Impuesto de Sucesiones (Cuarta Parte)

– Kaskete.- Me alegra que tengas esa confianza ciega en mi tan siempre acertado criterio, no en vano fui yo el que recomendó a Espinete que fuera en pelotas por el día y se pusiera el pijama de gala por la noche y mira si ha trascendido al final tan oportuna recomendación.
– Dios.- También había oído que fuiste tu el que alentó a Constantino Romero para que se dejara bigote… ¿Es eso cierto?
– Kaskete.- Si, y el que recomendó a Soraya Sáenz de Santamaría que se lo afeitara, porque esa máxima de la Filosofía hinduista que afirma que cada uno en su casa y el bigote en la de todos, no hay que aplicarla necesariamente siempre como criterio estético irrebatiblemente eficaz.
– Dios.- Hay que ver cuanto sabes sobre asesoramiento de imagen y recomendaciones estilísticas varias…
– Kaskete.- Es que una vez vi medio capítulo de Sexo en Nueva York y quieras que no te quedas con la coplilla.
– Dios.- ¿Entonces de lo mío que?
– Kaskete.- Pues con respecto a tu problema se me ocurren 5 soluciones distintas.
– Dios.- Si es posible que ninguna de esas soluciones conlleve que tengan que intermediar para la resolución del conflicto una pléyade de mujeres desnudas de cintura para arriba, te lo agradecería.
– Kaskete.- Entonces solo veo 2 opciones viables: la primera, que bajes a la tierra y le des un guantazo con la mano abierta al niño que dijo lo de la sucesión y que se retracte públicamente de lo dicho bajo amenaza de darle un solfa de hostias similar a la que ya le has propinado de no cambiar el criterio.
– Dios.- Pero hombre… ¿Como voy a hacer ostentación de tan mala fe cristiana yo que siempre he dicho eso de: “Dejad que los niños se acerquen a mi”?
– Kaskete.- Precisamente por eso, se acerca el nene y cuando esté confiadito…¡BoOoOoM!, hostiazo en toda la cara para que aprenda a mantener el boquino cerrado.
– Dios.- Esa solución no me convence… ¿Cual es la opción que queda?
– Kaskete.- La otra opción es que, por arte de magia, hagas que le aparezca al Papa Ratzinger un SIDA culero del copón.
– Dios.- ¿Y con eso evitaré la sucesión definitivamente?
– Kaskete.- No, pero lo que nos íbamos a reír… ¡no está escrito!, además, así ganas un poco de tiempo.
– Dios.- Esto me convence algo mas que lo otro, pero tampoco te creas que mucho mas.
– Kaskete.- Chico, el sucedido vas a ser tú pero ya te advierto que el Impuesto de Sucesiones por la transacción realizada va a correr a tu cargo, y la cosa se te puede poner en un pico…
– Dios.- ¡Como! ¿Qué encima de puta, pongo la cama? ¿Por qué regla de tres simple tengo que apencar yo con todos los gastos?
– Kaskete.- Porque el que hizo la ley… ¡hizo la trampa!
– Dios.- Pues eso si que no, a ver si resulta que llevo toda la eternidad ahorrando mes a mes para tener un dinerillo cuando me ajubile y me lo voy a fundir en esta vainada.
– Kaskete.- Las opciones son las que te he expuesto, ni mas ni menos.
– Dios.- Entonces las estudiaré detenidamente, pero me temo que ya tengo clarinete por cual de las dos voy a optar.
– Kaskete.- ¿Y por cual vas a decantarte, si se puede saber?
– Dios.- Ya te enterarás por los periódicos, aunque me da que en el ABC y en La Razón no se van a hacer mucho eco del asunto…

Así que ya sabéis amiguitos, si en breve tenéis noticias de que el Papa Ratzinger no solo tuvo un pasado oscuramente tenebroso como miembro de las Juventudes Hitlerianas, sino que también fue un reputado y reconocido maricón de urinarios para quien el SIDA culero no tiene secretos, no os asombréis, que ya sabéis por donde van los tiros… ¿o no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s