas palabras pueden ser gruesas y no seré yo, que siempre me he caracterizado por hacer gala de un estilo literario acaramelado, dulzarrón y golosinesco, el que las suscriba (bueno, lo de la mujer del Cesar si); pero si que diré que aunque los tiburones hinchables a veces pierdan las formas (mas de una vez le han arrancado la pierna de cuajo a un bañista al enterarse de que había votado a UPyD), no es menos cierto que en el fondo llevan toda la razón del mundo, y esto es algo que para ser del todo justos se les debe reconocer.

2 Respuestas a “El Espantatiburones

  1. Jajajajajajajajajajajajajajajjaaja!!!! “mas de una vez le han arrancado la pierna de cuajo a un bañista al enterarse de que había votado a UPyD)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s