Entrevisteo Fino (Segunda Parte)

Tras llamar seriamente la atención a mi apergaminada madre por no haber contado con mi erudita opinión para tales menesteres, la conminé a que cogiera un cuaderno de tapa gorda y un bolígrafo de 4 colores y a que tomara nota de cuanto la iba a contar, pues mi sabiduría es de una eficacia mucho mas que indubitable y merece, en el peor de los casos, que una madre apunte las cosas de apuntar para llevarla siempre manuscrita de su puño y letra y hacer uso de ella (ya sea para el bien o para el mal), siempre que la ocasión así lo requiera.

Y como mi querida madre afirmó no tener cuaderno de tapa de cuero repujado, la presté un paquetito de folios de “El Galgo” y mi estilográfica de entre semana, y comencé mi alocución hablándola de las 3 reglas de oro para salir airoso de cualquier entrevista amarillista que intente trastocar nuestras respuestas para dejarnos en ridículo. Las 3 reglas son las siguientes:

1.- Sembrar el Desconcierto.- O lo que es lo mismo: A preguntas tendenciosas… ¡respuestas inverosímiles! Si a alguien le hacen preguntas que podamos considerar que entran en el territorio de lo íntimo o personal, hay que contestar siempre con argumentos diametralmente opuestos y sin relación alguna con lo preguntado. Por ejemplo: Si se pregunta: “¿Cuántas veces practica usted sexo a la semana?”, la respuesta idónea sería: “En efecto tras los Tratados de Yalta, Postdam y Paris, se puso fin a la 2ª Guerra Mundial surgiendo un nuevo orden internacional después de haberse repartido Alemania entre los vencedores”.

2.- El Método Cantinflas.- Consistente en hablar mucho, muy seguido y a gran velocidad, pero sin decir absolutamente nada. La técnica es muy sencilla, con utilizar mucha frase hecha, algún que otro refrancillo y 2 o 3 construcciones perifrásticas muy yuxtapuestas para que el entrevistador no se atreva a solicitar un explicación sobre lo contestado… ¡ya lo tienes todo hecho! Por ejemplo: Si el periodista pregunta: “¿Podría decirnos donde se encontraba usted la tarde del partido en lugar de estar en el palco de autoridades?”, la respuesta habría de ser: “Pues me alegra que me haga esa pregunta porque yo recuerdo, en palabras de mi madre, que la última ocasión en que nos vimos en la situación coyuntural anteriormente descrita, ella, con muy buen criterio, sentenció lo que usted y yo sabemos pero, como es mas que palpable, no podemos evidenciar a causa de que la situación “ut supra” descrita se sale de los parámetros, quizá no convencionales, pero si geoestratégicamente necesarios”.

3.- La Filosofía empirista de Locke.- Se basa en utilizar este pensamiento filosófico como método para, desde un punto de vista intelectualoide, dar cumplida salida a la pregunta de la que somos receptores.
Es cierto que algunos prefieren usar un método critico como el de Kant, o un razonamiento cartesiano emulando el “modus operandi” del bueno de René Descartes; pero yo soy mucho mas partidario de abrazar la Filosofía de Locke por su eficacia y empirismo, ya que si a uno le hacen una pregunta indiscreta, como podría ser: “¿Caballero… ¿qué sabe usted de los cojones de Mahoma? ¿Es cierto que tiene la certeza indubitable de que son de goma?”, contestaríamos: “Usted Locke tiene… ¡es muy poquita educación!” desarmando por completo al repórter, ya que para ellos el raciocinio filosófico es una tela de araña que los atrapa inexorablemente sin posibilidad de salida.

Estos son los consejos que yo le di a mi madre… ¡que es una bendita!, pero vamos que si los queréis utilizar vosotros, los usáis, y aquí paz y después gloria… ¡que nunca es tarde para aprender nuevas técnicas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s