El Ángel Caído (Primera Parte)

Dentro de un paquete envuelto en papel de estraza y atado con una goma. Así es como siempre me enviaban las instrucciones y documentos que componían mi siguiente misión los muchachos de la central de EUROPOL sita en las oficinas de la C/ del Ijar Nº 5, en Arroyoculebro (Leganés).

Tras haber desenmascarado a Manolo el del Bombo y haber demostrado indubitablemente que en los partidos del Atleti no pegaba zurriagazos al celebérrimo bombo, sino que la ejecución rítmica era en Play Back y después de haber descubierto que la furgoneta del Equipo A, llevaba 4 años sin pasar la ITV y las pegatinas de la parte superior izquierda de la luna delantera eran burdas falsificaciones, mi prestigio en la brigada era mas que considerable.

Si, en su día hubo quien consideró un duro varapalo para mi carrera el hecho de que no pudiera demostrar científica y fehacientemente (por culpa de una mala praxis procesal ajena a mi persona), que las mondas de patata de la tortilla que se servía en Casa Pepe (ubicada en lo alto de Despeñaperros), eran radioactivas y de ahí que el dueño sea medio subnormal y tenga tantas fotos de Franco adornando el Bar, pero chico, hasta el mejor escriba echa un polvorón, y más en el fatigoso e inclemente camino a Despeñaperros, que son todo puticlús de carretera.

Pero lo que jamás hubiera esperado es lo que encontré dentro de ese papel de estraza pringao con los restos de grasa de un pepito de ternera; lo primero que hice tras ver las fotos fue frotarme los ojos y, tras cerciorarme de que los documentos parecían auténticos, derramé litro y medio de acibaradas lágrimas que, evidentemente, y para que nadie dijera que el recalentamiento global es por mi culpa, utilicé para regar los geranios que lucen pintureros en mi florida reja. Después realicé una llamada telefónica a la central y mantuve una conversación con el Inspector Jefe que en estos términos transcurrió:

– Kaskete.- ¿Inspector jefe?
– Inspector.- ¡Un hombre al aparato! Valga la antítesis… ¿Quien requiere mi inefable atención?
– Kaskete.- Se presenta ante usted el Agente Especial Kaskete… ¡limpio como una patena y en edad de merecer! ¡Dios salve a Bob Esponja!
– Inspector.- Hombre Kaskete… ¡contigo quería yo hablar! ¿Que son estas facturas que me han traído los de Recursos Humanos, y que ponen de evidencia que colocaste a la INTERPOL, que ya no existe, un pufo de una mariscada con 3 chavalas desnudas de cintura para abajo que…?
– Kaskete.- Por favor se lo pido, Señor Inspector, que acaban de enterrar a la Sardina hace 2 o 3 meses, pensaba que a los miembros de la cúpula de EUROPOL se les presumía un tacto y una discreción propia de tan altas instancias, no es el lugar ni el momento para nombrar la soga en casa del cuchillo de palo.
– Inspector.- No creas que pasaré por alto tu hedonismo exacerbado, tu falta de ponderación lúbrica, tu poquita educación, y esa fea costumbre que tienes de rondar a mozas casadas, guitarra en mano y, una vez que las has sacao to los cuartos y la información pertinente… ¡dejarlas plantadas en el Juzgado de Guardia con la demanda de divorcio en ristre!
– Kaskete.- La salvaguarda del estado de derecho requiere de métodos que puede que algunos tilden de inmorales, pero que son necesarios para que el sistema no se desmorone.
– Inspector.- Y dime, querido Kaskete… ¿Para qué me requieres con tanta celeridad?
– Kaskete.- Es que he recibido las instrucciones y documentos anexos de mi nueva misión y estoy descorazonado, me embargan las cosas de embargar, la consternación se ha instalado en mi espíritu desde que vi las devastadoras pruebas… ¿no hay ninguna posibilidad de que estemos ante alguna especie de montaje orquestado desde las mas altas esferas?
– Inspector.- Me temo que no, todo lo que has visto es totalmente cierto.
– Kaskete.- Pero esas fotos muestran una secuencia de imágenes en la que se ve al Niño que Descubrió un Incendio Mientras Cagaba, salir corriendo como alma que lleva el diablo, sin avisar a nadie y con el culo lleno mierda, lo que echa por tierra esas afirmaciones suyas de que estaba cagando, se limpio el culo y avisó a Ester diciendo… ¡Venga, venga! ¡Que viene el fuego!
– Inspector.- Si, y es por eso por lo que te hemos encomendado a ti esta misión, la estabilidad mundial y el futuro de nuestra civilización puede que dependan de esos dos carrillos llenos de mierda…

(Continuará…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s