El Planeta de los Simios

La mayoría de miserias y atrocidades que se achacaron y atribuyeron al Tercer Reich son ciertas casi al 100%, y aunque es cierto que los nazis desarrollaron muchísimo las técnicas de intoxicación informativa para desacreditar a quienes ellos consideraban culpables de algo o dignos de persecución, no es menos cierto que no fueron ellos los que inventaron este tipo de métodos de critiqueo supino. Los inventores de este tipo de tácticas fueron los Snorkels que consiguieron dominar los 45 océanos gracias a técnicas como esta.

Fue Erasmo de Rótterdam, celebérrimo Snorkel de la familia de los burbujitos (que son los que se hacen mezclando vino blanco y Seven Up), el que en su magna obra “Enchiridion Militiis Christianidijo a voz en grito : “Lo importante no es que hablen bien o mal de uno, sino que no hablen de tu puta madre. Porque aunque la culpa es de las madres que las visten como las visten, no es menos cierto que el reino de los cielos no será para los piadosos, que son a los que se la ha picado un oso… ¡sino para mis huevos toreros!”. En estas afirmaciones se puede entrever como ya en el siglo XVI había cierto poso de intoxicación subliminal hacia los pobres desgraciados a los que se la había picado un oso y los nazis supieron tergiversar como nadie estas palabras de Erasmo, para llevarlas al campo de culpar injustamente a los judíos de todos los males del mundo.

Lo que quiero decir con estas palabras es que hay ciertos colectivos que son vilipendiados sin motivo aparente solo para crear un daño irreparable, manchar una honra y tirar por tierra una reputación; esto lo digo al hilo de una noticia de la que tuve conocimiento ayer y que decía así: “Los chimpancés hablan, mienten y hacen poesías con el lenguaje de los signos”.

¿Qué los chimpancés mienten? Hombre, es que dicho así en un titular estamos demonizando a todo un colectivo por algo que puede es una nimiedad; pues claro que mienten los monos… ¿Pero quien no le ha dicho a su monilla alguna vez una mentira piadosa para no herir sus sentimientos? Que uno mienta de ciento al viento no le convierte en un mentiroso recalcitrante, como de modo capcioso se insinúa en la noticia.

¿Qué los chimpancés hablan? Evidentemente que hablan, pero sus temas de conversación se reducen a tres: Plátanos, Cocoteros y La influencia del neocortex cerebral en la acentuación del síndrome postcoital y otro tipo de síndromes como el de alienación parental y el de Estocolmo (Massachussets).

¿Qué los chimpancés hacen poesías con lenguaje de los signos? Claro que si, y pintan cuadros al óleo con la punta de la polla, pero eso hace muchos años que dejo de ser noticia; de hecho, hay estudios que señalan que los chimpancés también escriben novelas de a duro, ensayos sobre macroeconomía y que tuvieron mucho que ver con aquel thriller psicológico que publicó Ana Rosa a su nombre y del que se acabó diciendo que había sido escrito por un chaval, cuando lo cierto es que las grandes líneas argumentales las esbozó un mono retrasado borracho y prácticamente ciego.

Y es que en el periodismo español lo que hace falta es mas rigor… ¡y mas vergüenza!, porque elaboras a lo tonto un titular como este… ¡y puedes hundirle la vida a un pobre y desamparado chimpancé!.

Mismamente si se entera la mujer del Mono Burgos de que le esta haciendo poesías a otras mozas, lo mismo le da al chaval una mano de hostias, o peor aun, imaginaros que lo ve en la calle moviendo las manos a lo tonto… ¡y se piensa que le está dando un telele!

Mas profesionalidad, por favor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s