Gatos Pardos

Defender las causas nobles, estar del lado del desfavorecido, del oprimido, del paria social, acompañar sempiternamente al débil guiándolo en su azaroso camino proporcionándole protección y cobertura; ese ha sido siempre el “leit motiv” que inexcusablemente ha guiado mis pasos y del cual, en una actitud que me honra y dice mucho en mi favor, he hecho buque insignia y bandera existencial.

Por eso quiero hoy chascar una lanza en favor de uno de esos colectivos tan vilipendiado y zarandeado por los rodillos fascistas de la opresión capitalista que masacran a las clases proletarias convirtiéndolos en marionetas, en peleles a merced del poder establecido que nos cosifica y deshumaniza día a día.

Como habréis adivinado ya por mis contundentes palabras, estoy hablando de los gatos. Porque aunque sea un colectivo animal cuya característica principal es la de que por la noche todos son pardos… ¿Qué ocurre por la mañana? Porque de eso no se ha hablado nada y es, básicamente, porque la paleta de color de las que hacen gala los amorosos mininos fuera del horario de Drácula es tan miscelánea y variada que provoca el pánico entre esos seres oscuramente grises que atesoran el poder y cuyo modelo y ejemplo a seguir es Pedro J. Ramírez… ¡un hombre en blanco y negro!

Y quiero levantar la voz en defensa de estos nobles animalitos que son los felinos por una noticia que leí recientemente y que decía lo siguiente: “Un perro antidroga captura a un gato ‘camello’ que portaba heroína”.

¿Es que no os hierve la sangre ante tal injusticia? ¿Qué se han creído esos miserable canes antidroga al intentar truncar inadmisiblemente la carrera de un lindo gatito cuyo único crimen es el de querer alimentar a sus famélicos cachorritos de tigretón en estos implacables tiempos en los que las devastadoras consecuencias de la crisis nos atenazan? ¿Con qué derecho se erigen esos perros de las profundidades del averno en jueces y parte para atreverse a requisarle nada a un gato de inmaculado corazón? Además, si estuviéramos hablando de que la droga mata entendería este tipo de actitudes, pero como todo el mundo sabe, la heroína es la verdadera salud, el bienestar y la alegría y esto no lo digo solo yo… ¡lo dice toa España!

Me entristece pensar que, en los tiempos que corren, la brutalidad policial perruna se impone a la cordura y vuelve a triunfar el fuerte frente al débil que, en un desesperado intento por subsistir, busca salir adelante poniéndose a disposición de los demás en un afán encomiable de proporcionar un servicio que la sociedad demanda pero las altas instancias del poder nos niegan infamemente.

Por eso quiero hoy elevar mi voz y deciros, con lágrimas en los ojos… ¡Gatos de España y de Portugal! ¡Estamos con vosotros!, os admiramos por vuestro corazón de oro, vuestra exquisita higiene, la fabulosa labor social que estáis desempeñando de un modo marcadamente altruista, y ese pelaje que gastáis… ¡que es la envidia y alegría de Europa entera!

¡Viva la heroína! ¡Arriba los gatos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s